Viajes para aclarar las ideas

Recorrió con su hermano en silla de ruedas 800 kms del Camino de Santiago. “Mi sueño es viajar por el mundo mientras trabajo ayudando a otros a que también disfruten de su pasión por viajar”, dice Oliver Trip.

Su nombre es Oliver Marfil Fernández, pero la marca personal es Oliver Trip que es como bautizó su blog de viajes como infoproducto que le permitiese vivir cómo él quiere, viajando. Entre sus mayores proezas se halla el proyecto que denominó Camino sin límites. El reto era recorrer los cerca de 800 kms del Camino de Santiago siguiendo la ruta que arranca en Roncesvalles con su hermano Juan Luis, un joven de 20 años que va en silla de ruedas debido a una discapacidad del 96%. Nada de atajos ni carreteras alternativas, lo harían todo por el camino, durmiendo en albergues y cocinando ellos mismos para ahorrar gastos. La madre, como no consiguió la rendición de los hijos, acabó por sumarse siguiéndoles con el avituallamiento en el coche.

El objetivo era doble. Por un lado, se trataba de recaudar fondos para el proyecto de La cuidad accesible que impulsa desde Granada Antonio Tejada. El segundo propósito era eliminar las otras barreras, las mentales, y demostrar que si se quiere, se puede y que “somos nosotros mismos, con nuestros miedos e inseguridades, quienes marcamos los límites”, dice Oliver Trip. Al final fueron 40 días de viaje del que iban dando cuenta a sus seguidores en las redes y subiendo vídeos en su canal de You Tube. De los 2 que empezaron, acabando siendo 9 los peregrinos del grupo que ayudaban a Oliver cada vez que tenía al alzar la silla para sortear riscos y pendientes. “¿Qué es un hombre, sino lo que ha conseguido en la vida?”, se pregunta Oliver en el vídeo resumen final.

Antes de emprender este proyecto, Oliver Trip ya había descubierto la capacidad de los viajes para salir de la zona de confort y plantear nuevos desafíos. Regresó convencido de que quería dedicar su vida a esto a a raíz un viaje que hizo a Tailandia. Así que al regresar a su ciudad natal, Granada, montó su blog de viajes compatibilizándolo con los estudios en Turismo. Cuando tuvo suficiente masa crítica -3.000 suscriptores y 10.000 seguidores en facebook-decidió organizar viajes de grupo para personas interesadas en viajar fuera de los circuitos oficiales. “Detecté que a muchos les atraía Marruecos y la zona del desierto, pero que no se atrevían a visitarla por miedo, así que organicé una primera expedición con 10 personas. No se trata sólo de visitar monumentos, sino también de conocer su cultura, involucrarse en sus vidas y superar retos por el camino”, cuenta Oliver Marfil. De esta manera es como plantea una especie de Pekín Express con desafíos que invitan a probar nuevas experiencias y a vencer las propias resistencias.

Como punto común de quienes se unen a sus viajes, comparten que todos se hallan en proceso de cambio “bien por insatisfacción con el trabajo, desenamoramientos o sencillamente, personas que no les gusta la vida que llevan o el camino que han elegido”, cuenta. Trasladarlos a mitad de desierto, vencer desafíos y compartir sus reflexiones e inquietudes con el resto de los compañeros de viaje, es la oportunidad que les ofrece Oliver Trip para autoconocerse y reinventarse. “La mayoría vuelven distintos. Sin tantos miedos ni ataduras. Uno de los que no había practicado nunca antes autostop se está recorriendo ahora toda España así y con una mochila”, cuenta.

Insiste, no obstante, en recordar que él no organiza viajes tipo agencia, sólo invita a personas interesadas en compartir el viaje con él y hacerlo a su manera. Se sabe el día que parten y cuál es la meta, pero poco más. “Todo lo que hago siempre tiene que ver con demostrar cómo viajar te ayuda en tu proyecto personal y a aclarar tus ideas”, dice. Imprescindible para ello, emprender el viaje lo más ligero de equipaje que sea posible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Autónomos