Spanish Luxury Footwear: un ejemplo emprendedor de autosuperación

Fernando Arellano acumuló 26 años de experiencia desarrollando calzado para las empresas de moda más importantes del mundo. Se detuvo porque sufrió un ictus que le paralizó 4 años. Hoy está decidido a conquistar el mercado global con su propia marca de zapatos: Fernando Mittelmeer.

image
Fernando Arellano trabajando en el taller

Lo que se propone Fernando Arellano Ibáñez es poner en valor el nombre de su ciudad natal, Elda (Alicante), y recobrar el prestigio de su calzado. Para ello fundó hace un año la empresa Spanish Luxury Footwear a través de la cual diseña y comercializa zapatos de alta gama para mujer 100% ‘made in Elda’. Tres notas fundamentales los distinguen del resto: la calidad, la elegancia y la comodidad condición, ésta última, que Fernando Arellano sabe apreciar mejor que nadie.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A los 40 años sufrió un ictus. Con ello perdió la movilidad, el sentido de la vista y se quedó mudo. Desde entonces han pasado cinco años y, tras intensas sesiones de rehabilitación, conserva aún secuelas del accidente cardiovascular, pero se siente renacido y lleno de vitalidad para retomar la andadura emprendedora que inició hace años. “A mí esto me da la vida”, dice.

Emprendedor de casta

Todo lo que hay que saber del calzado, lo conoce Fernando Arellano, quien representa a la cuarta generación de una familia de zapateros. “Mi abuelo trabajaba montando a mano zapatos de mujer. Mi madre y mi abuela materna preparaban los cortes del zapato, con el doblado. Mi padre y mi hermana son diseñadores de zapatos”. Ya antes de sufrir el accidente, Fernando había tomado el testigo que daba continuidad a la saga. A los 18 años se fue con su padre y su tío a vender calzado en Alemania. Allí permaneció 4 años, vendiendo, entre otras, para la empresa Salvador Sapena mientras aprendía el idioma. Posteriormente, regresa a Alicante, esta vez a Elche, para coordinar el departamento de Europa de Corpic. Aquí tuvo ocasión de desarrollar colecciones, crear redes de ventas como jefe de exportación y de trabajar con clientes de la talla de Aldo, Kurt Geiger, Top Shop, Dolcis y muchos más.

Licenciado en Ciencias Empresariales, a la edad de 32 años decide independizarse y crear su propia empresa. Con ella cosechó grandes éxitos. Uno de ellos un contrato con la sueca H&M; para la que realizó, entre otras cosas, todas las colecciones especiales, como la de Madonna o Viktor&Rolf.; Se trasladó después a Barcelona, donde desarrolla zapatos para las marcas Custo y Desigual y, en paralelo, monta una plataforma en internet, Quickerland. Es entonces cuando le sorprende el ictus.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Zapatos con sabor mediterráneo

Todo ese conocimiento atesorado es el que vuelca en su nuevo proyecto, Spanish Luxury Footwear, empresa que constituyó el pasado mes de enero. La marca registrada es Fernando Mittelmeer, con la que evoca al mar Mediterráneo, que es lo que significa Mittelmeer en alemán. Se tratan de zapatos femeninos de gama alta (a partir de 200€) que vende ya con éxito en los mercados alemán y holandés. En España la venta y distribución la hace a través de su ecommerce. Tiene también acuerdos con representantes de Turquía y Canadá, aunque el mercado que más ambiciona es el Latinoaméricano. “Me encantaría vender en México, en el Palacio de Hierro”, dice.

La filosofía de la marca es crear zapatos para mujer elegantes y modernos, pero, sobre todo, de alta calidad y con los mejores materiales. Para su desarrollo, gran parte de los ingresos los destina al I+D, donde trabaja con podólogos y otros especialistas en materia de hormas y plantas. Hasta ahora, las ventas ascienden a 1.500 pares de zapatos, una cantidad que a él se le antoja pequeña, “pero tengo que trabajar a mi ritmo. Lo que está claro es que no me podía morir sin dejar de hacerlo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo