¿Un champú para calvos?

La empresa española Carobels, especialista en productos para barba y bigote, lanza al mercado el primer champú para calvos. ¿Hay mercado para esta línea de productos?

En Emprendedores siempre hemos defendido la oportunidad de crear productos para no consumidores. En lugar de pelear por arañar cuota a la competencia, vas a por un cliente que directamente ni consume el producto que tú quieres venderle. O al menos no los que le ofrece el mercado. La cuestión es saber por qué no es consumidor. ¿Realmente no necesita ese tipo de producto o es que los que hay en el mercado no han conseguido atraerles por el motivo que sea?

Entre los éxitos clásicos de productos que han triunfado llegando a no consumidores siempre se cita la Wii, que consiguió atraer a los no jugones (mayores y público femenino) al ofrecerles una forma de jugar más sencilla que la que había en el mercado. O las novelas de las sombras de Grey, literatura supuestamente erótica para mujeres, que no suelen leer ese tipo de libros. Sea por edad, por sexo, o por clase social, el caso es que eliminando esas barreras se puede llegar a un público sin atender: juguetes y cine de animación para adultos, viajes de aventuras para mayores… Ahora, bien, ¿puede tener éxito un champú para calvos?

La empresa española Carobels, cree que sí y acaba de lanzar una línea específica “para las necesidades especiales del cuero de las personas calvas”, dicen. La empresa sabe lo suyo del cuidado del cabello de los hombres de hoy –son los creadores de la línea de barbería Beardburys– y el propio CEO de la empresa es público objetivo de este tratamiento que ha bautizado como Doctor Bald: su condición de calvo le hizo darse cuenta de que no existía en el mercado ningún producto que diese respuesta a sus propias necesidades cosméticas y dermatológicas. El champú va equipado con un cepillo aplicador que facilita la asimilación de las propiedades beneficiosas del producto para el cuero cabelludo. Además, realiza un micropeeling que elimina impurezas y combate los principales problemas de esta zona de la piel. Parece que tiene sentido. Y no, no es un crece pelo.

Si el público al que se dirige lo acepta, tiene un gran océano azul para él solito: a partir de los 25 años, uno de cada cuatro hombres comienza a perder pelo y en la madurez el problema que afecta al 80% de los hombres, según un estudio del Statistic Brain Research Institute. Otro dato que maneja la compañía es que el mercado doméstico se encuentra entre los más suculentos a nivel mundial: España está en el Top 10 de países con más alopecia. Aunque la vocación del producto es internacional desde el minuto uno. Como la línea para barba y bigote Beardburys, que en tan solo un año y medio desde su lanzamiento es ya una de las principales firmas del sector que consigue un 25% de sus ventas fuera de España.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Productos masculinos, consumo femenino

Publicidad - Sigue leyendo debajo