El milagro de vender a toda Europa desde un pueblo de 400 habitantes

Identificar muy bien una tendencia, mimar el dato, aprovechar los marketplaces y producir en la España vaciada. Estas son las cuatro herramientas que han permitido a Aldous Bio vender en 22 países desde un pequeño pueblo de 400 habitantes.

Aldous Bio

Nunca es tarde para perseguir un sueño. Eso debió pensar Antonio Pellón cuando tras veinte años en una operadora de telefonía decidió abandonar un puesto fijo para lanzarse a montar una empresa que había concebido durante el trabajo de Fin del Grado de ADE que acababa de estudiar en la UNIR. 

“Me planteé crear un negocio que no tuviera nada que ver con las telecomunicaciones: vi un producto, una necesidad y un canal. Yo quería vender productos ecológicos a consumidores conscientes a través de internet y especialmente a través de Amazon. Lo vi tan claro que decidí dejar mi puesto en la operadora, abandonar Madrid y crear mi startup en un pueblecito de 400 habitantes de Cuenca: Almonacid del Marquesado”. Y esto con una hija recién nacida y sin más apoyo que la confianza de su familia.

“Cuando decides dejar un sueldo seguro para lanzarte a un proyecto en el que no eres especialista, da mucho vértigo. Pero está claro que la familia es el hombro en el que uno llora cuando tiene que hacerlo”. 

Del éxito de esta decisión da cuenta el hecho de que lo que empezó a finales de 2018 (“los primeros productos salieron en enero de 2019”) en un garaje de 20 m2  está a punto de dar el salto a unas instalaciones de 1.500 m2 en los que invertirán 1,5 millones de euros; que lo que hace cuatro años ocupaba a 4 personas dará trabajo a 40 entre Madrid, Valencia y Cuenca en los próximos años. Y que lo que nació en un pequeño rincón de Cuenca hoy se vende en 22 países y con una facturación superior a los 2 millones de euros

Pero ¿cuáles han sido las claves de este éxito? Veámoslas. 

Identificar la tendencia ecológica

 “Invertimos mucho tiempo en estudiar al cliente de convicciones ecológicas que compra en Internet y vimos que tenía dos grandes objeciones: que hay mucho seudo fraude y algún que otro fraude y que hay marcas que son incoherentes. 

Con todo eso, creamos una marca alineada con los valores del cliente y totalmente coherente en todas sus dimensiones: producto ecológico certificado, no utilizamos plástico, metemos formato de mayor tamaño para reducir envíos y emisiones, las instalaciones son sostenibles, el trabajo es flexible y buscamos inversores con valores, como es KM ZERO Food Innovation Hub”. 

Metodología del dato

“Seguimos siempre el mismo procedimiento: analizamos las necesidades del cliente en internet, estudiamos a los competidores y lanzamos nuestra oferta. Somos buenos identificando productos que tienen mucha tracción en Amazon y entendiendo qué características buscan los que compran en internet. Nos apoyamos en fabricantes y en consultoras externas expertas en nutrición y así tomamos nosotros la mejor decisión”. 

Y en esa evolución se explica el salto de startup a industria: “el producto que el cliente nos pedía ningún fabricante nos lo daba. Para diferenciarnos de la competencia teníamos que dar algo realmente diferente y fue cuando empezamos a fabricar y envasar nosotros mismos. El packaging va muy rápido y lo que hoy es bueno puede dejar de serlo mañana por eso necesitamos tenerlo in house”. 

Aprovechar los markeplaces

Aldous Bio  entra dentro de la categoría de Amazon Native Brand. Es decir: marcas nacidas para vender en Amazon. “Nosotros lanzamos el producto y lo validamos en Amazon. Es el mercado más democrático que hay: una venta es un voto y el que tiene más votos es el que está arriba. Una vez que eres líder en Amazon, entonces ya vendes por otros canales, pero ya tienes la validación real del cliente. En Amazon hay dos maneras de vender: seller y vendor. Seller es que cualquiera pueda abrir una cuenta y ponerse a vender. Y vendor es que Amazon considera que tus productos tienen tirón (además de ventas hay recurrencia) y te invitan a ser proveedor. 

Empezamos con dos productos y, como funcionaban, Amazon nos fue pidiendo más productos. Fuimos replicando la metodología con diferentes productos. Empezamos siendo proveedores para España y ahora estamos como proveedores para 7 países de Europa y a través de otras plataformas ya estamos en otros 22 países. Abrimos los países nuevos como seller para no tener roturas de stock y en cuanto empiezan a coger tracción Amazon nos pide como proveedor y el volumen aumenta. 

Desde enero a abril hemos hecho un 50% más de facturación con las mismas personas y los mismos productos, a base de abrir países. Con las nuevas instalaciones el salto será exponencial, multiplicaremos por 5 o 7”. 

Apoyando la España vaciada

“Emprender desde un pueblo pequeño de Cuenca con la red logística que hay en España y con internet era una ventaja para nosotros porque el terreno es más barato, la administración va más ágil y me permitía reforzar nuestro compromiso con el pueblo de mi madre. 

Allí, por ejemplo, cuatro puestos de trabajo significan que la escuela permanezca abierta. Hemos tenido oportunidad de hacerlo en Valencia o en Madrid, pero para nosotros es muy importante el tener un por qué y esto te lo da el tener un fin social, como es apoyar la España vaciada”. 

La parte de producción va a estar en Almonacid del Marquesado y la parte de negocio, en Valencia. A nivel logístico, “el problema lo tienes cuando mueves palets, pero cuando ya alcanzas volúmenes de contenedores o camiones completos te lo traen a tu puerta, el problema desaparece. Y a nivel de envíos, cualquier operador te hace un envío en 24 horas en la Península y en 48 horas a Italia. Para el resto de países, nos apoyamos en la propia logística de Amazon”. 

“Nosotros aspiramos a ser la marca de productos ecológicos más amada por el cliente en 2025 y para eso necesitamos ampliar portfolio”. De momento, han lanzado la categoría de cremas preparadas, con el chef Jesús Segura, y la de cosméticos, lo que hace un total de 20 referencias, de las que el pasado mes de abril alcanzaron la cifra de 100.000 unidades vendidas, “que era el límite que yo necesitaba para considerar validado el modelo”. 

También han lanzado una segunda marca: syzygy Food. En los últimos meses han tenido hasta 14 ofertas de compra de la firma. “El próximo objetivo es llegar a la inauguración de la nueva fábrica con el 80% del volumen que queremos alcanzar”.