Barbie Stores, donde la magia cobra realidad

¿Qué niña pequeña no ha jugado con una Barbie y fantaseado a peinarse como ella? Éste es el germen con el que Tito Loizeau, Fernando Bosc y Diego Amendola crearon en 2005 Barbie Stores: centros en los que las niñas pueden jugar a peinarse, maquillarse, celebrar fiestas de cumpleaños, comprarse ropa…, con el estilo de esta muñeca. “Todo empezó cuando Mattel nos pidió –a la empresa de márketing promocional que entonces presidía– una actividad en un centro comercial. Reproducimos la casa Barbie, donde las niñas podían entrar, vivir como la muñeca y jugar con los juguetes de esta licencia. Fue un éxito”, explica Loizeau. Tras muchas charlas con la empresa juguetera, ésta dio el visto bueno al proyecto y con 362.000 euros de inversión montaron la primera tienda en el barrio de Palermo. Para su expansión, han optado por un sistema mixto y tienen un acuerdo de franquicia con Mattel para explotar el negocio en Argentina, Uruguay, Paraguay, México y Perú. Según datos de Loizeau, cada tienda tiene un presupuesto estimado de venta anual en Argentina de entre 600.000 y 775.000 euros.