La mascarilla, el icono de los tiempos, ya tiene su diseño ‘cool’

La ha desarrollado la empresa valenciana Closca Design. Se trata de una mascarilla reutilizable y sostenible.

Rediseñar el símbolo de la pandemia: la mascarilla

“Ojalá no tuviera que existir una máscara de diseño para poder salir a la calle”, sostiene Carlos Ferrando, CEO y fundador de Closca Design. Pero como las cosas no siempre suceden como nos gustaría, la startup valenciana se ha apresurado a diseñar y lanzar al mercado en apenas un mes la closca mask, una mascarilla de diseño para adultos, reutilizables, ajustables y que incluye 6 filtros desechables. Su precio en el mercado de preventa: 20 euros, pero “no hay ánimo de lucro”, afirman, dado que el ingreso que obtienen por cada unidad vendida lo destinan a la donación de otras cinco mascarillas para personal sanitario y grupos de riesgo. De esta manera, la firma ha conseguido ya donar más de 2.000 unidades, aunque el objetivo es alcanzar las 10.000.

La marca suma así un nuevo producto a los otros dos que la dieron a conocer: las botellas de agua reutilizables y sus cascos plegables para ciclistas urbanos, el Closca Helmet, seleccionado por la organización TED Gift Experience como el producto más innovador del año 2017. Todos ellos concebidos bajo la filosofía de inspirar actitudes a través del diseño, creando productos con significado e impacto positivo para el planeta. La misión “es concienciar y aportar más sostenibilidad a la vida diaria con objetos de diseño minimalista y elegante, así como marcando la diferencia con compromiso social”, afirman.

Y como la mascarilla gana puntos para convertirse en icono de los tiempos, antes de sumar nuevos desechos, Closca ha querido anticiparse con esta mascarilla reutilizable, símbolo a la vez, de lo que han bautizado como el movimiento #MaskOn con el que quieren recuperar la confianza en el aire que respiramos y acabar con la crisis global de COVID-19. “Closca Mask nos tapa la boca, pero habla a gritos en nombre de la marca. Nos obliga a recordar que hay un ambiente urbano que enferma y mata a millones de personas cada año”.

Las mascarilla generalista está diseñada para proteger contra el coronavirus y la contaminación del aire. Está pensada para durar y es lavable, plegable, cómoda y apta para distintas tallas de adulto porque se ajusta con velcro. Los 6 filtros desechables incorporados son los mismos que utilizan las mascarillas tipo FFP2, homologadas para la lucha contra el coronavirus. El kit incluye una bolsa para guardarla higiénicamente.

Un pequeño giro empresarial

Para acometer el desarrollo y dar respuesta al mercado ante una necesidad urgente, la compañía ha tenido que alterar los planes empresariales. “Teníamos acuerdos con grandes marcas mundiales que se han puesto en stand by debido a la crisis, pero seguimos creyendo en nosotros mismos», comenta Carlos Ferrando. La compañía señala que «hay que buscar fortalezas ante la adversidad». El compromiso con lo práctico y bonito persiste ante la pandemia, filosofía de la casa: «Sabemos hacer diseños, iconos y símbolos y conseguir que sean de ayuda».

La Closca Mask está en preventa en www.closca.com donde se indica el sistema de donaciones.

Gestionar Cookies