Emprender en el sector de la belleza

Seis emprendedores del sector nos dan las claves para lanzar una nueva marca de belleza, que llegue a los nuevos consumidores

belleza

Hablamos con seis emprendedores que han montado startups punteras en el sector de la belleza, donde triunfan conceptos de pequeñas marcas sostenibles. Aquí tienes un resumen de sus mejores consejos.

Hugo Rovira y Eric Armengou, fundadores de HAAN.

Hugo Rovira y Eric Armengou, fundadores de HAAN, los geles hidroalcohólicos de diseño con los que dieron a conocer su marca y que ahora han diversificado con cremas sostenibles.

«Trabajar en la esencia de marca es prioritario. Saber qué eres y sobretodo qué no eres; y que esto quede reflejado en el branding, comunicación y comunidad de la marca. A nivel de producto, especialmente en un sector como el de la belleza y el cuidado, es importarte mirar más allá de las fórmulas (las cuales son fácilmente replicables) e innovar en áreas como el diseño. Hoy en día, ser sostenible debería ser una exigencia, no una posibilidad».

Claudia Mustera. Foto: Jordi Play

Claudia Mustera, fundadora de The Organic Republic Natural Cosmetics, una marca con productos naturales y orgánicos que apuesta por ingredientes de la tierra, mediterráneos y kilómetro cero.  

“Para triunfar en el sector de la belleza no solo es necesario tener un buen producto y una imagen de marca bonita, sino también ser capaz de demostrar que estás constantemente invirtiendo en tu producto para que sea lo más sostenible posible. Es imprescindible ser una empresa eco-sostenible en todos los procesos y ser transparente con el consumidor final; quien, con sus decisiones de compra, quiere tener la certeza de que está adquiriendo un producto bueno para su piel y bueno para el planeta”.

Andrea Vázquez y Juliana Montaño.

Andrea Vázquez y Juliana Montaño, fundadoras de Mínima Organics, el primer polvo dental natural sin plástico hecho en España.

«Hay que tener claro el mensaje que se quiere transmitir a través de los productos. Nosotras hablamos constantemente sobre nuestros valores y tenemos clara la misión de fomentar la economía circular, gracias a esto tenemos clientes muy afines a nosotras. Además, nos gusta mostrar quién está detrás de la marca: dos mujeres emprendedoras que apoyan el minimalismo, la economía circular y la regeneración ambiental».

Marina García.

Marina García, fundadora de Maar Fragrances, la primera marca española de perfumería natural, vegana y sostenible inspirada en el mar Mediterráneo.

«Tener un buen storytelling es más importante que nunca, es decir, tener una historia que enamore, que sea el alma del proyecto y que te diferencie de la competencia. Ese storytelling debe ir en línea a los valores de la empresa, de modo que en conjunto el proyecto sea coherente, creíble y enganche. Los valores de la empresa se deben notar tanto en lo que respecta al producto, como al packaging y la comunicación. Todo suma y hace que el cliente final perciba la marca como un proyecto cuidado. Haciéndolo así y huyendo del greenwashing, tan frecuente en nuestro sector, se estará construyendo una marca sólida que perdure en el tiempo». 

Martijn van Seters.

Martijn van Seters, fundador de Nuud, un desodorante 100% natural y vegano sin fragancias ni micro plásticos y envasado en un tubo de caña de azúcar totalmente reciclable.

“Con todos los artículos de cuidado personal y, por lo tanto, con los productos de belleza, los consumidores cada vez más desean encontrar cualquier información sobre el producto. Mientras que en el pasado los consumidores solían confiar plenamente en lo que les decían los anuncios, las posibilidades que Internet les ofrece hoy en día los lleva a exigir a las marcas que proporcionen una transparencia total. Entonces yo diría que la transparencia es clave para triunfar hoy en este sector”.

 

Ana Araque y Meritxell Trends.

Ana Araque y Meritxell Trends, fundadoras de Hero Deodorant, el primer desodorante natural inteligente (dura hasta 7 días con una sola aplicación), solidario, vegano y plastic-free.

«La clave para triunfar en este sector es apostar por productos innovadores, naturales, libres de tóxicos y sostenibles que se adapten al estilo de vida del consumidor cada vez más consciente de que lo que se pone en la piel afecta directamente a su salud así como al medio ambiente. Que la producción e ingredientes sean locales es también un valor añadido. España es referente en la producción de cosmética a nivel internacional y ahora esto se valora también en nuestro mercado. Y, por supuesto, consideramos imprescindible para triunfar la honestidad, la transparencia y la cercanía con el cliente».