Oportunidades de negocio en internet

Aunque parece sacado de una película de ciencia ficción, el Internet de las Cosas es ya una realidad que abre un campo de oportunidades de negocios casi tan grande como objetos físicos hay. Vamos camino del smart world. Veamos sus posibilidades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Oportunidades de negocio en el Internet de las Cosas

Quienes tienen ya unos años recordarán con nostalgia aquellos tebeos de los Supersónicos, una familia que vivía en un mundo futurista donde los coches volaban, la comida eran pastillas que se convertían en pavos y donde para vestirse se introducían en pijama en una especie de cápsula de la que salían por otra puerta listos para ir a la calle.

Pues bien, aunque ninguna de esas tecnologías parece haberse instalado todavía en nuestras vidas, lo que sí está cada vez más cerca es que el coche nos avise cuando tiene un pequeño fallo y a la vez reserve cita con el taller más cercano o que nuestro frigorífico detecte que necesitamos comprar más verdura y la encargue en el supermercado de la esquina o que nuestra casa regule la temperatura y el calor en función de la actividad que estemos desarrollando...
Vamos camino del “todo conectado”. Es el Internet de las cosas y el mundo de oportunidades de negocio que se abre es asombroso.

A la vuelta de la esquina
Para empezar, las estadísticas ya hablan de que para el año 2020 habrá más de 50.000 millones de dispositivos conectados y que para dentro de una generación serán un billón los nodos capaces de monitorizar absolutamente todo lo que exista sobre la tierra. O traducido en dinero, sólo en el mercado de las redes inalámbricas de sensores se calcula que pasará de los 450 millones de dólares que movía en 2012 a los 2.000 millones de dólares en 2022 y la localización en tiempo real pasará de los 293 millones de dólares de 2012 a los 4.000 millones en 2022 (Fuente: IDTechEx). Estas son sólo dos de las tecnologías que permiten el IoT (Internet de las cosas en sus siglas inglesas).

Miguel Castillo, director general de Carriots, apunta que “el M2M (comunicación entre máquinas) está fundamentalmente enfocado para la empresa (B2B) y el IoT para el consumidor (B2C)”.

Tres capas de oportunidades
En el Internet de las cosas hay, como dicen en el estudio El internet de las cosas, de la Fundación para la Innovación Bankinter en colaboración con Accenture, tres capas que posibilitan el acceso de esta tecnología al consumidor y en cada una de ellas hay múltiples oportunidades de negocio.

- El hardware. El IoT necesita del desarrollo de hardware en forma de sensores y dispositivos que permitan la interconexión entre objetos. Es lo que Alicia Asín, gerente de Libelium, denomina modelos horizontales de negocio: soluciones que pueden ser aplicadas en diferentes tipos de industria. “Tienen más competencia, pero también más mercado”. Todavía está por descubrirse cuál va a ser el “sistema operativo” ganador en esta área, el Microsoft o el Apple de la IoT. Para optar por este modelo, hay que asumir que la inversión y el tiempo de desarrollo son elevados: podemos estar hablando de 100.000 euros y un mínimo de dos años hasta su gestación.

- Los operadores. La proliferación de smartphones está saturando las redes, lo que necesariamente obligará al desarrollo de nuevas formas de conectividad que permitan seguir ampliando estas redes de conexión. Como insisten en el informe, “la verdadera innovación del IoT puede venir de la apertura de las redes de sensores al gran público. Surgiría un mercado fragmentado de microproveedores con modelos de negocio basados en la gestión de redes locales”.

-El software. Otro gran campo de oportunidades surge con el desarrollo de aplicaciones y servicios que gestionen toda la información generada por el IoT. Aquí los modelos son más verticales porque normalmente se dirigen a un área concreta de actividad.

Para Xavier Verdaguer, consejero delegado de Innovalley, el futuro está claro: “Es sin duda un sector con grandísimas oportunidades por el abaratamiento de la tecnología y la penetración de Internet. En un futuro muy cercano, todo lo que nos rodea tendrá inteligencia y las ‘cosas’ nos ofrecerán una mejor calidad de vida”. Dante Tapia, director de I+D de Nebusens lo corrobora: “Nosotros no percibimos excesivamente la crisis porque es un sector en el que tarde o temprano alguien necesita de ti, desde el sector ganadero hasta el de tecnología punta. No es una moda pasajera es una tendencia mundial”.

Un DAFO para este tipo de negocios

DEBILIDADES

En el desarrollo de este tipo de negocio hay luces y sombras que hemos querido recoger en este DAFO. Los expertos detectan dos debilidades principales:

El coste del producto físico. El Internet de las cosas tiene una barrera clara y es el coste de las ‘cosas’. Es decir, explica Iñaki Vázquez, director general de Symplio, “al proceso, que es similar al de cualquier empresa de Internet, hay que añadir los problemas derivados del producto físico: costes de fabricación, unidades mínimas, distribución física, lo que encarece el producto final hasta hacerlo a veces poco interesante para el consumidor”.

Desconocimiento. Como son productos novedosos, debes educar tanto a los canales de distribución como a los inversores.

FORTALEZAS

Uno de los principales obstáculos del IoT era la complejidad de la tecnología. Ahora se ha democratizado con la aparición de plataformas de hardware libre, como Arduino, que permiten desarrollar modelos, y motores de aplicaciones de software, como Carriots, que permiten probar la idea.

AMENAZAS

Los expertos identifican dos: Cuello de botella. Al ser una tecnología que necesita de Inter- net para su desarrollo puede ver- se amenazada por el colapso de la propia infraestructura de la Red. La actual versión de IP (IPv4) sólo tiene cabida para 4.300 millones de direcciones, insuficiente para todas las conexiones que se pre- vén. La solución ya está en marcha “a través de la IPv6, que permite alojar 340 billones de billones de billones de direcciones”, cifran en el informe de Bankinter.

Gestión correcta de los datos. Otra amenaza puede venir de la privacidad y la seguridad de la ingente cantidad de datos que se produce con el Internet de las cosas. Es importante desarrollar modelos que gestionen esta información y que la protejan.

OPORTUNIDADES

Convergen en el hecho de que el consumidor actual está acostumbrado a estar perpetuamente conectado a través del ordenador, del móvil, del tablet... Y cada vez demanda más servicios a través de esa interconexión lo que favorece la disposición del usuario hacia el Internet de las cosas.

 

Sectores donde empieza a haber negocio

Smart Cities. Según Naciones Unidas, para el año 2050, el 75% de la población mundial vivirá en las ciudades, un porcentaje que se eleva al 82% en el caso de España. Estas ciudades tendrán que ser mucho más inteligentes de lo que lo son ahora para poder ser más eficientes y racionales. Los campos más activos dentro de las urbes estarán relacionados con la contaminación, el ahorro energético (iluminación inteligente, agua inteligente, eficiencia energética), la gestión del tráfico (plazas de parking, control de atascos, localización de incidencias) y el control de infraestructuras (gestión de residuos, detección de incidencias, mantenimiento de edificios).

Smart Environment and Water. Sensorización, detección y gestión de todo lo que esté relacionado con el medio ambiente y el agua: detección de incendios forestales, contaminación, prevención de avalanchas, de crecidas, de seísmos.

Smart Metering y domótica. Sensores de consumo de energía, agua, gas y electricidad; sensores de plataformas solares para optimizar el consumo y producción de energía solar; gestión de stocks. Esta tendencia puede interactuar con la vía de la electrónica de consumo y la oportunidad de  negocio que ofrece la domótica en general.

Smart Agriculture y Smart Animal Farming. Control de plagas, sensorización de calidades tanto para viñedos como para frutas, control de humedad y salinidad para ajustar los fertilizantes, control de irrigación; gestión y cuidado de la salud del ganado, localización de animales en zonas abiertas, entre otras actividades.

eHealth, fitness, wellness, moda inteligente. Dispositivos de control remoto de la salud, dispositivos de seguridad para personas mayores, sensores de niveles y valores médicos, gestión remota de pacientes, ropa inteligente…

Libelium, ‘hardware’ para gestionar la ciudad

Nace en 2006 como una spinoff de la Universidad de Zaragoza, “porque observábamos la tendencia de dotar de inteligencia y conectar a Internet todas las cosas de nuestra vida. Es algo que puede aplicarse a muchos mercados y una oportunidad muy buena. Nos dedicamos al hardware, es decir a la parte más física”, cuenta Alicia Asín, gerente y cofundadora, junto a David Gascón, de Libelium.

“Nuestros clientes son integradores (como IBM o Telefónica) y pequeñas empresas verticales”. Entre sus proyectos destaca uno en Santander, englobado dentro del proyecto Smart Santander, que es un sensor de plazas libres de aparcamiento en la ciudad. También han desarrollado sensores en Galicia para prevenir plagas y así usar de forma más inteligente los fertilizantes.

“Todavía el mercado está poco definido. Hay muchas oportunidades, pero no se ha detectado qué tecnología será la ganadora”. Libelium cuenta ahora con 33 personas y en 2012 cerraron con una facturación de 2,2 millones de euros. “Estamos muy animados con respecto al futuro y en los próximos 4 o 5 años esperamos pasar a facturar 20 millones. Ahora mismo estamos vendiendo en 75 países”.

www.libelium.com

Symplio, IoT para fidelizar al cliente

Symplio nació en 2010 y entre 2011 y 2012 han estado desarrollando la plataforma. “Yo venía del I+D y veía que era un mercado en auge en el que había una gran cantidad de oportunidades de negocio en todos los sectores. Nosotros nos hemos orientado al estilo de vida y entretenimiento creando objetos conectados a Internet para fans de equipos de fútbol. Nos centramos en el producto promocional, el clásico merchandising, y conectamos esos artículos a Internet, de manera que el aficionado está continuamente en contacto con el equipo”, comenta Iñaki Vázquez, director general de Symplio.

Y para explicarlo pone un ejemplo: “Hemos desarrollando una bufanda que tiene un sensor que analiza cuántas veces la mueves en un partido. Esa información se vuelca en Internet y el equipo deportivo lo detecta y lo cuelga en sus redes sociales. De manera que se vincula más con el aficionado. También estamos desarrollando objetos decorativos que se activan cuando pasa algo con tu equipo (si mete un gol, si hay una noticia importante, etcétera). Nos hemos centrado en un nicho específico, ofreciendo a los equipos y a los patrocinadores un producto que les vincula mucho más con el aficionado”.

Aunque todavía son bastante nuevos en el sector, Vázquez tiene el futuro muy claro: “Mi pronóstico es que va a haber una introducción paulatina, mucha creación de conceptos aunque pocos serán viables. Estamos en una fase muy exploratoria. Donde más proyección va a haber es en las smart cities, en el binomio deporte y salud (glucómetros, tensiómetros conectados a Internet) y veremos cada vez más a fabricantes clásicos tradicionales que se van a ir introduciendo en este terreno (electrodomésticos, bicicletas, ropa deportiva)”.

www.symplio.com

Carriots, democratizar la tecnología

Esta empresa nace como una spinoff del Internet de las cosas de una firma de ingeniería española mucho mayor, Wairbut, con 200 personas.

“En el 2008 empezamos 20 personas de la plantilla a hacer proyectos de máquina a máquina, a hacer telemetría, telecontrol, sensibilización de máquinas… Íbamos emprendiendo proyectos independientes hasta que decidimos hacer una solución, Carriots, para generar otros proyectos. Es un software en la nube para permitir el desarrollo de aplicaciones de Internet de las cosas. Hay una cuenta gratuita donde puedes probar el software conectando hasta 10 dispositivos. Una vez comprobado, nuestro sistema permite conectar hasta cientos de millones de dispositivos”, señala Miguel Castillo, director general de Carriots.

Una de las aplicaciones más interesantes que ha tenido es una solución de gestión de contenedores de basura reciclable que ya se ha implantado en Colmenar Viejo. La electrónica permite avisar de cuando el contenedor está lleno para hacer más eficiente la recogida. También están lanzando sistemas que ayudan a sensorizar parámetros (por ejemplo, la glucosa o el asma) y lanzan estos datos a una base que está en la Cruz Roja para supervisar pacientes de forma remota. Además, permite desarrollar soluciones de domótica para controlar la energía que se obtiene en paneles solares, trazabilidad o telemetría, como la implantación de sensores en bodies infantiles que detectan cuando le sube la fiebre al pequeño. “Estamos muy enfocados a que las pymes implementen esta tecnología, queremos democratizarla”, afirma Miguel Castillo.

www.carriots.com

Innovalley, las ventajas de la ropa inteligente

Fue uno de los pioneros en el Internet de las cosas aplicado a la ropa. “Innovalley, Inc. la fundamos en el año 2010, en San Francisco, al terminar mis estudios en Stanford”, explica Xavier Verdaguer, fundador y CEO de la compañía.

“Nuestro interés en Innovalley es desarrollar productos que unan de manera lo más natural posible a las personas con las cosas, porque, sin duda, que muchas cosas tengan ‘inteligencia’ nos puede facilitar la vida”.

Su actividad se centra en el desarrollo de ropa inteligente: zapatos con GPS, chaquetas que proyectan información dinámica, cascos para motoristas que alertan de retenciones de tráfico… Innovalley tiene su sede en California con un equipo directivo de seis personas y la producción se desarrolla en Barcelona a través de los equipos de las cuatro empresas que forman el accionariado de la compañía: el centro de creatividad Cetemmsa, el estudio de creatividad Haiku, la factoría de software B Consulting y la empresa de moda Cooking Labs. La acción comercial se realiza básicamente en Europa, dado que sus principales clientes son marcas multinacionales de moda que suelen tener sus sedes en Italia, Alemania, España e Inglaterra.

“La mayor parte de nuestros proyectos son confidenciales, pero podemos avanzar que estamos trabajando desde el desarrollo de bicicletas inteligentes hasta la producción de cascos con servicios de realidad aumentada. El principal foco de nuestra investigación se centra en el desarrollo de nuevas interfaces de usuario que permitan humanizar la tecnología”.

innovalley.us

 

Nebusens, Sensores y localizadores para todo

Esta empresa fue fundada en enero de 2010 por “siete personas que estábamos vinculadas a la Universidad de Valladolid y a la de Salamanca. Estábamos desarrollando distintos proyectos y se nos hacía muy compleja toda la parte previa, así que decidimos dar el paso de crear una empresa con la que desarrollar precisamente esa ingeniería previa”, cuenta Dante Tapia, director de I+D de la compañía y uno de los fundadores. Su especialidad son las redes inalámbricas de sensores y la localización en tiempo real.

“Con estas redes de sensores podemos controlar y sensorizar lo que sea”, asegura. Sus sensores ya están siendo aplicados en diferentes entidades tanto públicas como privadas para aplicaciones tan variadas como la determinación de gasto de energía en el centro de láser de Castilla y León, el nivel de agua de pozos subterráneos y la conservación del patrimonio, como por ejemplo en Aguilar de Campoo.

Uno de sus desarrollos estrella es el Proyecto Guardián: un teléfono móvil con un sensor integrado que permite la localización universal, ya sea dentro de un túnel, en un centro comercial o en cualquier otra zona con difícil cobertura a través del GPS. Un dispositivo especialmente indicado para los casos de órdenes de alejamiento, de manera que cuando no se respeta la distancia mínima se activan dispositivos de seguridad.  Este tipo de sistemas también son muy útiles en el caso de personas mayores con problemas de movilidad y algún tipo de demencia senil para evitar fugas en residencias.

Nebusens emplea a ocho personas en España, pero también tienen representaciones en México, Brasil, Reino Unido y Francia, y cuenta con una facturación que ronda los 500.000 euros.

www.nebusens.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo