Oportunidades de negocio

Si sigues esta sección ya sabes que una vez al año le damos una segunda oportunidad a esos proyectos, hmmm, diferentes que nos encontramos al buscar nuevas ideas. Bienvenidos al club de los negocios raros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juega a distancia con tus mascotas

Echas de menos a Kazán, una terrier polca de 250 gramos y siete centímetros, mientras estás en el trabajo. Su hocico húmedo, su simpática forma de ladrar a los vecinos en el ascensor como si fuera un pitbull. Pero, claro, todavía quedan siete horas hasta que vuelvas a casa y puedas jugar con tu mascota.

No le puedes llamar por teléfono, porque, bueno, ya sabes, no se puede y lo de antropomorfizar a los animales más allá de Roald Dahl como que suena raro. Ese vecino del quinto jubilado ya no quiere pasear a ese perrito tuyo que tanto genio tiene.

Tu hermana también trabaja y como no tienes hijos, ni pareja... pues Kazán está más sola que la una todo el día, recorriendo la casa como un ujier de museo de arte moderno en ciudad de segunda y ladrando al otro lado de la puerta,
esperando a que regreses.

¿Y si a Kazán le gustara perseguir el haz de luz de un puntero láser? ¿Y si tú pudieras controlar a distancia un puntero láser con tu teléfono móvil? ¿Y si mientras tú lo controlas y tu animal juega pudieras grabarle por vídeo y hacer fotos? ¿Y si el pequeño Kazán pudiera escuchar tu voz? ¿Y si todo eso entrara en una caja tan grande como una maceta? ¿Y si tu hermana quisiera jugar también con el animal y pudiera conectarse y mover también el haz de luz?

Todos esos y-si se los ha planteado el emprendedor ucraniano, afincado en Estados Unidos, Alex Neskin, fundador de Petcube.net.

Uno de los primeros prototipos lo presentaron en SeedCamp Week Berlín, aunque tienen claro que el mercado gordo está en EE UU, donde, dicen, un 20% de dueños de mascotas les deja la TV encendida cuando están fuera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tarifa plana de café vs cafetera portátil

Hasta qué punto te gusta el café? ¿Hasta el punto de sacar la mano por la ventanilla y ondularla al viento como en un anuncio de coches? O reformulado de otra manera: ¿hasta qué punto eres adicto al café, ese delicioso vasodilatador? ¿Hasta el punto de pagar cuarenta euros al mes por una tarifa plana de café en una red de cuarenta cafeterías repartidas por la ciudad?

Esa es la idea de negocio detrás de CupsTelAviv (www.new.cupstelaviv.com), un programa de tarifa plana que se gestiona a través de una app móvil.

¿O eres adicto hasta el punto de tener que llevar una cafetera en la mochila y hasta de hacerte los cafés en el coche? Así se promociona la marca Handpresso.com.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Soccer Table, el futbolín salvamatrimonios

Cómo se le ocurre a un empleado de banca montar una empresa de futbolines? O, mejor dicho: ¿cómo se le ocurre a alguien ponerse a fabricar en España mesas que se convierten en futbolines? O, por liarlo más todavía, ¿cómo se le ocurre a alguien con la que está cayendo fabricar mesas que se convierten en futbolines y comenzar a diseñar futbolines profesionales para ponerse a competir con fabricantes alemanes que lideran el mercado de los futbolines profesionales –sí, de un invento que se nos ocurrió a nosotros...–?

“¿La verdad?  Todo surge de una casualidad absoluta. Mis mejores amigos son los amigos del instituto. A los veinte años dijimos que si a los treinta seguíamos juntos nos regalábamos lo que más nos guste a cada uno. No pensamos que seguiríamos juntos diez años después. A uno le regalamos un bajo, a otro una máquina recreativa y a mí, un futbolín. Por muy aficionado que seas, si tienes un piso, el futbolín está bien dos-tres meses, pero a los tres meses tu mujer te dice que le estorba.

El cuñado de mi hermano trabajaba en una fábrica de puertas, así que le pregunté si me podía hacer un cajón para convertir el futbolín en mesa de salón. Y ahí surgió la idea. La gente venía a casa y le gustaba”, explica Antonio Osuna, el emprendedor detrás de Soccer Table.

“Se lo enseñé a un familiar que tiene una experiencia de treinta años en el sector del mueble. Lo vio y me dijo: esto hay que patentarlo”. Patentaron, decidieron fabricar en España –en la fábrica del cuñado de su hermano–, y buscar distribuidores profesionales del sector del mueble y los futbolines (que los hay).En otoño salen al mercado...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Abrazos desde Facebook vs abrazos a domicilio

Si hasta los científicos del MIT han desarrollado un robot (Baxter) que da abrazos, cómo no íbamos nosotros a escribir sobre una agencia que ofrece abrazos a domicilio (sin happy ending, todo quede claro) y un anorak sofisticado y poco susceptible de aparecer en la revista ELLE que permite dar abrazos físicos a través de Facebook –sí, has leído bien, a través de Facebook–.

Lo de la agencia tiene poco que explicar. Se llama The Snuggery, tiene una única empleada (si esto no es trabajo autónomo...) y ofrece dos modalidades: una sesión de abrazos de 45 minutos por 45 euros (vamos, te sale el minuto a un euro), y otra de abrazos acurrucados de 90 minutos por unos 85 euros.

Lo del abrigo, en el fondo, no tiene mucho que explicar, pero a la hora de ponernos a investigar resulta que no es la primera vez que se intenta. Nosotros nos encontramos a través de una web de tendencias con  el abrigo Like a Hug diseñado por una tal Melissa Kitchow. Funciona así: el abrigo en cuestión comparte la conexión de Internet de tu dispositivo móvil. 

Si alguien quiere darte un ciberabrazo pulsa like en tu página de Facebook; el sistema lo reconoce y da la orden al abrigo de
hincharse para que sientas como si te estuviera abrazando. Lo vimos y pensamos: si tienes amigos en Facebook, mola.

Luego, estudiando el mercado dimos con varios intentos previos serios para trabajar con niños autistas y lo vimos con otros ojos. La tecnología para el consumidor final no tiene mucho sentido, pero con un fin terapuéutico tienen una oportunidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carcasas de móviles con juegos físicos

Este negocio nos ha dado una lección de humildad. Nos explicamos. Te preguntas en voz alta cómo puede ser que un telefóno móvil fantabuloso, repletito de apps, con todo tipo de juegos, gratuitos, de pago, más sofisticados, menos sofisticados, de los que enganchan, de los que no enganchan pero como has pagado vas y juegas, necesita una carcasa con un juego de esos de laberintos y bolitas que nos traían locos de pequeños.

Y además dices: “La nostalgia no me vale como argumento”. Es entonces cuando alguien responde con voz tranquila: “¿Y cuando te quedas sin pila?”.  Son las Retro Cases de Pure Gear.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Placenta en cápsula

Si en cualquier conversación introduces la palabra placentofagia –para cambiar de tema o para recuperar la atención perdida– y tienes la suerte de que tu interlocutor te entienda, le cortas el rollo.

Y, a continuación, empiezas un encarnado debate sobre la idoneidad de utilizar el envoltorio de un feto durante unos mesecillos como fuente de vitaminas, al estilo de las estrellas de Holywood. ¿Sabías que hay una empresa que encapsula la placenta para que no te la tengas que freír en una sartén?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles que se comen

Hay productos que, de por sí, no son ni buenos ni malos, sino que depende de a qué público los dirijas. A nosotros nos pones una silla de chocolate en la redacción de Emprendedores y nos quedamos como estamos. Somos poco chocolateros y lo que buscamos es la comodidad en una silla.

Ahora bien, si pones sillas de chocolate en una sala de reuniones en una de esas empresas en las que les gusta tanto reunirse a todas horas y que se prolongan horas y horas, y oye, a lo mejor algún empleado le da un bocado. Ahora, en serio, la marca italiana Lanzavecchia y el estudio de diseño Wa han hecho un ejercicio de imaginación práctica y presentaron una línea de chocomuebles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa para uno

Para los que no lo hayan escuchado de los labios de Peggy, la simpática cerdita enamorada de la Rana Gustavo: “¿No te has enterado todavía? Uno es el nuevo dos”. Francamente, nos
hubiera gustado escribir sobre una empresa que organizara fiestas para uno –para valientes que no necesitan del contacto con otros seres humanos para pasarlo bien–, pero o no existe o no la hemos encontrado en nuestro constante peregrinar a la caza y captura de nuevas ideas de negocio.

En su defecto, y para nuestro pesar periodístico, con lo único que hemos dado ha sido con Pup Up Ennmaal (www.facebook.com/popupeenmaal), un proyecto holandés de restaurante pop-up pensado para solitarios que, además, quieran estar solos cuando toman alimentos fuera de casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo