5 ideas de productos y servicios para embarazadas

Estas cinco empresas han sabido adecuarse al momento y lograr el éxito en lo que hacen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mamifit: Ejercicios para estar en forma

“Mamifit no es un negocio convencional, sino más bien un estilo de vida”, defiende Emma Soteras. Y es que cuando hace unos años creó esta empresa lo hizo con un objetivo claro: usar el ejercicio para ayudar a mujeres embarazadas y que hayan dado a luz no solo a estar en forma, sino a sentirse bien, echarles una mano y acompañarlas “en estos momentos que cambian tan de repente la vida de una persona”.

Tras formarse como entrenadora profesional y montar su negocio, el éxito de su estilo le permitió poco tiempo después vender franquicias. Un estilo que se adapta a las necesidades concretas de cada clienta. Y es que su papel no es el de meras entrenadoras; también son asesoras, especialmente cuando las mujeres “se encuentran un poco perdidas” al querer hacer ejercicio durante el embarazo, pero sabiendo que el ginecólogo les ha advertido que no pueden hacer vida normal.

Las profesionales de Mamafit se encargan, entonces, de guiarlas durante esos nueve meses. Y no solo eso; hacen de las sesiones un lugar de encuentro donde formar amistades y luchar contra las temidas depresiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nonabox: Suscripción a cajas de productos

“En Nonabox aportamos soluciones originales y económicas para que las familias dediquen tiempo a lo que de verdad importa”. Así de clara se muestra Izanami Martínez, cofundadora y CEO de esta joven empresa. Y es que sus clientes reciben cada mes en su domicilio una caja con hasta nueve productos (“siempre sorpresa, siempre diferentes y siempre adaptados a sus necesidades”) para que las futuras mamás descubran los variados artículos que existen para ellas y sus bebés sin moverse de casa.

Negocio anticrisis
Por raro que parezca, la crisis no sólo no ha sido un inconveniente para su negocio, sino que más bien lo ha potenciado “al ofrecer una solución que ayuda a ahorrar tiempo y dinero”. Y aunque las cosas les van bien, “emprender implica, literalmente, trabajar todas las horas que se está despierto”, reconoce Martínez, para quien resulta fundamental, eso sí, “estar enamorado” del sector al que te quieras dedicar. Una dedicación y cariño que, en su caso, están dando buenos resultados.

El negocio empezó comercializando las cajas de productos, y luego se amplió lanzado el primer modelo de suscripción de pañales de Europa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuakea: Aplicación móvil para embarazadas

La emprendedora Ana Selva está en plena aventura: la de lanzar al mercado Nuakea, una aplicación para móvil dirigida a las mujeres embarazas. ¿Otra? Sí, pero diferente.

“Al contrario que otras apps, se centra por igual en el padre y la madre del bebé, y hace también partícipes a sus amigos y familiares”, señala Selva. Las ecografías, el sexo del bebé e incluso el momento en que la mujer se pone de parto podrán ser compartidos con los seres queridos al instante y de manera gratuita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con mi matrona: Atención en el embarazo a domicilio

Con Mi Matrona surgió de la unión de un grupo de profesionales deseosas de ofrecer a las embarazadas una atención personalizada y a domicilio. Gestionada íntegramente por ellas, han incorporado al sector nuevas áreas de atención como la preparación al parto en el agua, Pilates para embarazadas y seminarios.

Escuchar al cliente
Decidieron emprender esta aventura para crear nuevas oportunidades de negocio. También sabedoras de que en esta etapa de la vida “la mujer necesita ante todo ser escuchada, resolver sus dudas y calmar sus miedos”, Yolanda Vidal, socia de la compañía, expone como punto clave de su negocio la relación con la clienta: “Es fundamental empatizar con la mujer, atenderla de forma cercana creando un clima de respeto y confianza”.

Una confianza que también hay que ganarse en el sector para que el negocio sea rentable, por lo que, según Vidal, los objetivos económicos pueden tardar en lograrse más que en otros ramos. Eso sí, la mínima inversión requerida, aumenta la rentabilidad: “Es más una cuestión de esfuerzo personal”, comenta. Además, la sociedad actual beneficia el crecimiento de este tipo de negocios, ya que las mujeres no disponen de tanto tiempo por culpa del trabajo, a la vez que existe una mayor educación sanitaria.

Y aunque su principal línea de negocio sigue siendo la atención al embarazo a domicilio, actualmente están expandiendo el negocio a otros enfoques, “atendiendo las necesidades físicas y emocionales de las mujeres”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Emobikids: Cinturón de seguridad

Eva Gallego, product manager de Emobikids, sabe muy bien en qué consiste su negocio: “Desarrollamos productos innovadores a nivel mundial, artículos de seguridad que solucionan problemas que no resuelve ningún otro”. Bajo esa premisa ha surgido el chaleco Emobikids, “el primer y único cinturón de seguridad para embarazadas que reduce el riesgo de daño al feto un 53%, además de aumentar la seguridad de la mujer”.

Lo funcional unido a lo emocional
El prestigio de este funcional producto es cada vez mayor, tanto que numerosas instituciones de seguridad vial y de seguridad infantil, así como medios de comunicación especializados, ya están recomendando su uso.

Pero no es oro todo lo que reluce: la falta de concienciación sobre la seguridad vial prenatal juega en su contra, y eso que, como recalca Gallego, entre 200 y 700 embarazos se interrumpen por accidentes de tráfico. No es el único obstáculo: la crisis ha provocado que muchas parejas duden a la hora de tener hijos y que las que los tienen se piensen dos veces en qué gastar su dinero: “Al hacer sus compras deben priorizar y cada pareja tiene sus preferencias”, señala Gallego.

A pesar de ello, las cosas les marchan bien. Y es que “tanto las mujeres embarazadas como los futuros papás quieren proteger a su bebé desde el principio del embarazo y casi todas las mujeres usan el coche de forma habitual durante el mismo”, apunta Gallego. Estos dos componentes, el emocional y el funcional (esas nuevas necesidades que surgen durante el embarazo), han ayudado a que la acogida de su cinturón haya sido “fantástica”. Tanto que Emobikids está en período de expansión y crecimiento. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Montar y gestionar una empresa para embarazadas

Si tu idea es la de poner en marcha una empresa especializada en productos y servicios para embarazadas, te interesa leer el siguiente reportaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo