5 ejemplos de empresas que triunfan en el sector de la agrotecnología

El sector de la agricultura está abriendo camino a negocios gracias a la aplicación de la tecnología. Te mostramos cinco buenos ejemplos de ello.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mercoguadiana: Proveedor integral para agricultores y ganaderos

Mercoguadiana se puso en marcha en 1991, cuando seis extrabajadores de la sociedad estatal Mercados en Origen se privatizó. El director y otros cinco trabajadores decidieron montar la empresa y retomar la actividad, aprovechando su know how, experiencia y contactos. También contrataron a varios trabajadores procedentes de la antigua compañía. Muchos de los agricultores que les conocían desde hacía 20 años siguieron confiando en ellos. 

Un aliado tecnológico
Además de transformar y comercializar diferentes cereales y proteaginosas para consumo humano o para la industria de transformación, es un importante aliado para agricultores y ganaderos. Su relación con el sector es bidireccional. Igual que absorbe la producción de los campos de Extremadura y zonas limítrofes de Andalucía y Portugal, también es su proveedor, puesto que vende piensos compuestos, fertilizantes sólidos y líquidos, semillas, productos fitosanitarios y zoosanitarios, etc. Y produce y comercializa cereales para consumo animal, materias primas para ganadería, etc. Incluso ofrece seguros, asesoramiento técnico y otros servicios agrícolas.

“El objetivo es cubrir las necesidades que puedan demandar los agricultores y ganaderos extremeños”, explica Pablo Pérez, director comercial de la compañía. Mercoguadiana también invierte en I+D con el fin de encontrar nuevas variedades de cultivos con mayor potencial productivo.

www.mercoguadiana.net

Magapor: Tecnología punta en inseminación animal

M agapor es una empresa especializada en el desarrollo de tecnología para la reproducción animal. La compañía está muy especializada en el sector porcino, donde es una auténtica referencia mundial.

“Somos líderes en España, el segundo operador en Rusia y Brasil, el tercero en Estados Unidos… En China también, e incluso hemos conseguido que al diluyente de semen lo llamen Biopic, que es nuestra marca comercial”, explica Jesús Mena, director general. Pero ¿qué hace exactamente Magapor? “Desarrollamos todo tipo de tecnologías y procedimientos para la inseminación artificial y cualquier tratamiento para la reproducción.

Patentes propias
Tenemos tres líneas de desarrollo: biotecnología, ingeniería industrial mecánica e industria plástica”, precisa Mena. En el área de biotecnología, la empresa investiga y fabrica aditivos y diluyentes para el semen, con el fin de aumentar el periodo de conservación del espermatozoide refrigerado o congelado. En ingeniería, se dedican al desarrollo de todo el equipamiento para el tratamiento del semen. Y en plástico, produce todos los elementos necesarios para el proceso de inseminación artificial, como catéteres, etc., es decir, los útiles para introducir el semen o embriones en el útero, absorber óvulos, etc. “Cualquiera de las tres tecnologías es I+D propia, patentada por nosotros. Y fabricamos el 90% de todo lo que facturamos”, especifica Mena.

La tecnología y productos con valor añadido, la biotecnología e ingeniería, se hace en España. Para la fabricación de componentes plásticos dispone de una sociedad mixta en China.

www.magapor.com/es/

Agropíxel: Satélites, avionetas y drones para mejorar la producción

Esta empresa se dedica a captar e interpretar imágenes aéreas de los campos de cultivo para optimizar la producción. La compañía utiliza satélites, avionetas y drones para tomar imágenes multiespectrales, en diferentes longitudes de onda. Gracias a ello, se puede obtener un mapa y zonificar para identificar las causas que pueden haber influido negativamente en el vigor de las plantas de un área determinada para así homogeneizar el cultivo.

Más producción
La principal ventaja de usar este tipo de tecnología es que permite aumentar la producción media, detectando las zonas que no tienen el rendimiento óptimo que podría ofrece una parcela determinada. Por otro lado, ayuda a distribuir los costes de producción. Agropíxel está muy vinculada al sector vitivinícola. No en vano, nació como una spinoff de Raimat, bodega del grupo Codorníu.

“Empezamos a hacer investigaciones, como mediciones puntuales, mapas de cosecha a través de vendimiadoras con GPS, etc.”, explica Daniel García, responsable de Agropíxel. Aunque todo cambió con el uso de imágenes aéreas, que permite actuar durante el crecimiento.

www.agropixel.com/

Cubenube: Big data al servicio de la agricultura

Esta empresa ha creado Bynse, un sistema pionero en Europa de plataforma big data para el sector agrícola. La compañía recoge datos in situ, en las fincas de sus clientes. Para ello, ha diseñado unas cajas negras, las Bynse Box, con sensores que monitorizan las condiciones de los microclimas donde se instalan. Esta información se envía a su plataforma, donde se cruza con predicciones meteorológicas, bases de datos de la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) o de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica), algoritmos, modelos de necesidades agronómicas, etc.

El valor de la información
Una vez procesado todo este cúmulo de datos, el cliente puede acceder a un tablero (dashboard) a través de internet, recibir un sms o un correo electrónico con diferentes indicadores agroeconómicos, como cuándo y cuánto regar o fertilizar, cuándo recolectar, etc.

“Lo que conseguimos con esta información es ayudar a tomar mejores decisiones. Nos permitirá ahorrar agua, energía y fitosanitarios, disponer de mayor trazabilidad y conocer mejor qué pasa en las tierras y cómo evolucionan. Además, permite actuar de forma predictiva. Por ejemplo, podemos percibir diferencias de décimas de grado, que hacen que una enfermedad pueda afectar en una zona, saber si un área tiene mayor necesidad de riego, si el fruto madurará antes y habrá que recogerlo, etc.”, afirma Gonzalo Martín, CEO y cofundador de la empresa. Asimismo, especifica que “permite tener mayor control de la producción, identificando qué zonas son más productivas y bajo que condicionantes. Gracias al big data, con unas cuantas campañas sensorizadas y analizando los datos, se puede saber con mayor antelación, en función de cómo se esté desenvolviendo el año, cómo va a ir la producción y cómo de rentable va a ser”. Sus principales competidores están en EE UU e Israel.

www.cubenube.com

Biocontrol Technologies: Microorganismos para el control de enfermedades de cultivos

Esta spinoff de la Universidad de Barcelona es una empresa de agrobiotecnología, centrada en el desarrollo de fungicidas biológicos para el control de enfermedades de los cultivos. La investigación y patente de este tipo de microorganismos es habitual en universidades, pero el problema es que es difícil que salgan del laboratorio y acaben en el campo. Ahí interviene Biocontrol Technologies.

“Desarrollamos la documentación técnica y realizamos todo el proceso para llevarlo al registro con el fin de obtener las autorizaciones para comercializar estos productos”, explica Maribel Trillas, socia fundadora.

Canales de distribución
Una vez que consigue la autorización, la empresa se encarga de alcanzar acuerdos de distribución con socios locales. “Ellos lo venden directamente al productor o a través de un intermediario. El producto tiene un margen comercial y repartimos este beneficio con el distribuidor”, especifica.
La compañía subcontrata la fabricación del producto, que consiste en un concentrado que el productor debe diluir en agua y aplicar en el suelo o en las hojas, haciendo que compita con los patógenos por nutrientes y por el espacio, que desparasite y active los mecanismos de defensa de la planta, etc.

“Es como si fuera una especie de vacuna. Cuando la planta entra en contacto con algún tipo estrés, se activan sus respuestas, se vuelve más resistente y puede combatir”, comenta Trillas.

Pero antes de llegar a la venta, el camino es largo. Y en Europa, quizá demasiado largo. No en vano, la compañía lleva trabajando en ello desde 2005 y es ahora cando está empezando a vender. Biocontrol Technologies se encarga de hacer todos los estudios precisos para obtener la autorización, que en Europa incluso estudios de eficacia. Actualmente, la compañía cuenta con autorización en Reino Unido, EE UU y Egipto. Y espera conseguirla a lo largo del año próximo para Canadá y la Unión Europea. También tiene muy avanzado el proceso en Japón. Ha comenzado en el ámbito de las plantas ornamentales, pero pronto se extenderá a productos de huerta –tomate, pimiento…–, ya que este tipo de soluciones tiene un gran potencial en el cultivo intensivo y bajo invernadero.

www.biocontroltech.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo