Cuatro emprendedores con productos de lujo 'poco corrientes'

En otro reportaje puedes leer cómo aplicar una estrategia de alta gama a productos poco convencionales. Aquí te mostramos cómo lo han hecho (con buenos resultados) cuatro emprendedores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
ATAUDES GALLEGO - Lujo de ultratumba

Tras una vida de lujo, ¿por qué irse a la tumba de manera austera? Gracias a Ataudes Gallego, quienes estén acostumbras a los oropeles, también pueden despedirse de amigos y familiares de una manera suntuosa, en línea con su existencia terrenal. Esta compañía gallega ha apostado por la exclusividad para potenciar las ventas y hacer frente a la competencia low cost procedente de China.

Cuenta con referencias de lujo y un amplio catálogo premium. Las gamas más altas son los ataudes Gold, con acabado en láminas de oro de 24 quilates; y Stone, elaborados en piedra natural. Además, ofrece referencias con inserciones de cristal Swaroski, aplicaciones de bambú o de tejido de rafia natural, etc. “El segmento del producto de lujo no padece la crisis. Su demanda es menor, pero estable”, explica Víctor Gallego, hijo del fundador y directivo de la compañía. El precio de los ataudes más lujosos depende mucho de lo que pida el cliente, aunque Gallego señala que los modelos más exclusivos pueden llegar a tener un precio “con cifras de varios ceros”, tanto como un vehículo de alta gama.

El resto del catálogo tampoco desmerece, pues cuenta con una amplia colección de ataudes premium, en madera y con diseños y acabados exclusivos. Además, la empresa está muy atenta a las demandas del mercado: dispone de una colección de producto ecológico en corcho, especialmente pensado para la incineración y hasta ofrece ataudes para mascotas.
La facturación de la empresa se mueve entre 1,5 a tres millones de euros y la mitad proviene de las gamas premium y lujo. El 30% de la facturación procede de la exportación, aunque planea alcanzar el 50% este año.

La mitad de sus ventas internacionales se dirige a Hispanoamérica (Chile, Perú, México, Panamá y pronto llegará a Colombia), pero también tiene presencia en África, así como en Portugal y Rusia.

www.ataudesgallego.com

VIN DORÉ 24K - Glamour en la copa

Hay pocos elementos más lujosos y glamurosos que el oro. Estamos acostumbrados a ver todo tipo de productos hechos o decorados con oro, pero ahora también se puede comer y beber. Por ejemplo, Vin Doré 24 K ofrece vinos con polvo de oro de 24 quiilates en suspensión. “Fui a una feria en Japón donde nos dieron sake con oro. El oro que incluía era muy sólido, perdiéndose todo el glamur que se quería dar”, explica Diego Suárez, presidente y fundador de la compañía.

Se puso manos a la obra y en 2008 comenzó a trabajar en la patente del polvo de oro que usa en sus vinos. Cuatro años después, lanzó al mercado un cava brut y un vino espumoso con este metal precioso. “Somos la única empresa que consigue que el polvo de oro se mantenga en suspensión en botella más de ocho minutos e indefinidamente en copa”, reseña Suárez.

Además, se trata de un producto con una botella y un packaging con un diseño muy cuidado. Por ejemplo, la etiqueta de su cava está hecha en estaño y labrada a mano. El cuidado también llega a la elaboración, pues la compañía escoge sólo uva con la calidad deseada para producir sus vinos y se recolecta de noche, buscando las mejores condiciones. Asimismo, el degollado de las botellas, uno de los pasos en el proceso de elaboración del cava, se hace manualmente. Su brut ha llegado alcanzar 91 puntos en la Guía Peñín. El cava tiene un precio de 399 euros, mientras que el vino espumoso se vende por 199 euros, aunque hay ediciones limitadas, cuyos precios ascienden a 1.800 euros para el brut y 1.200 para el espumoso. La empresa completa su catálogo con otros productos con oro, como un rosado y un blanco sin alcohol. Y pronto va a sacar una ginebra con cinco destilaciones, un aceite de oliva virgen extra y un agua con este metal en suspensión. La compañía facturó cerca de 1,5 millones de euros en 2014.Un 90% de su producción se dirige al extranjero.

vindore.com

AXALKO - Bicis con la elegancia de la madera

Si alguna vez te has quedado sorprendido admirando la belleza de una bici hecha en madera, es posible que haya sido uno de los modelos de la marca Axalko. Detrás de esta firma está la empresa vasca Txrbil, nacida en 2006, aunque la marca no se crearía hasta 2009. Surgió de la unión de cuatro emprendedores que vieron las oportunidades que tenía un material tan polivalente y resistente como la madera, aprovechando las posibilidades de diseño y el toque tan original que tienen las bicis hechas en este material. La compañía ofrece cuadros de madera tanto para bicicletas de ciclismo en ruta como de montaña, completando su catálogo con bastones telescópicos de madera. Sus productos no tienen un precio prohibitivo, pero sí que se sitúan en un nivel bastante alto. Por ejemplo, un cuadro cuesta entre 2.500 y 3.000 euros, mientras que los bastones tienen un precio de 250 euros. Decidió entrar en el segmento de mercado premium por una cuestión práctica. El mercado de la bicicleta está totalmente dominado por tres grandes multinacionales que copan la mayor parte del negocio, por lo que no se puede competir en volumen y precio. Hay que apostar por el valor añadido, la diferenciación y la calidad. Y para ofrecer esto hay que hacer un esfuerzo de I+D, que se traslada al precio final del producto. “A las empresas pequeñas les cuesta más ser competitivas en áreas de mercado con altas producciones muy estandarizadas. Por otro lado, todo el trabajo de investigación y desarrollo que nos ha supuesto el cuadro ha sido un reto que desde el principio nos ha resultado muy atractivo. El fruto de este trabajo es un producto que, por sus características, tiene que comercializarse en ese tipo de mercados que se denominan premium”, explica Enrique Ardura, socio cofundador de esta  empresa que cerró el pasado ejercicio con una facturación de 500.000 euros.

www.axalko.com/es/

ARTMURIA - La reina de las mieles

La miel no suele ser considerada un producto de alta gama. De hecho, cuando artMuria solicitó la entrada en Luxury Spain, la asociación tuvo que pensárselo antes de aceptar a la compañía. Esta miel es fruto de los más de dos siglos de tradición apicultora de la familia Muria, centrada en la fabricación de miel y otros productos apícolas de gama media-alta y premium. “Siempre hemos hecho una miel de la máxima calidad. Tenemos presencia en más de 5.000 puntos de venta de toda España, pero sólo se vende en tiendas gourmet, de dietética y herbolarios. No estamos ni en supermercados ni en grandes superficies porque creemos que el producto es más valorado en un sitio donde se sepa vender bien”, explica Rafael Muria, gerente de la compañía y quinta generación de la familia fundadora. El pasado año dio  un paso más, lanzando artMuria. “Seleccionamos las mejores cosechas, analizando en nuestros laboratorios la humedad, el polen que contiene, etc. Y luego escogimos un packaging muy seleccionado”, añade. Aunque no tenga un precio inaccesible, cuenta con varios de los elementos que habitualmente asociamos al lujo: tradición e historia, producción artesanal, calidad sobresaliente y presentación excepcional. Su precio depende del formato. Como ejemplo, el estuche con un tarro de 170 gramos de cada una de las cuatro variedades –naranjo, romero, de bosque y de alta montaña- cuesta alrededor de 60 euros. Ya se vende en Francia, Rusia, Alemania y Reino Unido, y pronto llegará a Japón, Corea del Sur y Ucrania. No en vano, la exportación supone alrededor del 70% de las ventas de artMuria. En España, sólo se puede comprar en tiendas gourmet y a través de internet. En 2014 facturó 1,1 millones de euros.

artmuria.com/es/

Publicidad - Sigue leyendo debajo