Las útimas tendencias

Cada mes nos ponemos a investigar qué nuevas ideas de negocio están surgiendo en todo el mundo y recopilamos esta selección para que puedas inspirarte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con un barbero basta

Cómo elegir la dimensión de un local debería ser una asignatura en el colegio, la universidad y la escuela de negocios. Muchas veces una idea de negocio se va al garete por haber elegido mal el tamaño del local (y pagar un alquiler excesivo para ese tamaño o por tener metros cuadrados muertos de risa). Le pasa, por ejemplo, a las peluquerías. Lo acabamos de ver con una peluquería infantil que, siempre llena, ha terminado cerrando en un centro comercial en un pueblo de las fueras de Madrid cuando en la misma zona, aunque en una pésima ubicación, a otra peluquería para niños que abrió al mismo tiempo le va como un tiro. Todo esto viene a cuento de Kurt’s Cuts Barbershop, una peluquería de éxito de Denver, Colorado, de un único peluquero con la que nos hemos encontrado buscando ideas de negocio. Es un local pequeño, bien ubicado en la ciudad, aunque no céntrico, con precios por encima de la media, aunque sin ser una locura (20 euros el corte). Con siete clientes al día ya es rentable (vienen los precios en su web y las cuentas salen).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bar para friquis

Seguimos con la espinita clavada del lector que nos dijo que no buscábamos suficientes ideas de negocios tradicionales (como si vender zapatos de señora fuera algo nuevo). Así, nos llena de orgullo y satisfacción poner el dedo sobre Neil’s Bahr (así, con hache), un bar de Houston pensado para friquis. Todo el local está decorado con naves de la Armada Imperial, digo, de la Flota Espacial Imperial, digo, de la Flota de Batalla Imperial, digo del Servicio Espacial Imperial. Vamos que hay destructores estelares clase imperial de Start Wars colgados del techo y encima de la barra. Ah, y tiene una librería de cómics juegos de mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No sólo Kruschev lanzaba zapatos

A ver qué te parece estos razonamientos.

- Unos zapatos de diseño hechos a mano en Italia para mujer rondan entre los 450 euros y los 1.800 euros.
- Muchas marcas que antes fabricaban en Italia estos zapatos dejaron de hacerlo ahí y comenzaron a producir en Asia. Incluso muchas marcas abrieron fábricas propias.
- En Italia sólo se quedaron las marcas de lujo de primera línea.
- Esos zapatos hechos a mano por las marcas de lujo son demasiado caros.
- ¿Y si se pudiera fabricar directamente en Italia zapatos para mujer de primera línea, pero entre 150 euros y 250 euros el par? ¿Y si sólo estuvieran a la venta durante un par de meses? ¿Y si se lanzara un nuevo zapato cada semana al mercado? ¿Y si todo esto se hace online?

Bueno, ¿qué te parece el argumento? La idea se llama MGemi.com y se le ha ocurrido a Ben Fischman, el emprendedor que montó el mediático club de ventas flash Rue La La.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prácticas para nómadas digitales

Si no estás familiarizado con Remote (que ofrece puestos de trabajo fijos en empresas que no requieren aparecer nunca por la oficina ni residir en el país), ni con Nomad List (que hace ránking de las ciudades en las que se vive mejor si trabajas remotamente), Remote Intership, que ofrece prácticas de tres meses con contrato y remuneradas para becarios a distancia, te va sonar a chino mandarín. No confundir, ojo, con la miríada de plataformas de crowdsourcing.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo