Negocios que nunca mueren

La muerte ha sido durante décadas un tema tabú, incluso para los emprendedores. Sin embargo, en los últimos años se han hecho un hueco negocios innovadores que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. ¿Estás preparado para descubrirlos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Algo está cambiando en el ramo de las defunciones. Si antaño cuando se moría un familiar no podían faltar los ritos ancestrales, con velatorio, entierro y responso como única opción posible y el cementerio como escenario habitual, lo cierto es que últimamente esa estampa convencional se está viendo alterada por nuevas propuestas, ideas que responden a una forma más personal de entender ese último adiós. 

Muchos emprendedores se han percatado de esas demandas y han decidido adaptar su oferta a las actuales motivaciones de los clientes, en las que aspectos como la tecnología, la ecología y la economía han cobrado protagonismo.

Aunque el componente religioso sigue imperando en las decisiones de los usuarios, a nadie se le escapa que su influencia es cada vez menor. No obstante, los sepelios laicos no paran de crecer en España, hasta el punto de que en las grandes ciudades más del 20% de los funerales no tienen ninguna connotación mística. Y si hace unas décadas, los entierros en ataúdes eran incuestionables, la tendencia actual muestra un crecimiento de las incineraciones: según Panasef, patronal del sector, mientras a finales de los años 80 del siglo pasado esta práctica apenas llegaba al 10%, en la actualidad es la escogida en el 32% de los casos.

Hay que tener muy en cuenta estos cambios toda vez que cada año se producen cerca de 400.000 muertes, con un gasto medio por servicio funerario de unos 2.000 euros. Por cierto, una demanda que no sólo se ha mantenido estable en las últimas décadas, sino que la actual pirámide poblacional augura que crecerá. ¿Pero en las mismas condiciones? No es probable. El dinamismo y la especialización se imponen en las nuevas ofertas de mercado: inhumaciones ecológicas, columbarios alternativos, entierros de mascotas...

¿Qué ha cambiado?

Muchos de estos nuevos negocios buscan la personalización como mecanismo de captación hacia unos productos y servicios cuya demanda suele ser esporádica y afectiva. De ahí que muchas ofertas estén diseñadas para gustos minoritarios o clientes concretos.

Por un lado, está primando el interés del difunto (¿qué le hubiera gustado?) sobre el de la familia. En este sentido, los seguros de decesos hacen su aparición. Evitar grandes gastos y molestias en unos momentos tan duros suelen ser las causas por las que se contratan. Pero incluso aquí hay hueco para la innovación. Así lo han comprendido algunas aseguradoras que para atender a una de las demandas más recurrentes de la sociedad (mantener los ideales de sostenibilidad hasta el último suspiro), ha creado una póliza de decesos ecológica, recordatorios en papel reciclado, ataúdes en madera certificada y tanatorios con homologación medioambiental. Además estos ecoentierros resultan hasta un 20% más baratos que los tradicionales, con un ahorro de costes cercano a los 600 euros. 

Es tal la importancia de las aseguradoras en este sector, que resultan imprescindibles para vender. Así al menos lo han traducido desde Giem Sport, empresa dedicada a la venta de espacios memoriales en centros deportivos, que ha llegado a acuerdos con varias compañías para que incluyan en sus pólizas la posibilidad de que el difunto descanse eternamente en el estadio de fútbol del club de sus amores. Son técnicas de venta adaptadas a las nuevas ofertas funerarias. 

No obstante, quienes deciden innovar en este mercado tampoco pueden desconocer un dato tan valioso como que en España 21 millones de personas están cubiertas por un seguro de decesos, es decir, el 60% de quienes contratan servicios funerarios.

Tecnología, aliado necesario

La alianza con las aseguradoras no es el único mecanismo para darse a conocer. Por evidente que parezca, las nuevas aplicaciones tecnológicas, con Internet y las redes sociales a la cabeza, han cobrado un protagonismo inusual. Tanto es así, que algunos negocios se basan exclusivamente en estas herramientas. Así, existen empresas que se encargan de organizar la propia despedida, haciendo un tributo virtual al fallecido, compartiendo anécdotas, incluyendo esquelas o enviando pésames, y todo ello online. 

Otras compañías, como Eternalia, están de lleno en los social media para promover su negocio: Facebook, Twitter y Youtube son sólo algunos de sus instrumentos de difusión. Además, en el caso de esta empresa dedicada al mantenimiento de fosas se proporciona como un servicio extra al cliente el envío de correos electrónicos con la fotografía de cada trabajo realizado y un sms confirmando la fecha de  finalización. 

También están proliferando cada vez más los negocios que ofrecen la posibilidad de recuperar la memoria digital. Este proceso consiste en rastrear por Internet y encontrar todo lo que el difunto dejó en vida, desde fotografías en redes sociales, hasta mensajes en foros u otros archivos compartidos en la Red. Los familiares pueden decidir cancelarlos, para que los datos del fallecido no circulen libremente por el ciberespacio, o guardarlos como testimonio familiar. Nuevas formas de vender adaptadas a unos tiempos más modernos.

Evolución de la mortalidad en España

En las últimas décadas, la mortalidad en España se ha mantenido estable, con un repunte en 2003 que se ha ido paliando en los años más recientes. Las mejoras del sistema sanitario (con la expansión del calendario de vacunaciones a la cabeza) y los avances socioeconómicos han conseguido estabilizar la tasa de mortalidad en unas cifras ya de por sí reducidas. Aún así, la caída de la tasa de la natalidad ha provocado un repunte porcentual de este indicador, que la mayor recepción de inmigración extranjera está mitigando en los últimos años.

ETERNALIA: Mantenimiento de tumbas

Para aquellas personas que desean un cuidado especial de las tumbas de sus familiares y no pueden (o no quieren) hacerlo personalmente, está Eternalia. Los trabajos que proporciona abarcan desde la limpieza de las fosas, hasta las reparaciones de desperfectos e, incluso, la colocación de flores en determinadas fechas. Venciendo los recelos de quienes consideran “un deber” encargarse ellos mismos de estas tareas, Juan Pedro Mellinas, gerente y fundador de esta empresa, se lanzó el año pasado a emprender en el sector funerario. Desempleado entonces, vio la oportunidad de ofertar unos servicios “tan habituales en otros países” (y que en España ya se brindaban en Madrid, Barcelona o San Sebastián), para prestarlos en la zona de Murcia. Desde allí gestiona la demanda de una clientela de lo más variada: personas que viven lejos del cementerio, ancianos que no están en condiciones de cuidar las tumbas de sus allegados o quienes por comodidad o por temor a todo lo que tenga que ver con la muerte prefieren no hacerse cargo personalmente. 

Pero, ¿resulta rentable un negocio de este tipo en plena crisis? “La rentabilidad empieza a verse pasados unos meses, cuando se va acumulando una cartera de clientes”, asegura Mellinas, para quien los contratos de mantenimientos anuales y los trabajos en grandes cementerios (“donde aparecen más clientes” y son más productivos al poderse hacer en un mismo emplazamiento varios servicios) son las claves de su crecimiento. Un desarrollo que comprende también su expansión a través de la franquicia. Su objetivo es llegar al resto de la geografía española.

www.eternalia.es

REMEMORI.COM: Obituarios online

Un espacio de homenaje para mantener vivo el recuerdo de quienes han fallecido”. Así define Elvira Abajas, socia fundadora y directora ejecutiva, el objetivo de Rememori.com, un portal online donde se pueden publicar esquelas, obituarios y todo tipo de textos y fotografías en recuerdo de personas fallecidas. Y la acogida no podía ser mejor: diariamente se publican entre 350 y 450 esquelas nuevas (el 40% de los fallecimientos que se producen en España), que reciben más de 50.000 mensajes cada mes. En el último año el crecimiento de las visitas se ha incrementado un 45,53%, hasta llegar a las 530.000 visionados mensuales.

Según reconoce Abajas, es “la necesidad de difundir las esquelas con inmediatez y permanencia en el tiempo” lo que incita los usuarios a publicar, siendo los más jóvenes los más activos en el portal. De hecho, es esa proactividad lo que ha permitido a este negocio encontrar su lugar en un sector tan tradicional. “Los usuarios han ido mostrando el camino a seguir para aportar valor en aquello que les interesa: homenajes, velas virtuales, flores, recordatorios de aniversario, alertas por fallecimiento…”, asegura.

Eso sí, a la hora de poner en marcha un negocio novedoso no basta con la buena acogida del público, la financiación se hace vital. Esta se encuentra en la actualidad algo frenada, cómo no, por la crisis, que ha ralentizado los planes de expansión de su empresa: aunque presente en Argentina y Uruguay, el principal objetivo de Abajas es abrir un portal en Latinoamérica. Aun así, la próxima incorporación de nuevos socios hace prever que esa meta no tardará en cumplirse. No obstante, recuerda que “las esquelas han sido y son un negocio rentable tanto en papel como a través de Internet”.

www.rememori.com

ALGORDANZA: Cenizas convertidas en diamantes

Hasta el día de hoy, cuando un ser querido fallece lo habitual es desprenderse del cuerpo. Nosotros proponemos que se puedan conservar las cenizas convertidas en una joya”, explica Yasmín de la Vega, presidenta de Algordanza Ibérica.

Este es, grosso modo, el concepto de negocio de una empresa cuyo éxito en el ámbito internacional es evidente: desde que naciera hace ocho años ya ha conseguido estar presente en 25 países, con una operatividad que abarca todo el mundo. Y eso que en España, como reconoce De la Vega, no ha sido nada fácil hacerse un hueco en un sector “muy cerrado”, en el que “a las empresas tradicionales no les conviene que haya nuevas opciones”.

Aún así, han logrado hacer llegar su oferta al público combinando toda clase de técnicas de venta, desde los tradicionales anuncios en revistas y la comercialización directa, hasta aprovechar el tirón de las nuevas tecnologías con el marketing online. Además, la repercusión que su iniciativa ha tenido en los medios de comunicación ha resultado un auténtico gancho para los compradores, que han visto en este producto una forma de “conservar la esencia de su ser amado”, señala.

www.algordanza.es

GIEM SPORTS: Espacios memoriales

Cada vez hay más gente que se decide por la incineración y sólo un 20% opta por depositar las urnas en los cementerios. Una circunstancia que desde Giem Sports vieron como una oportunidad de negocio. Porque si bien es cierto que lanzar las cenizas al mar o al campo sigue siendo lo más recurrente, se dieron cuenta de que muchos aficionados aprovechaban los circuitos turísticos por los estadios de fútbol para tirar “de extranjis” los restos de sus familiares difuntos sobre el césped.

Supieron canalizar esa demanda y quien lo desee ya no tendrá que depositar las cenizas a escondidas. Para ello, esta empresa ha llegado a acuerdos con distintos clubes españoles (Betis, Atlético de Madrid, Espanyol y Barcelona) y con el Circuito de F1 de Montmeló, para situar columbarios en sus instalaciones donde los forofos que quieran puedan descansar eternamente, junto a murales que recuerdan grandes gestas deportivas. Una idea que según su consejero delegado, Santi Bach, está calando en el sector y no sólo en España: el interés de clubes de otras partes del mundo les ha llevado a elaborar un plan de internacionalización, por el que ya tienen las patentes para desarrollar este negocio en los mercados japonés y estadounidense.

“La aceptación está siendo muy buena, porque nosotros no vendemos cementerios, sino espacios memoriales, nada tétricos, y con un alto contenido emocional”, explica Bach. Unas novedades que no se limitan al producto, sino también al modo de venderlo. En tiempos difíciles como los actuales en los que la gente cada vez invierte menos en defunciones, Giem Sports ha optado por “poner imaginación y adaptarse a la situación del mercado”, moderando los precios y dando facilidades de financiación.

www.giemsports.com

MÉMORA: Entierros ecológicos

El caso de Grupo Mémora es paradigmático. A pesar de contar con una consolidada presencia en la industria de decesos, nunca ha perdido las ganas de innovar y abrirse a negocios nuevos, como el de los entierros ecológicos, que hace unos años empezó a comercializar. La idea, según su director general, Eduard F. Vidal, ha sido aunar “la experiencia y el respeto por la tradición con la innovación de los productos y servicios, en consonancia con la evolución de la sociedad”. Y, ¿en qué consisten estos ecofunerales? Básicamente, en el empleo de materiales ecológicos en todo el proceso funerario: desde los féretros y las urnas biodegradables, hasta los trajes para acondicionar al difunto. “Utilizamos maderas procedentes de bosques controlados, barnices al agua que reducen la utilización de productos químicos, una caldera de biomasa que reutiliza los restos de madera como combustible, y filtros de dioxinas en los crematorios”, señala Vidal, a la vez que se jacta de que el grupo es “el primero en el sector funerario” en  conseguir la certificación medioambiental 14001 en uno de sus centros. 

Esta opción ecológica es cada vez más demandada por una sociedad que dista mucho de la de hace unas décadas. Y es que, como añade Vidal, “para ser rentables, primero hay que invertir en conceptos como la innovación, la creación de productos de valor añadido y la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios”. Más aún en una época de gran concienciación medioambiental. Quizá ésa haya sido la clave de su gran expansión y rentabilidad: en los últimos 10 años Mémora se ha consolidado como el primer grupo funerario en España y Portugal.

www.memora.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo