5 negocios pasados por agua

Un centro de buceo de alto rendimiento, leasing de yates de lujo, pesca deportiva internacional, economía colaborativa marítima...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El mayor centro de buceo de alto rendimiento

Solobuceadores

Se han marcado un ambicioso objetivo: llegar a ser el centro de buceo más grande del mundo.

Su artífice es Daniel Rodríguez, con más de 20 años de experiencia en esta actividad, que junto a su socia Vanesa López decidió buscar el apoyo financiero y profesional de otros 27 socios y constituir una cooperativa.

Los orígenes de Solobuceadores SCM se remontan a 2010, con una inversión inicial de 49.000 euros. “No contábamos con una sede fija y todo el material lo guardábamos en casa. Empezamos a dar bautismos de manera gratuita para darnos a conocer. Más adelante empezamos a impartir cursos a domicilio: a gente que tenía piscina propia. Esto seguimos haciéndolo”, explican.

El volumen de actividad fue creciendo. “Gracias a la facturación realizada, nos establecimos en una piscina alquilando dos de sus calles. Vista la aceptación del negocio durante un año, ¿por qué no ir a mas?”, recuerdan.

Rodríguez, licenciado en Empresariales, sólo tenía en mente montar el mayor centro de buceo del mundo y, junto a su socia, se dio cuenta que algunos de sus alumnos tenían un gran potencial para el desarrollo de la actividad. Les ofrecieron colaborar y surgió el espíritu de cooperativa y así, Solobuceadores SCM, una escuela de buceo deportivo de alto rendimiento para particulares y empresas y de venta de material para la práctica de esta actividad, situada en Parla (Madrid), con 1.500 metros. 

Leasing de yates de lujo

Agua Marina Nautical Services

Esta empresa, que facturó el año pasado más de 400.000 euros, es uno de los referentes en asesoramiento y leasing de embarcaciones de recreo.

En 1997, con 19 años, Olaya García entró en contacto con el mundo de la náutica. “Empecé a trabajar de asistente comercial en el salon naútico de París. Allí conocí a dos directivos de Banque Populaire Cote d’Azur, especializados en leasing naútico. En 2003 les hice un estudio de viabilidad para introducir su producto de leasing. Iniciamos una relación comercial para crear conjuntamente un nuevo producto financiero para el mercado español, con ventajas fiscales francesas, mediante reducción de IVA a través de un leasing náutico”.

 

Con el apoyo de estos directivos y unos 100.000 euros, García puso en marcha un año después la empresa AguaMarina, especializándose en ofrecer soluciones ágiles para la compra de embarcaciones de recreo. “Actuamos como personal boat shopper: buscamos barcos según los gustos y necesidades del cliente. Asesoramos fiscal, jurídica y financieramente. Nos encargamos de la matriculación y toda la documentación necesaria. Así como del hibernaje, amarre, limpieza, reparación, logistica, etc.”.

Alquiler de embarcaciones 'sin compromiso'

Fanautic Club

Con tintes de consumo colaborativo, este club náutico pone embarcaciones a disposición de sus socios por una media de 80 euros la salida.

¿Consumo colaborativo y club náutico en la misma frase? ¿No te cuadra mucho? Pues la realidad es que esta empresa se parece más a un car sharing que a la típica asociación de navegación. Su sistema consiste en ofrecer una flota de barcos a vela y a motor para sus usuarios, que pueden reservar a través de la web la fecha y la embarcación que quieran utilizar. Pueden navegar desde unas horas sueltas a unos cuantos días seguidos, de forma que no tienen que comprometerse a alquilar un periodo de tiempo largo una embarcación si quieren hacer un uso reducido.

"La propiedad, en según que casos, es totalmente innecesaria. Si una persona se compra un velero de 10 metros y lo usa durante 10 años, con el seguro, el amarre, y el mantenimiento, contando con que lo use unas 30 veces al año (que estaría por encima de la media), cada salida le costaría más de 600 euros. Los socios de Fanautic pagan de media 80 euros por salida y no se tienen que preocupar de nada", explica Diego Orgallo, cofundador de la empresa junto con Fernando Larunbe.

También ponen a disposición de los socios patrones para las salidas de los más inexpertos y acuerdos con escuelas náuticas para conseguir el título de patrón. Disponen además de un programa para propietarios de embarcaciones por el cual ceden su barco a la flota de Fanautic y dejan de asumir los costes de amarre, seguro, mantenimiento y limpieza, pero pueden seguir utilizándolo.

Empezaron en mayo de 2012 en Mallorca. Poco a poco, y bajo un modelo de franquicia, ya están presentes en Valencia, Barcelona y Málaga. "Es importante destacar nuestra actividad de Club. Fanautic lo forman una comunidad de navegantes y por ello organizamos periódicamente actividades (sobre todo en temporada baja) para que los socios se conozcan entre ellos y realicen actividades tanto de ocio como más técnicas de navegación, como especialización en fondeos, cursos de pesca, cursos de vela, etc".

Airbnb de barcos

Nautal

Roger Llovet, patrón de Altura; Eduardo Robsy, programador web; Octavi Uyà, Financial Risk Manager y gerente en Deloitte, y Eduard Llovet: experto de usabilidad con experiencia en empresas internacionales como Doctoralia, eDreams, Infojobs…, estaban convencidos hace tres años que el modelo de Airbnb se podía trasladar a otros sectores. Hablar ahora del modelo Airbnb y su potencial no tiene mérito. Hacerlo tres años atrás, sí. Su idea era trasladarlo al alquiler online de embarcaciones. 

Así nació Nautal, una plataforma de alquiler online de embarcaciones con más de mil embarcaciones en Alemania, España y Francia. ¿Es negocio? Cada embarcación es alquilada durante una media de dos semanas y su precio medio son unos 900€. Echa cuentas. A finales de 2013 cerraron una primera ronda de inversión de 185.000 euros y en mayo de 2014 abrieron Nautal.fr. En diciembre de 2014 abrieron Alemania. 

"Nautal nació como una startup viculada al consumo colaborativo, debido a que observaron que los pilares que sustentaban modelos como el de Airbnb eran perfectamente aplicables a la náutica (activos caros e infrautilizados y una demanda insatisfecha)", explica Octavi Uyá. 

"Con el crecimiento se decidió ser totalmente abierto y permitir tanto a particulares como a empresas de chárter darse de alta en Nautal. Actualmente, aproximadamente el 50% de los propietarios tienen un único barco en Nautal", continúa. 

En esta plataforma los propietarios de barcos y empresas de chárter pueden anunciar su barco gratuitamente; solo se cobra una comisión cuando se finaliza una reserva. Ayudamos a los particulares que nunca han alquilado para asegurar que su alquiler sea 100% legal.

"Los anunciantes pueden llegar a un público más grande e internacional con su integración en Nautal y a la vez conservar su autonomía para fijar los precios por temporada, ofrecer descuentos y usar su barco siempre y cuando lo deseen", concluye.

Plataforma de pesca deportiva internacional

FishFishMe

Se conocieron en 2010 mientras cursaban un MBA en la Universidad Hkust (Hong Kong). Un día, José Luis Gil y Abdullah AlShalabi intentaron sin éxito encontrar un barco en el que salir a pescar, un hecho que les volvió a ocurrir en otras ocasiones en varios países.

Esto les llevó a plantearse la idea de por qué no existía una plataforma, similar a los buscadores online de hoteles, que ofreciera una forma sencilla de encontrar y reservar barcos para salir a pescar.

En 2012, una vez finalizado el MBA, se pusieron manos a la obra y el resultado fueFishfishme, un marketplace que conecta a personas que quieren practicar la pesca deportiva en barco con empresas de embarcaciones recreativas que ofrecen charters de pesca. Cuentan con más de 700 barcos repartidos en 35 países.

“Tradicionalmente, la búsqueda de este tipo de servicios se ha realizado offline, con una comunicación ineficiente entre cliente y proveedor del servicio, con precios opacos, falta de información y dificultad en la gestión de la reserva. Fishfishme elimina la fricción que existe en ese proceso, agregando toda la oferta de charters agrupada por destino y utilizando la tecnología, aportando valor al cliente final para encontrar toda la información y reservar de forma sencilla. Asimismo, proporcionamos a empresas que ofrecen estos charters nuevos canales para promocionarse y conseguir nuevos clientes que mejoren su ocupación”, explica Gil. 

A finales de 2012, abrieron una oficina en Dubái para validar el mercado en Oriente Medio: “Durante nuestro primer año de actividad, realizamos centenares de transacciones y, en 2014, decidimos añadir barcos en otros destinos internacionales en Europa, Asia, África y América. A finales de este año, abriremos una oficina en California para expandir nuestras operaciones en Estados Unidos y América Central, donde hay un gran mercado”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo