Lecciones impagables de 4 jóvenes startups especializadas

Siempre que hay una necesidad insatisfecha, surge una oportunidad de negocio. Así lo han entendido estas cuatro startups.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Hace un año y medio estaba en una consulta de endocrinología y entró una niña de diez años, puso la bomba de insulina encima de la mesa y dijo que no quería seguir con el tratamiento, que quería dejarlo. Contó que sus amigas se reían de ella en el colegio y que le era tremendamente incómodo estar poniéndosolo y quitándoselo, y que no podía soportarlo, que hasta ahí había llegado. La doctora le explicó todos los problemas que podían surgir si dejaba el tratamiento, incluso le dijo que se podía quedar ciega de mayor. Y ella dijo que por encima de su cadáver. Y se fue sin tratamiento”, relata Eduardo W. Jorgensen, médico y cofundador de Medicsen.

“Pensaba que en algo tan común debía haber iniciativas de tratamiento que mejoraran la calidad de vida de los pacientes. Resulta que no. En esa misma consulta pensé que quería solucionarlo”, continúa.

Un año después, su empresa, Medicsen, ha recibido inversión de un fondo dubaití para desarrollar un páncreas artificial no invasivo que combina un reloj con sensores y un parche que aplica la insulina, y una app que gracias a un algoritmo realiza los análisis precisos para individualizar el tramiento. En un año prevé tener en el mercado una aplicación testada con pacientes.

¿Los grandes no entran?

La primera pregunta que te haces cuando te cuentan un negocio de este tipo es: ¿Y no entran los grandes? “Grandes marcas como Medtronics, incluso Apple y Google están investigando. El problema que tienen, desde nuestro punto de vista, es que la forma que tienen de acercarse a la solución del problema es con tecnología actual, con una bomba y un sensor como los que ya existen hoy en día”, argumenta este médico-emprendedor.

Como Medicsen, MedBravo, Mutyo y Leuko son startups que comparten su interés en mejorar la vida de los pacientes, pero que, además, tienen claros sus modelos (potenciales) de negocio. Te mostramos sus propuestas a continuación.

Mutyo: ¿necesitas un estudio genético?

Identificamos a través de nuestra plataforma online si un paciente necesita un estudio genético y le recomendamos el más adecuado”, explica Alberto Acedo, cofundador de Mutyo. La idea original era la de conectar sólo con los pacientes y ofrecerles una herramienta para ayudarle a tomar la decisión de acudir al doctor si existían indicios de una enfermedad genética, pero la ampliaron también a los médicos.

Aprende de ellos:
“Está diseñado para el paciente y para el médico. Además no está asociado a un solo laboratorio: tienen cabida todas las soluciones diagnósticas. Asimismo al tener centralizado la solicitud de estudios, puede servir como plataforma de gestión y seguimiento de las pruebas solicitadas”.

Leuko: análisis con dispositivos ópticos

El bajo número de glóbulos blancos es el efecto secundario más común para pacientes de quimioterapia. “Pensamos que si hubiera un dispositivo que permitiera poder hacer un seguimiento de los niveles de glóbulos blancos se podría detectar antes cuándo están inmunosuprimidos”, apunta Carlos Castro, cofundador de Leuko. Han diseñado un pequeño dispositivo óptico que permite tomar imágenes de capilares muy superficiales en el dedo, cerca de la uña.

Aprende de ellos:
Entender cómo puede ser viable una red digital. “A los patrocinadores, la industria farmacéutica, que es la que financia estos ensayos, le ofrecemos la posibilidad de hacer una edición customizada de la información dentro de la red. También prevemos cobrar al patrocinador del ensayo por las derivaciones”.

Medbravo: red mundial de ensayos clínicos

Ahora mismo entre un 3% y un 5% de los pacientes de cáncer que hay en Europa tiene la posibilidad de acceder a ensayos clínicos”, se lamenta Aurelia Bustos, cofundadora de MedBravo, un software en la nube que quiere convertir a todos los hospitales del mundo en una red en la que pacientes, investigadores y oncólogos estén conectados y resulte fácil derivar enfermos a un ensayo clínico que pueda mejorar su pronóstico. Hasta ahora se hacía levantando el teléfono...

Aprende de ellos:
Entender cómo puede ser viable una red digital. “A los patrocinadores, la industria farmacéutica, que es la que financia estos ensayos, le ofrecemos la posibilidad de hacer una edición customizada de la información dentro de la red. También prevemos cobrar al patrocinador del ensayo por las derivaciones”.

Medicsen: páncreas artificial en la muñeca

Están desarrollando un páncreas artificial no invasivo, que combina los sensores de glucosa con nuevas variables (estrés, ejercicio, alimentación, frecuencia cardiaca...) con el objetivo de individualizar el tratamiento y administrar la insulina en infusión continua de forma no invasiva. La insulina, el sistema de administración y los sensores se encuentran incorporados en un wearable con apariencia de smartwatch con un parche que suministrará la medicina.

Aprende de ellos:
“Está diseñado para el paciente y para el médico. Además no está asociado a un solo laboratorio: tienen cabida todas las soluciones diagnósticas. Asimismo al tener centralizado la solicitud de estudios, puede servir como plataforma de gestión y seguimiento de las pruebas solicitadas”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo