8 ideas de negocio futuristas

Turismo, salud, ocio, inmobiliario... Hemos ideado ocho ideas de negocio imposibles inspiradas en avances científicos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cruceros al Polo Norte

Ahora son expediciones ‘arriesgadas’ para turistas avezados, pero dentro de tres décadas podrían convertirse en cruceros en toda regla. Se espera que, como efecto del calentamiento global, en el año 2070 ya no quede nada de hielo en el Polo Norte. Hasta entonces será cada vez más accesible y permitirá ir trazando nuevas rutas marinas. Los científicos acaban de anunciar que la superficie de hielo en el Ártico es la más pequeña desde que se empezaron a recoger datos por satélite, hace casi 30 años. Ahora, la superficie de la capa de hielo es un 20% inferior a la media registrada entre 1978 y el 2000. El turismo ya venía demostrando un cierto interés por estos destinos, pero un interés limitado al fin y al cabo que abre con las nuevas rutas nuevas posibilidades, por ejemplo, para el turismo de cruceros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comunidades libres de alergias

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, si juntamos todos los procesos alérgicos, de seguir al ritmo actual, en el año 2050 la mitad de la población española será alérgica a algo. Dado que las enfermedades vinculadas a las alergias van evolucionando a medida que van evolucionando las vacunas, y que los gases contaminantes no hacen sino agravar estas enfermedades, lo más seguro es que estas previsiones se cumplan. Así, será un placer para la mitad de los españoles poder pasar fines de semana o vacaciones en lugares donde no tengan que preocuparse por sus alergias, tanto si son a los ácaros, como si son a la leche o los huevos. Un negocio de futuro podría consistir en crear comunidades en entornos controlados en los que se monitorizasen a los clientes y se evitase que entrasen en contacto con algún ambiente o con algún producto, comestible o no, que pudiera producirles alergias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Domótica aplicada a los estados de ánimo

El negocio de la domótica irá mucho más allá que regular nuestro ahorro energético o permitirnos interactuar con nuestros electrodomésticos a distancia. Además será capaz de interpretar nuestros estados de ánimo al pasar por la puerta. Bombillas y lámparas que se autorregulan en función de los estados de ánimo, paredes que cambian de color para hacernos sentir más cómodos si hemos tenido un mal día o que nos estimulan para no distraernos durante el trabajo, hasta muebles que se modifican en función de cómo haya sido nuestro día en el trabajo (alzándose, reclinándose, dándonos un masaje). Cada casa tendrá un conocimiento inteligente de sus ocupantes y será capaz de adaptarse a cada uno de ellos en cada una de las habitaciones. Imagina una casa que sabe que esta noche no tienes ganas de hacer la cena y al detectarlo se ocupa de encargar a domicilio tus platos preferidos a tu restaurante chino favorito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Clonación forestal

La aplicación industrial de la clonación forestal está limitada hoy en día por el coste. Sencillamente resulta más caro clonar un árbol que plantar semillas. No obstante, los avances científicos permitirán abaratar y equiparar estos costes. En treinta años, la biotecnología forestal habrá superado los actuales cultivos in vitro y habrá descubierto nuevas técnicas para regenerar los árboles por completo, de forma controlada (más eficiente y ocupando menos espacio). Los clones, que tienen el mismo vigor de crecimiento, calidad de madera o corcho, resistencia a plagas o enfermedades o la misma tolerancia a las condiciones de estrés que los árboles a partir de los que fueron creados, permitirán recuperar especies perdidas y crear nuevos espacios verdes (con usos para la creación de microclimas, reservas forestales, museos ecológicos...). Ahora mismo no se pueden clonar todas las especies vegetales, pero dentro de tres décadas, la empresa que se ocupe de ello habrá dado con un negocio de futuro...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El negocio del sueño

Ni la cirugía estética, ni el deporte. Dentro de treinta años estará de moda el sueño. La sociedad actual está desaprovechando paulatinamente las horas de sueño. Recientes estudios han puesto de manifiesto que, por ejemplo, los niños menores de 5 años duermen una media de 9 horas cuando las recomendadas son de 12 a 15. Esto puede conllevar problemas tanto físicos como de aprendizaje, por no hablar de la posibilidad de que a medida que crezcan vayan reduciendo esas horas de descanso. Se ha comprobado ya que en adultos la falta de sueño puede provocar cambios neuroendocrinos que deriven hacia la obesidad. El negocio del sueño girará en torno a coaches de sueño –cuánto debes dormir en función de cómo seas y de lo que estés haciendo, cómo repartir tus horas de sueño—, clínicas de sueño –tras una mala temporada te vas a un balneario a dormir, nuevos medicamentos –que permitan que el cuerpo y el cerebro descansen más en menos tiempo—, camas más cómodas, dormitorios urbanos (en esto ya se han dado los primeros pasos) para echar una siesta...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Anuncios holográficos

De la misma manera que se espera el desarrollo de la ‘televisión’ holográfica, la publicidad encontrará en holografías integradas en la calle un nuevo modo de expresión y una nueva forma de relacionarse con los consumidores a pie de calle. Por un lado surgirán oportunidades para las empresas que aporten los equipos de grabación, para productoras acostumbradas a trabajar con este tipo de soportes y para agencias de publicidad especializadas en plasmar los mensajes publicitarios en hologramas que hablarán de tú a tú con los consumidores mientras caminan por la calle o cuando se sientan en el autobús o cuando encienden su teléfono móvil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Departamentos de felicidad en el trabajo

Un reciente estudio de la Universidad de Lancaster revelaba que los trabajadores insatisfechos tienen una mayor tendencia a contraer enfermedades. Aquellas personas que no se sienten a gusto en sus lugares de trabajo, son presa fácil del agotamiento emocional, la pérdida de la autoestima, la ansiedad y la depresión, según los autores del estudio. Sin embargo, aquellos empleados que están complacidos con lo que hacen tienen mayor probabilidad de mantenerse sanos y felices. De la misma manera que se ha instalado una cultura de prevención de riesgos laborales, se instalará una cultura, y unos departamentos, de prevención de infelicidad en el trabajo: detectando estados de ánimo, proponiendo actividades lúdicas para compensar. Un paso más sofisticado de la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Biomecánica deportiva aplicada al campo de la empresa

La biomecánica de aquí a mediados de siglo estará más que superada. De la misma manera que se ha descubierto que el entrenamiento puntual, adaptado a una prueba concreta para un deportista, da mejores resultados que un fuerte entrenamiento constante para estar preparado para cualquier tipo de prueba, combinando tecnología y estadística, en el futuro estos conocimientos se podrán aplicar al campo de la empresa y al campo de la formación de posgrado en las escuelas de negocio. Empleando las mismas técnicas de la biomecánica se buscarán estrategias de eficiencia laboral en cada empleado una vez se incorpora a la empresa. Y lo que le interesa más a las empresas: se podrá medir el rendimiento físico e intelectual de los empleados de forma más acertada, y sus capacidades a la hora de contratarles (con aplicaciones también a los métodos de selección de personal del futuro).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo