Cómo aprovechar las ideas de negocio desarrolladas en la Universidad

No todos los investigadores universitarios lo tienen tan claro como para dar el salto y montar una spin–off. Hay otras fórmulas de colaboración entre la universidad y la empresa: un equipo de investigación po­dría convertir­se en una nueva línea de negocio para tu em­presa, en tu departamento de I+D+i o en tu laboratorio. Si optas por estas dos últimas opciones, tienes estas herramientas a tu alcance.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Investigación patrocinada y consultoría técnica

Puedes aprovechar un laboratorio como si fuera un departamento de tu empresa. Si una compañía encarga a un profesor o a un equipo de investigación un análisis o le realiza una consulta, eso es un trabajo de investigación/consultoría y se puede remunerar al profesorado en virtud de la ley (art. 83 de la Ley de Ordenación Universitaria).

Puedes consultarlo aquí.

¿Qué tipo de condiciones se suelen pactar en estos contratos?

Cada Universidad tiene sus condiciones a la hora de firmar contratos de investigación y consultoría, pero:

1. Con carácter general, se pacta expresamente que todos los derechos de propiedad intelectual e industrial derivados de la obra resultante, patentes de invención, know-how y tecnología, en general, que se desarrollen durante la ejecución del proyecto pertenecerán exclusivamente a la empresa como único titular de los mismos.

2. Asimismo se permite a las empresas con la que se firma el acuerdo que exploten libremente los resultados, patentables o no, que tuvieran su origen en el proyecto de investigación a que se refiere este contrato. Asimismo, podrá conceder licencias de explotación para terceros, y de cuya concesión dará cuenta siempre a la universidad.

3. Las universidades participan de los beneficios netos que se produzcan como consecuencia de la explotación de patentes y marcas en el 50 por ciento, salvo que, concurriendo circunstancias excepcionales, el Consejo Social establezca una distribución diferente.

4. La universidad que suscribe el acuerdo no asume ninguna responsabilidad frente a terceros y es ajena a los litigios sobre patentes y a los derivados de la fabricación y explotación comercial de los resultados de la investigación, si bien se suele exigir que sus investigadores deberán dar el debido soporte técnico para la defensa de las mismas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Licencia de invenciones y tecnologías propias

Puede interesarte también adquirir directamente una patente.

Te puede resultar interesante hacer un screening de patentes disponibles de centros públicos de inverstigación y abiertos a la industria con el objetivo de licenciar.

Patrick Tresserras, cofundador de Avizorex, nos contaba que "encontré una patente vinculada a un nuevo tratamiento para tratar la sequedad ocular (pretende tratarlo desde un punto de vista terapéutico). Les contacté y les dije: Soy un emprendedor. Me interesa esta patente. ¿Cómo lo podemos hacer? Me pusieron en contacto con el investigador principal de la patente, un neurocientífico reconocido a nivel mundial. Le propuse montar la empresa juntos y ocuparme yo de estructurarlo empresarialmente de tal forma que le resultara interesante a los inversores...".

¿A dónde acudir?

Las gestionan los departamentos de patentes de las universidades. Muchas de ellas tienen ya patentes y buscan empresas interesadas en desarrollar aplicaciones para productos concretos y/o licenciar su utilización. 

La tramitación de las patentes se realiza a través de las oficinas de transferencia de resultados de investigación de cada universidad. Ofrecen apoyo técnico en la redacción y tramitación de solicitudes de patentes nacionales; gestión y tramitación ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) de las solicitudes nacionales y seguimiento de los expedientes durante la vigencia de la protección; y presentación ante la OEPM de las solicitudes de extensión internacional PCT.

Periódicamente se convocan subvenciones públicas para este tipo de patentes.

Por cierto, existe una particularidad: el software no se puede patentar, pero sí se puede registrar en la Oficina de Registro de la Propiedad Intelectual. Se comienza por acudir al registro regional de cada Comunidad Autónoma. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Programa Torres Quevedo

El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad financia, mediante subvenciones, la contratación de investigadores por empresas, asociaciones empresariales y centros tecnológicos.

Cofinancia el coste total de contratación de un investigador, ya sea un doctor o técnico, para desarrollar proyectos de investigación industrial, desarrollo tecnológico o estudios previos a la I+D, y tiene una duración de hasta tres años. Las ayudas tienen carácter de subvención directa y pueden ascender hasta el 75% del coste total de la contratación en función del tipo de proyecto y tipo de entidad beneficiaria.

Más información aquí (convocatoria 2018).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Investigación en colaboración

Periódicamente se convocan programas de ayudas a la investigación y desarrollo (como el Plan Nacional de I+D, Programa Marco de I+D de la Unión Europea, entre otros) para la financiación parcial de proyectos empresariales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo