Las 25 ideas de negocio más raras de la última década

Nos encontramos, a menudo, con empresas diferentes, de, uhmmmm, difícil calificación. Que sean poco convencionales, ojo, no quiere decir que no sean negocio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ropa anticarteristas

Si esto no es un nicho, nosotros ya no sabemos qué es un nicho. Cuál ha sido nuestra sorpresa cuando nos hemos encontrado con Clothing Arts, una empresa estadounidense que fabrica pantalones a prueba de carteristas. Y no, esto sí que no es ninguna acción de marketing. Han estado analizando cómo trabajan los carteristas y después de mucho I+D han dado con una combinación de cierres que, sin dejar de ser elegantes, le dan problemas hasta a los chicos de Danny Ocean. Comenzaron diseñando pantalones para viajeros, pero han terminado ampliando a una línea de negocio para ropa casual, incluso para ir a trabajar.

¿Interesa? Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado llegan hasta donde llegan. Los hurtos registrados en el Metro de Barcelona han descendido un 19% en el último año, coincidiendo con la puesta en funcionamiento del dispositivo Xarxa por parte de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana. Esto en sí, es una buena noticia. Pero la tasa de reincidencia entre el millar de detenidos es muy elevada, ya que el 78% han sido arrestados en más de una ocasión. Así que como al final los carteristas terminan volviendo a salir a la calle, casi te sale más a cuenta llevar uno de estos pantalones. Y quien dice Barcelona, dice Madrid o dice las Fallas de Valencia. Podrían ofrecerlo los hoteles...

Un club de tiro fashion

Hasta ahora creías que lo más fino en materia de clubes deportivos eran 4.000 metros cuadrados de instalaciones con la tecnología más avanzada, una amplia sala de fitness, dos piscinas llenas de luz natural, un completo Spa, dos estudios para clases colectivas, un tercer estudio especial para spin con cincuenta bicicletas de última generación, una zona dedicada para niños, una zona lounge con cafetería, ordenadores con internet de alta velocidad, WiFi y parking gratuito. Estabas taaaan equivocado. Porque hay clubes deportivos y clubes deportivos.

Pegar unos cuantos tiros con las amigas los viernes

Estamos acostumbrados a hileras interminables de bicicletas elípticas, dispuestas en pelotones atrapados en una eterna etapa de transición, cintas de correr, toallas blancas con la textura de un erizo. Incluso nos hemos acostumbrado a un par de estanterías-expositores de cristal con cuatro camisetas, cuatro champús y un par de deportivas en exposición. Pero en ningún local de esos, seamos claros, te puedes poner a pegar tiros, ni con licencia ni sin licencia. Al menos no puedes hacerlo de forma legal. Ni tienes ahí una tienda de 650 metros cuadrados con lo último de lo último en armas de fuego. Ni tampoco tienes un restaurante tipo DiverXO (sin listas de espera oficiosas), ni te puedes fumar unos puros habanos a 200 euros el cigarrito. Porque eso es un club de tiro, dirás. No, no te has enterado. Si conoces los clubes de tiro sabrás que poco tienen que ver con los clubes deportivos de diseño, mucho menos con la restauración desestructurada, los copazos y los puritos habanos.

Esa es la propuesta del Frisco Gun Club, un club deportivo de Dallas que combina el lujo de los clubes de campo y los clubes deportivos de élite con el club de tiro. Vamos que no es habitual que un grupo de amigas dejen a los niños con los padres y se vayan de marcha a un club de tiro. ¿O deberían?

Un fotógrafo de vacaciones

Ahora menos, pero hace un par de décadas cuando volvíamos de las vacaciones y nos encontrábamos con que esas dos fotos fantabulosas que habíamos tomado al amanecer en la playa del Sardinero junto a nuestra media naranja estaban, vaya, desenfocadas. Ese momento no se iba a repetir y nos habíamos quedado con un recuerdo desenfocado. Hacer fotos era un acto de fe.

Ahora, con cualquier móvil se pueden hacer fotos con todo tipo de efectos con calidad, hasta tal punto que ya no nos llevamos las cámaras de vacaciones. ¿Para qué? ¿Verdad? De lo que no nos hemos dado cuenta es que el desarrollo tecnologico ha sido inversamente proporcional a nuestro talento. Y ahí es donde ha encontrado un hueco Flytographer, que ofrece un fotógrafo profesional para retrarte-retrataros cuando estáis de vacaciones. Como si fuera un Paparazzi, pero sin la necesidad de esconderse. Es más como si fueráis protagonistas de un documental y os siguieran las 24 horas del día porque sois taaaaaan interesantes.

La diferencia de calidad está clara. Ahora, también lo está el precio.

Los gorrillas de Silicon Valley

Hay profesiones que se pueden elevar de categoría. Se pueden elevar hasta la categoría de servicio. Qué decimos de servicio, de startup cocinadita en Silicon Valley. ¿Por qué no elevar a la categoría de startup, por ejemplo, el negocio sumergido de los gorrillas? Venga, sabemos que estás harto de buscar un sitio donde aparcar cuando sales los fines de semana. Que el sistema de la ORA no siempre funciona, que no siempre te cuadra dejar el coche en un parking público, privado o concertado.

Pero también sabemos que tampoco te hacen gracia los gorrillas a los que si no les das un eurito cuando te sugieren un milagroso espacio en la calle, ay, tío, te rallan la pintura. Ah, y sabemos que te dan miedo los aparcamientos por la noche. ¿Qué te parece que un tipo bien vestido, con el porte de un mayordomo inglés, te espere en la puerta de ese lugar al que vas y te recoja las llaves y se ocupe de aparcarte el coche? Este es el negocio que ha lanzado la norteamericana Caarbon. Te cobran seis dólares por hora.

Podcasts de consejos picantes para tu vida sexual

Aquí no queremos condicionarte: ¿Crees que trasladar el tradicional servicio de un teléfono erótico a un podcast de envío mensual a través de un servicio de suscripción puede ser negocio? Bueno, vale, hemos sido un poco demagogos. A ver ahora: ¿Crees que un podcast mensual con técnicas para añadir un poco de alegría a tu vida sexual y cobrarte 5 euros al mes por este toque picante puede ser negocio? Blindfold cree que sí.

Vinilos con tus cenizas

¿Te imaginas dejar un epitafio de dos caras? Enrique Jardiel Poncela ya dejó el pabellón bastante alto con aquello de si queréis los mayores elogios, moríos, pero un disco de vinilo. ¡Venga ya!

El sector mortuorio nos ha dejado hasta ahora grandes ideas de negocio, desde las urnas funerarias con forma de cadillac hasta la conversión de las cenizas en joyas para que las puedan llevar tus seres queridos, pasando por la posibilidad de que tus cenizas queden guardaditas por los siglos de los siglos en el circuito de Montmeló. Tres cuartos de lo mismo con los animales de compañía. Así que honestamente cuando vimos la propuesta de valor de And Vinyly que propone tranformar las cenizas en un disco de vinilo con una carátula dibujada por un ilustrador profesional, exactamente igual que si fueras una estrella de rock aspira a ofrecer una alternativa a las urnas clásicas sobre la repisa de la chimenea. Tú, bueno tu familia, o tus amigos, proporcionais las cenizas y ellos ponen el resto –están vinculados a un sello discográfico–.

Nos contaba hace unos años Santiago Bach, fundador de MUB, una empresa española de construcción y gestión de espacios memoriales singulares en cementerios, tanatorios, criptas de iglesias y en instalaciones deportivas de que “el 80% de los familiares no sabe qué hacer con las cenizas”. En España, las incineraciones ya suponen el 40%...

Suscripción mensual de calcetines

Muchas veces nos preguntamos cómo será el cliente de servicios como Dollar Shave Club, el servicio de subscripción mensual de maquinillas y cuchillas de afeitar. Una respuesta puede ser: es como Stefan Lewinger, uno de los fundadores de Sock Fancy, un servicio de suscripción mensual de calcetines de diseño, apasionado del modelo de negocio de envíos mensuales y de los calcetines a partes iguales.

Por la buena respuesta en nuestro país de Sockaholic sabemos que un ecommerce de calcetines de calidad tiene hueco frente a la tradicional compra en El Corte Inglés, Carrefour y el omnipresente Primark, pero ¿en forma de suscripción? Eso requiere un cambio cultural en toda regla, por no hablar de la necesidad de sacar a los consumidores . ¿A qué nos referimos? Ahora mismo, con toda sinceridad responde a la siguiente pregunta: ¿Cuántos calcetines, de los que descansan ahora mismo en el cajón de tu casa están desgastados de los talones o tienen pelotillas? ¿Lo ves? Requiere un cambio de mentalidad.

Por cierto tienen una opción de suscripción de calcetines para peques, que son los que más los queman y donde tendría sentido si no fuera porque, sencillamente, a la mayoría de los padres no les salen las cuentas por mucho diseño que se le meta a un trozo de tela.

Divanes para psicoanalistas

Tú, psicoanalista de la Escuela Lacaniana de Psicoanális del Campo Freudiano, ya tienes claro que para la nueva consulta que vas a abrir quieres un sillón de brazos modelo Kubrick Wing Back, color cereza, que has visto en Made.com y que te trae medio loco. El deseo es humano. Como dijo Sigmund Freud poco antes de morir: “Siempre falta algo para la plena satisfacción... Esperando siempre algo que nunca vino”.
Lo único que te da rabia es que quedan catorce semanas hasta que te lo envíen, pero ¿qué más da? Si lo difícil era ahorrar las 329 libras + 44,90 libras de gastos de envío que cuesta. Mientras conviertes libras a euros te das cuenta... ¡de que te falta un buen diván para tus pacientes! ¡¿Cómo se te ha podido olvidar?! Tecleas en Google ‘divanes’, y los anuncios destacados, a pesar de la palabra clave, venden de todo... ¡¡¡menos divanes!!! El caso es que hay una chaise longe que podría... podría... pero tampoco, recuerda demasiado a los sillones de los dentistas.

También hay otomanos, pero son demasiado pequeños... ¿Qué haces? ¿Por qué nadie fabrica ya divanes? Y, ¿por qué no fabrican divanes para psicoanalistas? Déjate ya de tantas preguntas. A Randy Thomas, un emprendedor estadounidense de carne y hueso, se le ha ocurrido responder a estas pregunta poniendo en marcha Analytic Couch, divanes especialmente pensados para los pacientes de psicoanalistas lacanianos y no lacanianos –que, al fin y al cabo, busca el mayor número de clientes dentro de su reducido nicho–.

Y no sólo tiene producto, sino que tiene línea de producto: Cinco modelos para elegir, elegantes, clásicos –que incluso conjuntan con el color cereza de tu silla–. También ha pensado en muebles para tu sala de espera y una silla para el terapeuta, para que tengas dos preocupaciones menos –ah, y por aquello de diversificar–.

Si tenemos en cuenta que cada año comienzan a estudiar en España psicología 57.000 alumnos... ¿no es un negocio como para volverse loco?

Imprime tus fotos en tus uñas

¿Cuántas veces queremos llevar las uñas a juego con unos zapatos megaimposibles que encontramos en un mercadillo increíble, te lo prometo, en París, pero esa maldita imitación de piel de serpiente en tonos sepia no conjunta con ningún color? ¿Muchísimas, a que sí? Pues no sufras. Ahora con Nail Snaps le haces una foto a esos zapatos, la cuadras en sus plantillas de imágenes y te envían 20 uñas postizas de alta calidad con esa imagen.

Que, oye, puede ser esa imagen o la de tu Primera Comunión, que de todo hay.

Tecnología wearable útil

Sabemos que nos ponemos pesados con eso de los nichos, pero es que es el pan nuestro de cada empresa. Los desarrolladores de nuevos productos para las denominadas wearable technologies (relojes, gafas...) ya se aplican el cuento. Los primeros nichos con nombre propio: deportistas masoquistas y embarazadas.

Pavlok propone descargas eléctricas en el reloj si no cumples objetivos deportivos, eso sí, son de baja intensidad (sic). Por su parte kGoal, que actualmente se encuentra en ronda de financiación de Kirstaster, invita a las embarazadas a trabajar los ejercicios de Kegel de preparación al parto.

Come bien y paga menos al seguro

Desde que hace años nos encontramos con una aseguradora británica que cubría a payasos profesionales (tal cual) nada en el sector de los seguros nos había atraído poderosamente. Hasta ahora. Eat Right Rewards es un programa de la aseguradora privada Harvard Pilgrim HealthCare: si comes bien, y eres capaz de acreditarlo a la empresa para la que trabajas, te descuentan nada menos que veinte euros del seguro al mes.

Munición para matar zombies

George A. Romero marcó las reglas del juego en 1968: Si quieres acabar con un zombie, necesitas que pierda la cabeza. O le disparas al lóbulo frontal, o le cortas la cabeza o le arreas a base de bien con una pala. Las dos últimas requieren estar muy cerca del zombie, lo que, confía en nosotros, es peligroso. El disparo es más efectivo. Si no nos crees puedes consultarlo con la Zombie Research Society.

Y, mucho ojo, sólo tendréis éxito si conseguís producirle una herida que destruya la conexión con la espina dorsal. Requerirás un calibre superior a 9 milímetros y necesitarás munición... y ahí es donde entra Hornady, una compañía estadounidense que arrancó en los años cincuenta en un garaje, lo único que en lugar de desarrollar software, fabricaba balas del calibre 30. Ahora ha lanzado una línea de producto para acabar con la vida de zombies: Z-MAX. Lo curioso es que no es que hayan lanzado un producto, sino una línea de producto, con una veintena de referencias y, además, han patentado la marca. Han ido un poco lejos para ser una acción de marketing. Eso sí, si alguna vez hay un brote zombie, se forran.

Drones para selfies

Ya se le puede poner precio al ego. Bueno, si tú no quieres ponérselo, se lo ponemos nosotros: 850 euros, euro arriba, euro abajo. Ese es el precio que se barrunta para uno de los nuevos gadgets que se promocionan en Kickstarter a la caza y captura de inversores privados no profesionales y con los bolsillos no especialmente boyantes. Se trata de Hexo+, un dron con cámara que te sigue por la calle y te graba, documentando esa vida de crápula que llevas. Las cámaras en el casco o en el manillar de la bici o motocicleta se han quedado viejas. Pensado para deportistas de riesgo, este negocio quiere ir un paso más allá de la historia de éxito de GoPro: érase una cámara a un dron pegada, érase una cámara y un dron superlativos, érase una alquitara medio viva... Bueno, coges la ideas, ¿no?

 

Y ahora, ponle un palo

Si sólo fuera una empresa la que hubiera tenido la idea... Ahora piensa en el mismo concepto, sólo que en lugar de enganchada a un dron, la cámara va ahora pinchada en un trípode con sensores de movimiento.

Reventas de espirituosos

Desde que tienes peques, esas pedazo de fiestas que dabas en tu casa se han acabado. Se han acabado temporalmente, queremos decir. A corto plazo, adiós fiestas. Y, claro, todavía te han sobrado unas cuantas botellas de esto, lo otro y lo de más allá, a las que salvo que quieras que Meg Ryan protagonice un telefilme sobre tu vida, no vas a dar salida ahora mismo. Que sí, que en Navidades descorchas lo que haga falta, pero tienes unas cuantas botellas muertas de risa. Eso por no hablar de esa bodeguita que empezaste a reunir y con la que perdiste el fuelle. Al final, el vino no te sienta tan bien.

Y, claro, ¿qué haces con esas botellas? Porque sumando, sumando, te has gastado una pasta. Si vives en Japón y lees esto, no sufras. Ya puedes revender el alcohol que te sobra en casa. La cadena de compra-venta de productos de segunda mano Hard Off, abre ahora Liquor Off para bebidas.

Una revista del corazón con un único famoso

Más o menos por noviembre te das cuenta de que todavía no has encargado los regalos de Navidad, bueno tienes tiempo, piensas. Y luego llega la primera semana de diciembre, pasa el puente del 8 y no has encargado nada. Habitualmente coges todas las fotos digitales que has ido perpetrando durante el año y te dedicas a hacer albumes digitales, que en una semana te los imprimen y los tienes en casa a tiempo para dejárselos listos a los Reyes y a Papé Noel.

Recently quiere eliminar esa estacionalidad que nos acabamos de inventar con la mayor ligereza con el envío de un album mensual con todas tus fotos en formato revista. Puede ser tu feed de instagram o las fotos que almacenas en la cámara del teléfono o las que tomas con tu cámara digital.

¿Qué tipo de startup montaría Nostradamus?

Si no fuera porque no le encontramos el modelo de negocio ni inventándonoslo, la verdad es que esta aplicación tiene todas las de ganar en este mundo en el que vivimos: a la mayor parte de la población occidental le gusta vaticinar, y le gusta vaticinar sin tener ninguna base para ello, y le gusta pasar las horas muertas contemplando como un loro dormido las pantallas de sus dispositivos móviles. Ah y si sus vaticinios tienen la opción de llegar a miles de personas o, incluso, ser virales, les gusta más aún.

Sage es una plataforma para hacer libremente vaticinios al estilo de Nostradamos: sin ninguna base y a largo plazo, para que no haya nadie que pueda realmente contradecirnos. Échale un vistazo y te harás una idea.

No nos mires así, recuerda que esto son frikinegocios...

Por cierto, ahí va un vaticinio: si estás leyendo esto un año después de que publicaramos el artículo, el link ya no funcionará porque habrá desparecido.

Este negocio nos huele bien

A Flat D, aunque pienses lo contrario, no lo sacamos por friqui, sino por valiente. Porque hay que ser muy valiente para salir al mercado con un producto así, reconócelo. Cuando se habla de innovación, de cara a la galería resulta más llamativo investigar sobre células carnivoras, las cosas como son, que sobre un material (compresas de carbón vegetal) que sea capaz de diluir el olor de las flatulencias de enfermos –de enfermedades que no tienen absolutamente nada de gracioso– o de pacientes convalecientes –que les hayan practicado, por ejemplo, un bypass gástrico–. Cuando montas una start–up y abres un blog para ensalzar tu producto, no piensas, francamente, en que te vas a poner a hablar sobre los problemas de los que nadie habla cuando se habla de intolerancia a la lactosa.

Ahora aspiran a entrar como proveedores del Ejército.

Cómo sorprender a Phineas Fog

Viaja sin saber a dónde. Eso es lo que propone Trveler. Tú pagas por adelantado y dos semanas antes de tener que embarcar, te llega un paquete a casa que te dice a dónde vas a ir. O no sabemos mucho sobre viajar o uno de los grandes placeres de viajar esta en los preliminares, en buscar, preparar, informarte, preguntar... porque si no te gusta eso lo más normal es que te vayas a reservar tus vacaciones a un gran superficie.

Como regalo para una pareja muy viajera, curtida a los Phineas Fog, puede tener un pase, pero como para que sea negocio... Hasta ahora estos servicios no se vendían como algo 'misterioso' sino como una forma de ahorrar dinero y viajar barato, pero eso ya está trillado.

Cocktelería con precios bursátiles

El prestigiosísimo hotel Waldorf–Astoria ya se había ganado un hueco de excepción en esta edición especial de friquinegocios de tu sección favorita de Emprendedores al instalar en su neoyorquina azotea una granja de abejas en todo un ejercicio de apicultura urbana para fabricar miel para sus clientes y de paso ayudar al ecosistema de la ciudad con intereses polinizadores. Y sobre eso íbamos a escribir cuando, zas, así, por sorpresa, nos enteramos que en uno de sus prestigiosísimos bares –tiene varios dentro del hotel, que ocupa una manzana de la ciudad, cuyo tamaño es similar, a tu barrio entero– fluctúa en función de cómo se haya comportado ese día la Bolsa de Nueva York.

Que la Bolsa sube, el precio de las copas en el Bull & Bear Steakhouse sube. Que la Bolsa cae, irremediablemente, el precio de las copas baja. Así de sencillo. ¿De sencillo? Está claro que tendrá más afluencia cuando la Bolsa va mal que cuando va bien, ¿no? Mientras sigan ofreciendo sus caipiriñas de fresa, que son la sensación entre la clase alta neoyorquina, les da igual. Además, para aprovechar la oferta bursátil hay que apoyar en Facebook el bar. Entre el margen de las copas y lo que se ahorran en marketing no es una mala estrategia.

Gastronetas virtuales

Como no había suficiente burbuja con los food trucks, Made For Food Trucks ofrece plantillas de webs para gastronetas. ¿Necesitamos explicar por qué esto tiene menos sentido que sensibilidad? Ah, bueno.

Hoteles invisibles

El colmo del minimalismo. O el sueño de un Ewok. No lo tenemos claro todavía. ¿Qué te parecería pasar un fin de semana con tu tres cuartos de naranja en la bucólica localidad sueca de Harads dentro de un cubo colgado de un árbol con paredes-espejo que hacen que esta singular estructura se confunda con el paisaje? Si esto ya te llama la atención, ¿qué te parecerían otra habitación con forma de platillo –también colgada de un árbol–; otra, escalofriante, con forma de nido –que es la que más sentido tiene que esté colgada– y otra modular donde las haya con forma de vagón de teleférico? Todas ellas forman parte del complejo hotelero Treehotel, en el que cinco habitaciones -no vaya a ser que deje de ser exclusivo­–, todas ellas de lujo, cuelgan de árboles, como frutas maduras. Cuesta sólo 1.180 euros por persona el fin de semana en temporada alta.

El complejo cuenta con sauna, pero no con restaurante, así que la simpática localidad de 501 habitantes agradece que los fines de semana entre dinero en el pueblo. Si pensamos en que en España hay más de 3.796 pueblos con menos de 500 habitantes y 1.037, con menos de 100 habitantes... Se nos ocurren habitaciones con formas de bellota, de boina, de botijo...

Papel de envolver personalizado

Y si no quieres hacer un album con tus fotos, a lo mejor te interesa algo más efímero, como juntar tu feed de instagram y convertirlo en papel de regalo. Es lo que plantea WrapMe y, francamente, para algunas fotos lo vemos hasta terapéutico. Por lo de romper el papel luego, queremos decir.

Guía para workaholics

Un guía de espacios de trabajo para workaholics y nómadas digitales tiene todo el sentido, con el grado de profundidad que tiene Work Hard Anywhere , otra cosa es cómo conseguir que dé dinero, porque pagando por la aplicación ya te decimos que no van a pagar los consumidores, mucho menos los nómadas digitales. 

 

Libros que desaparecen

Ay, si Maxwell Smart levantara la cabeza. Aunque todo apunta a un producto diseñado por la loca y fértil mente de Q en el MI5 –que, por cierto, en la vida real existe y tiene el cargo de Chief Scientific Adviser, y no, no diseña bolígrafos láser–: un libro que se autodestruye –aproximadamente– a las tres semanas, te lo leas o no. Lo sacas de su embalaje –está envasado al vacío, como el jamón york y las buenas ideas– y tienes sólo tres semanas para leerlo. Para entonces la tinta habrá desaparecido y con él la trama, el conflicto, los personajes y los sentimientos y sólo te quedará un cuadernos de hojas grandes. El proceso comienza cuando entra en contacto con la luz y con el aire.

La idea, que tiene ya algunos años, lo reconocemos, fue de la editorial-librería argentina Eterna Cadencia para fomentar la lectura de autores noveles: de hecho el único libro que ha lanzado hasta ahora en este marquetiniano formato ha sido una antología de autores noveles jóvenes hispanoamericanos que aspiran a no desaparecer al entrar en contacto con los lectores. Al parecer, eso de que desaparezca la tinta es una metáfora.

¿Alguien se anima con dar vida al zapatófono?

Mejor hijo, marido, padre, pareja...

¿A qué aspiras tú en la vida? ¿A ganar mucho dinero? ¿A ser presidente de Gobierno? ¿A ser un cantante de fama internacional? ¿A ser un empresario de éxito? ¿O eres menos materialista y aspiras a ser mejor padre, mejor hijo, marido o nieto? Ojo: mejor, que no el mejor.

Si esa es tu aspiración y eres de ese tipo de personas que escriben sobre friquinegocios y que son poco detallistas, Goddess Alert es tu servicio. Se puede explicar de muchas formas, pero se traduce en una app para hombres para recordarles que sean detallistas con todas las mujeres de su vida: esposa, madre, abuela, hija, hermana... Les recuerda fechas importantes, les sugiere cuándo llamar, sobre qué preguntar, cuándo tener un detallito...

Publicidad - Sigue leyendo debajo