¿Qué tipo de negocios montan los adolescentes?

Estos cinco negocios tienen un punto en común: los pusieron en marcha emprendedores antes de graduarse... en el colegio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Poketti

¿Por qué tiene sentido enseñar creación de empresas a niñas/os de 12 años en el colegio de forma divertida? Por proyectos como Poketti. Olvida por un instante de qué va este artículo. Si te decimos que un par de emprendedoras de Palo Alto, California, tienen la idea de poner en marcha una marca de bolsos con forma de animales cosidos a mano, con todo ese rollo handmade in USA, y que para financiarlo (necesitan 20.000 dólares) lanzan una campaña en Kickstarter, ¿a que te suena normal? ¿A que no piensas que las dos emprendedoras tienen 12 años y están en séptimo grado?

Si antes de desvelarte la edad, te decimos que han lanzado un juego gratuito en la App Store, que asisten a ferias sectoriales del sector juguetero (donde se han posicionado), que saben moverse con celebrities (en la banda de edad a la que se dirigen)... no se te ocurre pensar que además de la empresa, estudian y no quieren perderse sus clases de ballet.

Pues todo esto han conseguido en menos de tres años Sydney Loew y su hermana Kris.

Si te interesa poner en marcha un proyecto de este tipo en el colegio de tus hijos, a lo mejor te interesa echar un vistazo a este artículo de Emprendedores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Kettle and Fire

Kettle and Fire es idea de Nick y Justin Mares dos hermanos que en el último curso del instituto, deportistas ellos, se obsesionaron con uno de los productos estrella (por el momento) de la paleo dieta: el caldo de huesos de animales (bone broth, en inglés) alimentados únicamente con piensos naturales. Y todo ello con un packaging ecológico. Aseguran que son la única marca estadounidense de este segmento de mercado orgánica. No está mal como posicionamiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mo's Bows Memphis

La verdad es que no es habitual que un chaval de doce años reciba una llamada de un tal Tommy Hillfiger –sin que haya un programa de televisión lacrimógeno mediante–. Pero es lo que le ocurrió a Moziah Bridges, el fundador de Mo's Bows, una marca de pajaritas que comenzó en 2011 –su abuela le enseñó a coser y en un mes le vendió su primera pajarita a un compañero del campamento de verano por 5 dólares–. Bridges es el más mediático de estos seis emprendedores.

Desde que en febrero de 2012 lanzó una tienda en Etsy –ha llovido mucho desde entonces, y ahora ya tiene una tienda propia online y una distribución offline (en febrero de 2015 ya tenía pedidos de Neiman Marcus)–, ha aparecido en la revista de Oprah, una máquina de crear mitos en Estados Unidos, y ha participado en el mediático programa de creación de empresas Shark Tank.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Designed by Lei

La historia de LeiLei Secor es muy similar a la de Moziah Bridges: comenzó a producir un complemento que le apasionaba cuando todavía estaba en el colegio, abrió una tienda en Etsy, resulta que el producto gustaba... En verano de 2012, antes de empezar su último año en el instituto quiso hacer las típicas prácticas estivales en un restaurante o en una tienda local. Nadie le respondió, así que se le ocurrió que podía convertir su hobby, fabricar pulseras de macramé, en un pequeño negocio vendiéndolas en Etsy.

Pues no, no vendió ninguna. Y se le ocurrió ver qué productos de joyería tenían éxito (abandonó el macramé) en esa plataforma. Y se puso a fabricarlos. Y tardó en vender, pero empezó a vender. Se dio cuenta de que si mejoraba los textos y se trabajaba las imágenes, vendía mucho más. Y así vendió 12.000 piezas. Ahora sigue vendiendo en Etsy, pero tiene su propia tienda online Designed by Lei.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Stargaze jewelry

Durante su último año en el instituto Esma Ilyas fabricó en clase de manualidades (piensa que estamos hablando de Estados Unidos) un collar que terminó siendo la comidilla (en el buen sentido) de las redes sociales de sus compañeros. ¿Por qué no fabricar más? ¿Por qué no convertirlo en empresa? ¿Por qué no combinar complementos y una línea de tops...? Y así nació Stargaze.

El estilo nada tiene que ver con LiuLiu. Se aleja del estilo hecho a mano. Además, tiene un programa de influencers que ya le gustaría a muchas marcas. Ya vio que funcionaba cuando estaba en el colegio...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo