4 emprendedores sociales que debes conocer

Estas son las industrias que quieren revolucionar los 4 protagonistas de este año de los premios sociales de Ashoka en España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Viviana Waisman: La defensa de los derechos de la mujer de Women's Link

Centran la lucha en la defensa de los derechos de las mujeres y las niñas de todo el mundo. Fundada por Viviana Waisman en 2001, Women's Link Worldwide, organización sin ánimo de lucro, se vale del poder del Derecho para promover un cambio social que favorezca los derechos de las mujeres y las niñas, en especial, de aquellas que “enfrentan múltiples inequidades”.

Cómo le llegó la inquietud: “Yo creo que nací para trabajar en temas de justicia social. Desconozco la causa, pero tengo la sensación de que no fui yo quien eligió. Toda la vida me estoy haciendo la misma pregunta: ¿qué pasa con las mujeres, qué pasa con las niñas?. No somos una minoría, somos la mitad de la población.

El problema: La discriminación en contra de las mujeres y las niñas se manifiesta de distintas formas: desde la desigualdad en el ámbito laboral, hasta los altísimos índices de violencia. Y, sobre todo, existe un prejuicio contra la mujer en la mayoría de los sistemas legales del mundo, que las coloca en desventaja frente a la justicia.

La solución: El prejuicio inherente a muchos sistemas de justicia, en particular en los países en desarrollo, es algo que se acepta como norma social. Desde Women’s Link Worldwide Viviana, abogada, trabaja para cambiar esta situación a través de 3 líneas de trabajo: Creando jurisprudencia para promover estándares legales, fortaleciendo la capacidad de los profesionales del sector legal y la defensa de la mujer y creando concienciación dentro del sistema judicial y en la sociedad civil.

Logros: “Llevamos el caso de Ángela González contra España. Es una mujer que fue víctima de la violencia de género durante muchos años y después de separarse, en una visita no supervisada, el maltratador mató a la hija y después se suicidó. Tenía más de 30 denuncias buscando esa protección. El sistema de justicia falló. Desde Women's llevamos su caso ante un comité de Naciones Unidas y conseguimos la primera denuncia contra España de la violencia de género y cambiar el debate público en casos de violencia cuando hay niños involucrados. A ello se suman más de 10 sentencias pioneras en todo el mundo; haber contribuido a la despenalización del aborto en Colombia o haber transformado la defensa de las víctimas de trata, además de ser modelo de inspiración para miles de activistas.

Nuevos retos: El caso que más le preocupa en este momento es el tema de los refugiados.  “Creo que tanto en España como en Europa estamos viviendo la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Estamos buscando un cambio de paradigma en un doble sentido: necesitamos que se entienda que no es sólo una crisis humanitaria, con miles de personas que mueren cada día, sino también, y este es el segundo, hacernos la pregunta de qué está pasando con las mujeres y las niñas”. Se refería con esto al hecho de que, entre un 80 y 90% de los casos de niños que se dan como desaparecidos, corresponden a niños varones “cuyos derechos, claro, también hay que proteger, pero de nuevo sorge la pregunta de, ¿dónde están las niñas?” aludiendo así a casos de redes de tratas o prácticas de matrimonio prematuro que sufren en muchos casos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
David Cuartielles: El nuevo modelo educativo de Arduino Verkstad

Cofundador de Arduino, David Cuartielles hace tiempo que decidió centrar su interés en la pedagogía antes que en la evolución de la empresa. Su deseo es motivar a una generación de adolescentes a ver la tecnología como aliada para resolver sus propios problemas haciendo.

Cómo le llegó la inquietud: “La culpa de que sea profe es de mis padres. Me surgió dar la oportunidad de dar clases desde muy joven y ya no paré. Al llegar a la Universidad me preguntaron qué quería ser y dije que profesor. Me invitaron a que probase, a comparar lo que cobra un ingeniero y, a los dos años, volví a la Academia”.

El problema: “En el mundo que vivimos todo es digital y la tecnología avanza constantemente. El problema que tenemos es que en educación no podemos avanzar a la misma velocidad y los profesores no encuentran el tiempo que les hace falta para formarse y traer esto a las aulas. Ese es el problema que intentamos resolver. La tecnología avanza muy rápido y lo que no va tan deprisa son las personas disponibles para cubrir ese mercado laboral y, sobre todo, una gran carencia de mujeres”.

La solución: “Desde Arduino, que es una plataforma de hardware, software y documentación libre que se emplea a explicar cómo funciona la tecnología digital hemos visto que es posible ayudar a la gente a formarse desde edades muy tempranas…Lo que necesitamos es ayudar a los profesores a cambiar una forma un poco más tradicional de dar clase a una en la que se convierten en los mentores de los alumnos que hace una investigación para crear sus propios proyectos”.

Por ello, a través de su entidad, Verkstad , ha insertado en la educación formal una metodología para acercar la tecnología tanto a profesores como a jóvenes. Clases de Tecnología Creativas (CTC) es un itinerario académico de 9 meses con un kit basado en el Arduino. Con él los alumnos desarrollan trabajos de gaming, robótica o electromecánica.

Logros: “No solo estamos consiguiendo que los profesores cambien su forma de dar la clase y se adapten a otra forma de aprendizaje, sino que también vemos como los alumnos se convierten en agentes de cambio. Alumnos que empiezan sin tener ni idea de tecnología, pasan a realizar proyectos muy complejos”.

Actualmente están llegando a una media de 2000 centros nuevos cada trimestre. Ha conseguido, también, expandir sus clases de tecnologías creativas por las aulas de España, Suecia y Ecuador; 15.000 alumnos utilizan la tecnología para solucionar problemas y 1000 profesores han sido formados ya en esta metodología. la misma que ha sido probada con éxito en jóvenes en riesgo de exclusión.

Retos: “Yo creo que la tecnología, como herramienta, debería estar presente en todas partes. No me refiero a que todos tengan que se programadores, que también me parece peligroso, sino a que todos comprenda cómo funcionan las cosas y saber utilizarla para las tareas que deben desarrollar. Es ahí donde tiene que producirse el cambio” 

Otro de sus retos todavía no cumplidos es demostrar la validez a toda la sociedad. “Una cosa es que a nosotros nos parezca obvio que esto es interesante, y otra que tengamos que demostrar que esto funciona realmente y que todos tienen que adaptarse. Eso lleva tiempo. El Ministerio tiene que ver esto, tiene que sindicarlo y hacer una infraestructuración de este proceso y poner los medios”. Agradeció, en este sentido, la colaboración de muchas entidades privadas en el proyecto. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
María Almazán: La otra manera de trabajar en moda de Latitude

Desde lalitude están revolucionando el sector de la moda con un sistema abierto y escalable respetuoso con los derechos humanos y el medio ambiente.

Cómo le llegó la inquietud: Como responsable de una importante marca de moda, María Almazán viajaba a numerosos países para supervisar la producción. “La vivencia la tuve en dos bloques. Uno en el terreno, cuando vas con un cargo de superioridad a los mejores hoteles y en las mejores condiciones y después llegas a la fábrica, sin luz, aire, y muchas deficiencias más. Luego, además de lo social, estuvo lo medioambiental porque en muchos de esos sitios no había depuradoras y veías el río del pueblo con el mismo color que el vaquero de moda de la temporada, la misma agua que luego bebía la gente. Pensaba que si no veía eso era que se me estaba opacando la mirada, hasta que decidí que por ahí no quería ir y que el mundo de la moda debía cambiar”.

El problema: “La industria de la moda provoca serios problemas medioambientales y sociales a nivel global. De hecho es la segunda más contaminante de todo el planeta. El problema que nos encontramos es que hemos ido a un sistema productivo que se ha desmadrado y hay que reconducirlo”.

La solución: “Las marcas quieren trabajar de otra manera, pero tienen que entender cómo hacerlo en sus procesos. Se trata también de que no se conviertan en iniciativas aisladas, sino conjuntas para transformar tanto la industria como la mentalidad de los consumidores. Por eso nosotros en Latitude lo que hemos hecho ha sido crear una red de talleres sostenibles que pone el foco en las personas y en el medio ambiente para trabajar con las marcas”.

Para ello está diseñando una plataforma para que el modelo sea totalmente abierto y replicable. Además, trabaja muy de cerca con las grandes marcas para ayudarlas a adaptar sus procesos de compra, asesorándolas y conectándolas con talleres que hayan demostrado su sostenibilidad social y medioambiental.

Logros: “Desde que abrirnos Latitude, nos hemos reunido con casi todas las marcas del país y hemos conseguido ya cambios importantes, de hecho una de las grandes cambió toda su producción de ropa interior y relocalizó en Galicia parte de la producción”. Asimismo, ha creado ya una red de 6 fábricas sostenibles en España (5 en Galicia y 1 en Madrid)  y facilitan el acceso a más de 700 tipos de materiales sostenibles.

Nuevos retos: “Esto es un gran tren que viene a toda velocidad, yo no lo puedo parar, tengo que cambiarlo en movimiento. Esto requiere un cambio lento, aunque progresivo”. Su reto más inmediato es poner a funcionar en Madrid su taller donde dará trabajo a víctimas de trata, “unas mujeres infinitamente luchadoras e inspiradoras para mí, porque muchas son mujeres en riesgo de exclusión con niño a su cargo”. El protocolo que tiene ya en sus talleres lo trasladará a este nuevo de carácter social con las peculiaridades que tiene. “Sería como el primer taller social que incide directamente en este problema y es muy emocionante y todo un reto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carmen Pellicer: El derecho a la excelencia educativa de cada niño desde Trilema

Carmen Pellicer creó la Fundación Trilema bajo los principios de aglutinar sabiduría, compromiso y pasión que es como se traducen, respectivamente, las palabras logos, ethos y pathos que constituyen el nombre de Trilema.

Cómo le llegó a la inquietud: “Yo creo que nací profe. Ya de niña  jugaba con mis hermanas a dar clase. El recuerdo primero es mi madre, en la mesa camilla, dándonos clase a nosotras. Esto ha marcado mi vocación”.

El problema: “Nuestro sistema educativo adolece de muchos problemas, tasas de fracaso escolar superiores a 1/3 de la población estudiantil, tasas de abandono superiores al 20% pero, sobre todo, una mediocridad aceptable que se ha generalizado como modelo”.

La solución: “Esto nos lleva a nuestro proyecto que bautizamos con la metáfora del cubo rubik, hay que hay que mover 6 elementos de forma simultánea para poder cambiar una escuela: el currículum (qué enseñamos), la metodología (cómo) y la evaluación (cómo acompañamos a los niños en la mejora de su aprendizaje). Esto supone cambiar la organización de la escuela, hacerla flexible y autónoma y personalizar todo el sistema educativo para adaptarlo a las necesidades de cada niño.  Esto requiere, además, y es el más importante, el cambio de liderazgo como fuerza compartida que transforma la vida de todo el centro mediante equipos fuertes que compartan la visión.

Logros: Desde la Fundación Trilema han llegado a más de 50.000 profesores y 3.000 escuelas de todo tipo. Han impartido, también  25.000 horas de formación presencial. Carmen Pellicer es también coautora del Libro Blanco sobre la Profesión Docente y su Entorno Escolar, junto a José Antonio Marina, e intervino en el diseño de la asignatura de la Educación para la Ciudadanía.

Retos: “Hay que seguir luchando para que todos los niños se beneficien del derecho a la excelencia educativa que les corresponde”. Se preocupó también Carmen Pellicer por aquellos centros que se sienten satisfechos de sí mismos y de los que dejan a niños por el camino porque, creen, que no se acercan a los niveles requeridos. “Solamente estos es imposible cambiar. El resto, pueden evolucionar todos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo