6 ideas de negocio que persiguen un sueño

Sus emprendedores nos cuentan el modelo de negocio y cómo las han puesto en marcha, para que te puedan servir de ayuda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dacara Corporate: ‘Fashion markets’ para empleados

www.dacaracorporate.com

Elena Badia y Maite Garrós han diseñado un servicio conjunto para empresas y trabajadores. “Acercamos a los trabajadores, y en su propio lugar de trabajo, aquellos servicios o productos que utilizan en su día a día, sin necesidad de desplazarse o de usar su tiempo libre. De esta manera, las empresas –y sus áreas de recursos humanos, marketing o comunicación– pueden incorporar esos servicios como una parte más de la retribución no salarial que perciben los empleados. Y aumentar, así lo que se conoce como salario emocional”, subrayan. Estos servicios se mueven en dos grandes áreas, que se ofrecen en las instalaciones de las empresas: fashion markets (ropa de firmas, complementos y bisutería) y otros servicios (que incluyen semanas temáticas saludables, desfiles solidarios o tintorería, peluquería, farmacia o estética). El negocio radica en torno a los partners que están presentes en los fashion markets o que ofrecen sus servicios a través de Dacara Corporate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
MasQi: Una masía del XIX para dar sentido a la vida a través del yoga y la meditación

www.masqi.es

Lo tenía todo, pero había perdido el sentido de su vida. “Estaba envuelta en una vía de estrés, que no lo achaco sólo al trabajo. Tenía 35 años y estaba inmersa en la crisis de los 40. En mi vida lo había conseguido todo. Profesionalmente, tenía un buen trabajo en el sector textil, estaba casada, tenía un hijo, una bonita casa, viajaba mucho... Hacía lo que quería porque tenía un buen nivel económico. Pero llega un momento en el que se empieza a derrumbar todo. Me separo. Y a partir de ahí se me cae todo. Me encuentro vacía y entro en una crisis existencial”, confiesa Sonia Ferre. Entonces decide darle sentido a su vida. “Empiezo a practicar yoga para quitarme
la ansiedad y el malestar que tenía. Y a sentirme mejor. El yoga me lleva a la meditación y a varias disciplinas más. A nivel terapéutico, empiezo con una psicóloga gestalt y a replantearme la vida de forma más consciente de como lo había hecho hasta entonces”. En 2010, busca un lugar donde disfrutar de unas vacaciones, “que incluyera yoga, terapias, masajes, que a la vez fuera bonito y, por qué no, que pudiera disfrutar de un buen vino. En España no había sitios así y se me ocurrió utilizar mi casa –masía del siglo XIX restaurada y ubicada en el parque natural de la Sierra de Mariola, Alicante– y convertirla en masQi”. Se forma como profesora de yoga y terapeuta en varias disciplinas y, en 2014, abre masQi, donde las personas pueden mejorar su estilo de vida, recuperando la salud y su estado de ánimo. “Impartimos un programa holístico para que ellos lo adapten a su día a día. Trabajamos cuerpo, mente, emociones, como un todo. Damos clases de yoga y meditación, paseos por la naturaleza y alimentación macrobiótica, con productos ecológicos y de temporada”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
EngrApp: App para geolocalizar puntos de interés

www.engrapp.com

Manuel madruga y Federico Valdivia, compañeros de carrera y socios en Sancus Media, una incubadora o desarrolladora de proyectos de base tecnológica, llevaban varios meses buscando una idea en la que invertir y la inspiración les llegó... esquiando. “La idea de EngrApp se me ocurrió esquiando, cuando me separé del grupo de amigos del viaje. Entonces pensé que si tuviéramos una aplicación donde pudiéramos ver dónde estábamos los miembros del viaje, hubiese sido más fácil encontrarnos o habernos podido pedir ayuda en caso de necesidad y no esperar en los puntos de reunión en las horas fijadas o ver quiénes estábamos ya en esos puntos o en qué cafeterías de la estación. Y así nació EngrApp”, recuerda Valdivia.

Al volver a Madrid, le comentó la idea a su socio, y tras un primer estudio de la app, “descartamos este proyecto, como habíamos hecho con otros. Aunque la idea nos parecía muy interesante y le seguíamos dando vueltas, le faltaba algo más. Tras una segunda, tercera, cuarta o quinta reflexión, adaptamos la app a lo que es ahora”.

EngrApp es una app que combina la mensajería y geolocalización para personas y grupos, con la se puede interactuar compartiendo
la posición cuando así se desee, y fijando puntos de reunión o de interés en el plano, simplemente presionando sobre el mismo, y compartiéndolos con algún grupo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nepcom: Mensajería que garantiza la privacidad

https://nepcom.es

Han trabajado durante más de tres años en el diseño y la programación de Nepcom, una app de mensajería instantánea que garantiza la privacidad,
 la confidencialidad y la seguridad de las conversaciones en el ámbito corporativo. Sus creadores son Eduard Blasi, Aventi Bonson y Joan López, y su modelo radica en la venta de licencias: gratuita hasta cinco contactos o cinco conversaciones, “y si el usuario quiere utilizarla de forma habitual en su negocio, el precio es 7,89 euros anuales. La razón no es otra que costear el servicio porque no existe el ‘todo gratis’ en Internet. Si es gratuito, probablemente el producto son los datos de los usuarios y nos tomamos muy en serio la privacidad. Ofrecemos plena información y máxima transparencia sobre qué datos tratamos, dónde los guardamos, durante cuánto tiempo y para qué. Pretendemos otorgar al usuario pleno control sobre sus datos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Photoslurp: Vender más con fotos que ‘cuelgan’ los usuarios

https://hi.photoslurp.com/es

Para que te hagas una idea, en un día cualquiera 117.272 usuarios de instagram suben a esta red social más de 250.000 imágenes en las que mencionan, con hashtags, a las principales marcas de moda, complementos y zapatos de España. Sí, parece mentira, pero es así.

Sólo así tiene sentido Photoslurp, plataforma de visual commerce marketing que permite a las marcas vender más utilizando las imágenes que sus propios clientes han colgado en las redes mostrando y usando sus productos.

¿Cómo funciona?

Recolecta, vía hashtags, el contenido visual-social que se genera en Instagram, Twitter y Facebook. Una vez publicadas en su web, permite a las marcas vincular estas imágenes a cualquier producto de su catálogo para que los visitantes puedan ir a la página del producto que aparece en la imagen social.
 “La idea original fue otra. Comenzó siendo una aplicación web para compartir fotos independientemente de la red que utilizara”, reconoce Eulogi Bordas, cofundador y CEO. “Desarrollamos eso, lo lanzamos
al mercado, pero la idea se quedó ahí. Teníamos 5.000 usuarios activos, pero con eso no hacíamos nada. Y decidimos cerrarlo”. Enviaron un correo a todos sus usuarios contándoles que iban a cerrar para que se descargaran sus imágenes. “Nos contestó uno de los early adopters de la aplicación y nos dijo: Tengo una factoría de e-commerce. Estoy trabajando en uno de gafas de sol y tengo idea de lanzar más. Vuestro ‘software’, ¿en lugar de buscar sólo imágenes de personas compartiendo, puede buscar imágenes de personas que lleven un producto de mi marca? Hay una empresa que hace una cosa en EE UU que quiero implantar aquí. Les he pedido presupuesto, pero es muy caro. ¿Cuánto me costaría que transformaráis lo que ya tenéis en lo que ya está haciendo esa compañía?”. Se pusieron a trabajar en esa propuesta y después en otras más, y “pasamos de un Photoslurp enfocado a personas a uno orientado a negocio de la mano del requerimiento de un usuario”. Tienen clientes como National Geographic y un 50% de su cartera paga por adelantado, en lugar de un fee mensual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Autocines Madrid: El primer intento serio de motocine madrileño

www.autocinesmadrid.es

A lo largo de este año verá la luz Autocines Madrid, el segundo intento, 58 años después del fiasco del primer motocine madrileño, por resucitar una nueva fórmula de ocio. Sus fundadoras Tamara Istanbul y Cristina Porta tienen claro que no montan (sólo) un cine al aire libre, sino que venden una experiencia a particulares y marcas y que ofrecen un estilo de vida aspiracional (con food trucks y un local de copas alternativo donde ver conciertos de música en directo). Es la única forma de competir con un sector en crisis con grandes salas y con oferta de ocio alternativa.

No en Madrid

Los autocines funcionan en España desde hace tiempo.
 En la actualidad, hay siete (en Torrelavega, Gijón, Denia, Getxo, Ribadesella, Mutxamel y El Saler), pero no en Madrid. Tienen un aforo medio semanal del 75-80% (para una media de 150 plazas), un tráfico de clientes razonable para que a un negocio de este tipo le salgan las cuentas. En Madrid, son unos cinco millones de personas. Las dimensiones importan: lo que es negocio para 150 plazas puede no serlo para 800. Igual que la ubicación o el modelo de ingresos. Autocines Madrid cuenta con un terreno de 20.000 m2 en el nudo de Manoteras, con capacidad para 350 vehículos. Cincuenta y ocho años después, en Madrid hay más coches, pero también más televisiones, más salas (que no más cines), más opciones de ocio: desde tabletas hasta fines de semana en cualquier parte del mundo por menos de 200 euros... Si en 1959 era difícil, en 2017 no lo es menos.

La diferencia es que estas emprendedoras no montan un cine al aire libre, sino que venden una experiencia a particulares y marcas (para presentaciones, eventos, grabación de spots...). “El terreno fue lo primero. Ha sido lo más difícil porque necesitábamos mucho terreno y buscábamos espacios infrautilizados que pudiéramos recuperar. También hemos hecho un exhaustivo estudio de mercado”. De no haberlo hecho, se habrían quedado en la proyección de películas indies, algo que les hubiera abocado, aseguran, al cierre. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo