5 ideas de negocio especializadas en el mercado de singles

Cada vez son más los singles en España, por lo que los clientes únicos cada vez tienen 
más tirón, con infinidad de negocios especializándose en este segmento. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Timpik. App para deportistas

Como muchos grandes negocios, Timpik surgió de una necesidad: la que se encontró su fundador, Camilo López, cuando por motivos laborales tuvo que trasladarse a Madrid desde Granada y se dio cuenta de que no tenía con quien jugar al fútbol. De esa forma creó una app que sirviese de lugar de encuentro para toda esa gente dispuesta a hacer deporte, pero sin compañeros, de modo que puedieran unirse. “No diría que es gente solitaria, sino personas que por distintos motivos no tienen amigos concretos con los que jugar”, explica Andrés Lozano, CEO de la aplicación.

Rápida expansión

A pesar de ser una herramienta cien por cien digital, sus métodos de difusión son más tradicionales: el boca a boca es lo que mejor funciona. Además, contactan con diferentes clubes para dar a conocer su plataforma y que la difundan entre sus socios, con lo que consiguen aumentar la afluencia en sus instalaciones. Unos sistemas sencillos, que están dando sus frutos: por el momento, ya tienen registradas a unas 190.000 personas (unas 3.500 nuevas cada mes), con unos 18.000 usuarios activos y la celebración de una media de 3.000 partidos de pádel y 1.000 de fútbol cada mes. Para poner en marcha este negocio, se necesitaron 400.000 euros, provenientes principalmente de equity y de un préstamo de 150.000 euros de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA). “Es una empresa rentable”, asegura Lozano, quien reconoce que 
la facturación anual ronda
 los 170.000 euros, con una rentabilidad de 60.000. Eso sí, por el momento no se plantean grandes cambios estratégicos, toda vez que consideran que aún hay un entorno poco digitalizado en la sociedad, lo que frenaría cualquier nuevo proyecto. “Queremos crecer poco a poco y consolidar esa rentabilidad”, concluye.

Gruppit. Club de ocio

Un segmento en crecimiento y muy activo desde un punto de vista social y cultural. Así define Rafa Serra, CEO y cofundador de Gruppit, el sector de singles al que se dirige su plataforma, encargada de organizar eventos, excursiones y viajes con el objetivo de que sus clientes conozcan a “gente de su perfil sociocultural con la que compartir aficiones y llevar a cabo sus actividades preferidas”. Un tipo de clientela bastante volátil, ya que las condiciones personales de cada uno cambian mucho a lo largo del tiempo. De ahí que su reto sea “ofrecer un producto que se mantenga en el tiempo”, ya que no sólo se dirigen a solteros, sino a personas que en un determinado momento les apetezca realizar actividades en solitario, sin sus parejas ni amigos. Sus centros neurálgicos de operaciones se encuentran 
en Madrid y Barcelona, donde cuentan con oficinas físicas, pero también tienen un equipo de relaciones públicas en otras ciudades, como Valencia y Milán. Además, se trata de un negocio netamente digital, ya que las comunicaciones con sus usuarios se producen por redes sociales, web, app y newsletters semanales, y con campañas de marketing online para dar a conocer sus servicios de AdWords y Facebook.

Inversión reducida

Al tratarse de un negocio
 de servicios, la inversión requerida para ponerlo en marcha no fue muy elevada y corrió a cargo de los propios socios fundadores. Tras más de 10 años operando, en la actualidad facturan tres millones de euros directos y cuatro millones indirectos, por lo que, como reconoce Serra, se trata de un negocio rentable, que emplea a 15 personas y que ya cuenta con un proyecto de expansión a medio plazo, con vistas a incorporar el modelo de negocio en otros países.

Yporquenosolo. Agencia de viajes

Puedo hacer lo que realmente quiero a la hora de viajar y conocer los destinos que mi entorno no quiere conocer o incluso puedo ser la persona que realmente soy durante una o dos semanas al año”. Con esa filosofía Santiago Rey fundó Yporquenosolo, una agencia que organiza viajes por todo el mundo en grupos reducidos con un único requisito: todo el que quiera apuntarse tiene que hacerlo solo, sin amigos, familia, pareja... Y es que la libertad que aporta no tener a un conocido al lado es para Rey una de las claves de su negocio, ya que “cuando la gente viaja sola y sabe que
 el resto del grupo lo hace en esas mismas condiciones, el ambiente y el trato entre ellos es más abierto y cómodo”.

Clientes prescriptores

En sus inicios, la novedad del negocio propició que apareciese en muchos medios de comunicación, lo que permitió dar a conocer la empresa. Ahora, además del trabajo de difusión a través de las redes sociales, es el boca a boca su mejor canal de difusión: “Cuidar a tus clientes y que sean ellos los que promocionen tu empresa”, recomienda Rey. Y a pesar de que poseen agencia física, entre el 90% y el 95% de sus clientes contratan los viajes a través de Internet.

Aunque las agencias de viajes tienden a desaparecer, Yporquenosolo se aprovecha de haber sido la primera empresa en cubrir este nicho de mercado y en el auge de este modo de viajar: “Este año esperamos facturar
entre 1-1,5 millones de euros. Nuestras previsiones, si nuestros políticos lo permiten y el mundo se vuelve un poco más cuerdo, es llegar a una facturación 2-2,5 millones de euros en los próximos tres años”, augura Rey. 

Enotumismo. Empresa de enoturismo

Las personas solteras
cada vez tienen menos reticencias a viajar solas, a conocer gente, a pasarlo bien con amigos nuevos”, reconoce Enrique López, fundador de esta agencia que junta a personas solas para disfrutar del vino. “Tenemos claro que no somos una agencia matrimonial; sólo queremos pasarlo bien conociendo nueva gente y visitando bodegas”, puntualiza. “Enotumismo es diferente; es la oportunidad de satisfacer tu curiosidad sobre el vino, descubriendo nuevas zonas y bodegas, y a la vez ampliando tu abanico de amigos”.

Esta empresa surgió gracias al éxito de otro de los proyectos de López, El Cavino, que reúne a personas que quieran hacer el Camino de Santiago visitando diversas bodegas. Con una inversión inicial de 50.000 euros, sacaron adelante esa iniciativa a principios de 2015 y tras varios viajes se dieron cuenta de que mucha gente acudía a esos eventos sola, lo que les dio la idea de crear una línea de negocio dirigida en exclusiva a ese público independiente.

Cada vez son más

Aunque se trata de un negocio reciente, cuenta con dos bazas a su favor que hace que López tenga una “confianza total” en su producto y “unas expectativas de crecimiento a corto plazo bastante esperanzadoras”: cada vez hay más gente que opta por independizarse y no vivir con nadie más, sin querer comprometerse o que se separa; y el turismo centrado en el vino no ha parado de crecer en los últimos años, incluso con la crisis. Dos componentes al que hay que añadir la diferenciación de su oferta, ya que ni es una agencia de viajes al uso ni un club social, tan abundantes hoy en día: “Creo que ofrecemos un servicio muy original”, alude López.

Aluni.net. Alojamiento para estudiantes

Muchos estudiantes vienen solos, son muy jóvenes y tienen dificultades para alquilar, ya que el arrendamiento convencional les exige una duración mínima que suele ser mayor que su periodo de estudios”, comenta Ángel Cervera, director ejecutivo de Aluni.net. “Además, necesitan tener todo resuelto desde el primer día”. De ahí, que surgiera la idea de crear esta plataforma que facilita esa adaptación a alumnos de otras regiones que emprenden viajes de manera solitaria en nuestro país.

Canalizador social

Además, Aluni.net ejerce de canalizador social para esos jóvenes recién llegados, ya que ofrece habitaciones en pisos compartidos con otros jóvenes, lo cual favorece la integración. En esta línea, la empresa organiza todas las semanas actividades (viajes, cenas, fiestas, excursiones) que facilitan el que los estudiantes que han venido a España solos conozcan a muchos otros chicos de su edad. Un negocio que surgió en 1998 con una inversión inicial de carácter familiar de unos 3.000 euros, que resultó suficiente, ya que posteriormente bastó con reinvertir en la empresa los beneficios que se iban obteniendo. Hasta ahora, las cifras de éxito del negocio hablan por sí solas: han alojado a unos 20.150 estudiantes, teniendo en algunos períodos del año que gestionar 1.500 alojamientos al mismo tiempo. En la actualidad, la compañía cuenta con 25 empleados y opera 
en siete ciudades: Madrid, Barcelona, Valencia, Granada, Sevilla, Alcalá de Henares y Pamplona. Un negocio consolidado que no se ha visto alterado ni por la crisis económica, hasta tal punto de que, como reconoce Poole les benefició: “En momentos de mucho paro, los estudiantes deciden prolongar sus estudios, haciendo másteres, aprendiendo idiomas, etc. Y los propietarios que estaban más apurados, deciden alquilar habitaciones”. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo