4 ejemplos de empresas que crecen sin financiación externa

Utilizar sólo los recursos que vaya generando el negocio y sin la ayuda de inversores externos. Es el modelo de las siguientes empresas para no perder el control y optimizar al máximo todos sus procesos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
D ́Original Trend. Venta online de zapatillas urbanas hechas en España

Esta firma nació en 2015 de la mano de tres socios como una marca de zapatillas de buena calidad, ediciones reducidas (no más de 300 unidades de cada una), fabricadas en España y con precios asequibles: de 38 a 45 euros. Una marca que se vende online, porque es “el único negocio que te permite disponer del dinero antes de entregar el producto”, explica Pedro Franco, CEO de la marca. En el arranque invirtieron 50.000 euros; en 2016, con poco más de un año de vida, facturaron 500.000 euros y la previsión para este año es llegar al millón. Su estrategia de crecimiento se basa en buscar al consumidor en las redes sociales donde “reinvertimos entre un 10%-15% de lo facturado, sobre todo en Facebook, que hoy es la plataforma con mayor conversión para nosotros. Nuestra estrategia de venta se basa en fomentar la compra por impulso. Lo hacemos también jugando con ediciones limitadas”, apunta.
 Otra clave es aligerar al máximo la estructura de la empresa. “Externalizando todo. Nosotros diseñamos y nos dedicamos al marketing. El resto, lo hacemos con empresas colaboradoras”, comenta Franco.

Superar los problemas

Para este emprendedor, es un error solicitar financiación en las primeras etapas del negocio. “Cuando la empresa ya está consolidada, puede ser interesante la inversión de fuera, pero hasta entonces no. Las startups necesitan pasar malos tragos. Si les inyectan dinero pronto, tapan los problemas económicamente. El crecimiento natural te permite ir corrigiendo errores”, subraya el CEO de D’Original Trend.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cronoshare.com. Proveedores de profesionales a domicilio

Esta plataforma de gestión de profesionales (empleadas de hogar, entrenadores personales, etc.) compite en Europa con plataformas como Star Of Service, Prontopro o Bizzby, que cuentan con el apoyo de rondas de inversión
 de millones de euros. Conseguir una ronda les ayudaría a ganar velocidad en mercados de fuera, pero lo tienen claro: “Queremos poder decidir sobre aspectos que a veces a un inversor no le parecen bien. Además, creemos que esta forma de crecer nos obliga a buscar la rentabilidad desde el principio.” El estímulo es ganar dinero y eso con un inversor sería de otra manera”, explica Juan Pablo Cloquell, uno de sus fundadores. “Vimos que realmente podíamos llegar al punto de equilibrio sin necesidad de tener un inversor y empezamos a luchar por ello hasta conseguirlo, aunque somos conscientes de que siempre hay un riesgo de que venga alguien con más dinero y que haga las cosas muy bien y te pase por la derecha”, añade.

Pequeños y rápidos

Sin miedo a la competencia y orgullosos de ser pequeños. “El ingenio es lo que ayuda a que una empresa con bastantes menos recursos esté compitiendo a nivel internacional con otras empresas que han obtenido rondas de cinco millones. Ser más pequeños nos da agilidad para ir probando cosas más rápido”, comenta Juan Pablo Cloquell.

Con esta filosofía llegaron al punto de equilibrio en 2014, dos años después
 de su lanzamiento. Y una vez conseguida la rentabilidad, abordaron la expansión internacional. El año pasado gestionaron cinco millones de euros y ya cuentan con 700.000 usuarios. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Techpump. Productores de contenidos y comercio electrónico

Bajo el paraguas de esta empresa de Gijón conviven tres proyectos muy particulares: Cumlouder (productora de contenidos para adultos), Footbie (contenidos de fútbol) y Siroko (una marca de moda). Una diversificación hecha con los ingresos de la primera, que se ha convertido en estos años en una de las primeras webs de contenidos porno de todo el mundo: “Somos terceros o cuartos en tráfico mundial. Tenemos al mes 600 millones de usuarios”, comenta Borja Mera, su CEO, que define su negocio como “una empresa de tecnología. Hacemos webs, tanto en 
la parte de adulto como la de Footbie,
 que son muy parecidas entre sí. Hacemos tubes como Youtube, sólo que unos son de adultos y otros son de fútbol, pero la tecnología es parecida. Y el e-commerce lo acabamos de montar porque yo siempre he querido tener una marca propia”.

Desde casa al mundo entero

Mera empezó en los contenidos para adultos con 18 años. Hoy factura nueve millones de euros al año. “Empecé en casa de mis padres, con servicios gratuitos como Telepolis y Arraquis, y fui creciendo yo solo. Crecer de manera orgánica sin pedir dinero tiene muchísimas ventajas. No tienes que darle explicaciones a nadie de lo que haces. Y puedes poner el foco en tu empresa, en lugar de estar pensando en el informe que tienes que preparar al inversor, la rentabilidad que le tienes que dar, etc. Para ser autosuficiente, sólo veo una clave: no intentar crecer por encima de tus posibilidades, ni gastar más de lo que tengas”, apunta. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hoy Voy. Franquicias de una autoescuela ‘low cost’

El sistema de franquicias es una fórmula clásica de crecimiento con dinero ajeno sin perder las riendas del negocio. Aunque en el caso de Hoy Voy, más que replicar una autoescuela en otros puntos de España, lo que ofrecen es una tecnología propia que ha permitido crear un modelo de autoescuela con los precios más bajos del mercado y con una metodología de enseñanza divertida y sencilla.

Reinventar las autoescuelas


“Nacimos en 2012 con la idea de hacer más ilusionante ir a la autoescuela, hacerlo más fácil y todo ello con un precio más barato. Nos inspiramos en el modelo de las aerolíneas low cost: fijar los precios de
las prácticas en función del volumen de clientes de cada hora. Así hacemos eficiente el precio y el esfuerzo del equipo”, comenta Carlos Durán, coCEO, que añade: “Esto se explica fácil, pero nos llevó mucho tiempo aplicar los algoritmos que comparan la interacción de compra, la previsión de venta, los horarios... para poder ofrecer precios un 30% por debajo de lo que en Barcelona era el precio medio”.

Una firma de tecnología

Con esta idea y 50.000 euros de los socios crearon la primera autoescuela, que hoy cuenta con 2.000 alumnos. “Es la única que tenemos propia de las 16 abiertas. Nuestro negocio no es enseñar a conducir, sino enseñar a enseñar a conducir. Somos la autoescuela más grande de España. Ese volumen nos ayuda a tener un conocimiento del mercado a nivel de datos, métricas, ocupaciones...”. Un modelo de negocio más basado en la tecnología que en la atención al cliente como es habitual en el modelo: “Todo el ahorro de costes nos lo da la tecnología. Tenemos un equipo técnico de cinco personas, pero la atención al cliente es automática, el 90% de la comunicación lo es con lo que nos ahorramos en coste de personal”. Bajos precios y ahorro de costes que les permiten facturar un millón de euros al año (sólo con la actividad de la autoescuela propia y los royalties), un dinero que reinvierten en mejorar la tecnología, no en abrir locales. “Montar una franquicia de Hoy Voy cuesta 150.000 euros. Si tenemos 16 autoescuelas, hablamos de dos millones de euros que han salido del dinero de nuestros franquiciados”. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas