10 inventos que pueden convertirse en un gran negocio

Hemos buceado en las trastiendas y en las alquimias para ver qué nuevos inventos han salido al mercado en los últimos tiempos. La selección ha sido complicada porque, por fortuna, el ingenio español no tiene límites. La nota negativa: el camino de los inventores sigue siendo harto difícil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Otohelix. Innovación en otología

La observación y la experiencia están detrás de la gran mayoría
de las innovaciones que salen al mercado. Es el caso de Otohelix, un cepillo de poliuretano para limpiar el oído de forma helicoidal con triple hélice y un delicado mecanismo giratorio autopropulsado. “Soy médico y a menudo los pacientes se quejaban de los tapones en el oído. Veía que los sistemas tradicionales de limpieza, en lugar de extraer el cerumen al exterior,
 lo empujaban más adentro. Así fue como desarrollé un cepillo que tiene el efecto de arrastre”, explica Daniel Nara, inventor y CEO de Otohelix. Actualmente está patentado a nivel nacional. Para Nara, “la vida del inventor es muy solitaria porque cuando cuentas tus ideas te miran como a un bicho raro”. La idea surgió en 2013, pero antes ya había tenido experiencias desagradables sobre lo fácil que es que te copien. “En 1998 diseñé el tornillo de las sombrillas para clavarlas en la arena. Se lo comenté a una persona que tenía una empresa y cuando quise darme cuenta empezó a fabricarlo por su cuenta. Además, en mi carrera como oftalmólogo he diseñado diferentes técnicas de cirugía que luego se han generalizado sin que nadie me lo reconozca. Es frustrante”.

La clave:

Un buen asesoramiento. “Lo más difícil es dar con las personas que te asesoren de forma correcta, porque puedes perder mucho tiempo y dinero por el camino”.
 Él contactó con Promoingenio,
“les conté la idea e hicimos un prototipo que presentamos en Las Vegas”. También puedes encontrar ayuda en instituciones como la Asociación Española de Inventores, la Asociación Club de Inventores o La Fábrica de Inventos.

CRJ4. Puertas infranqueables

“En 2016 hubo nada menos que 112.000 viviendas robadas. Buscando una solución, se me ocurrió que lo más seguro era poner un pestillo que se pudiese cerrar desde fuera. Así es como pensé en CRJ4, un bloqueador de cerradura. Nuestro sistema se pone detrás de la cerradura e impide que ésta se abra. De manera que, si echas las dos llaves, la de la cerradura y la del bloqueador, tu puerta es inviolable”, explica Pedro Cañuelo, quien ideó 
el modelo hace ahora ya tres años. “Ha sido un camino muy duro, de mucha investigación, mucho estudio, mucha prueba. El secreto es la constancia”. Director comercial de una compañía, su relación con el sector de la seguridad antes del CRJ4 era prácticamente inexistente. “Pero soy emprendedor y cuando se me ocurrió la idea sabía que era buena. Es cuestión de creer en ti mismo y lanzarte. Arranqué con mi patrimonio personal, después me asocié con José Roja e invertimos nuestro patrimonio. Hasta que, hace un año, creamos una sociedad con un inversor, Electrobolt, para poder desarrollar las distintas áreas”.

Hoy el producto está patentado, fabricado y se distribuye a través
de los canales especializados, pero su objetivo es llegar al cliente final: “Nuestro modelo es la solución para luchar contra el bumping”.

La clave:

Analizar el mercado. Como buen director comercial, entendió la importancia de hacer un estudio de mercado, que realizó con la Asociación de Inventores de España: “Hay que analizar la competencia, si existe necesidad, mercado... Y sólo así lanzarte”.

Kiflot. Un bañador a prueba de accidentes

El gran invento que marcaría un antes y un después en la trayectoria de este profesor de educación física y entrenador de natación tuvo su origen en un accidente inesperado. “Mi hijo pequeño se cayó al agua 
y entonces comprendí lo fácil que es que un accidente de este tipo acabe mal. Los flotadores y los manguitos se pueden escapar. Así que empecé a pensar en diseños, hasta que di con Kiflot”, recuerda Julián Huertas. Es un chaleco y un bañador que llevan incorporadas flotaciones. El objetivo inicial era evitar que los niños se hundiesen, pero poco a poco descubrió que ayudaba a enseñarles a nadar.
De esta manera, “el bañador dio como resultado un método: se van eliminado las flotaciones a medida que va cogiendo soltura en el agua”. El desarrollo se inició hace siete años y ahora han fabricado 2.000 unidades. “Empecé en Madrid,
 pero tuve que irme a China, porque aquí era inviable”. Además de para enseñar a nadar a niños y adultos, es ideal para las personas con discapacidad, porque les permite flotar en horizontal en el agua. Escuelas de natación, cadenas de gimnasios y colegios con piscinas son sus principales clientes.

La clave:

Patentar, un requisito caro. “Hace cinco años hice la primera patente. Es lo más complicado.
 En EE UU una patente vale 1.600 dólares y abarca un mercado de 400 millones. Aquí una patente cuesta 1.800 euros (y abarca 45 millones). Aunque ahora se ha rebajado bastante (hasta los 7.000 euros), hace cinco años la patente en Europa alcanzaba los 30.000 euros”, se lamenta.

MyPot. Un huerto en el balcón

A veces un susto puede ser el revulsivo necesario para cambiar
de vida. Algo parecido fue lo que le ocurrió a Manuel Vidal Cobos. Este empresario había probado suerte con las granjas de avestruces, de terneras, en el sector inmobiliario, en la distribución de fertilizantes,
en los espárragos ecológicos, en el alojamiento rural y hasta en pistas de paintball, hasta que un síncope cardiaco le recluyó en el campo a descansar. Estando allí empezó a cultivar hortalizas, “y vi que había muchas carencias, especialmente
 en espacios reducidos y con
poco tiempo. Pensando en cómo facilitarme la tarea, inventé un sistema modular de crecimiento vertical basado en la hidroponía (cultivos sin suelo). Al desarrollar el modelo descubrimos que todo crecía muy rápido y muy bien, pero requería de unos conocimientos técnicos
 muy complejos. Así que asumimos
 el reto de hacerlo muy sencillo
 y convertirnos en la Thermomix 
del huerto urbano”. Y así surgió el sistema MyPot. Ahora mismo están en España, Francia, Argelia, Italia, Chile, Israel, Argentina, Colombia,
EE UU y Portugal. Al principio le dijeron que no era patentable, “pero yo seguí con la idea porque soy muy cabezota”, hasta que dio con la Asociación Club de Inventores que 
le ayudó. Ahora tienen la patente mundial, “muy sólida en la que nos han aprobado 15 reivindicaciones”.

La clave:

Reunir talento. “Cuando me planteé comercializar MyPot, no necesitaba dinero, pero se lo dije a mis amigos para que aportasen algo en cada área: provisión de materias primas, diseño de estructuras, desarrollo de las fórmulas... y así fue como entraron los socios de New Garden System”.

DTM. Seguridad frente a humos

Como buenos bomberos, los hermanos Roberto y Mariano García Carretero y Alfredo Romero saben por experiencia que las casas actuales, “con tanto mueble de conglomerado y tanta fibra arden por completo en menos de tres o cuatro minutos” y muchas veces 
a las personas no les da tiempo a ponerse a salvo porque, cuando detectan el humo, las llamas ya 
han devorado casi toda la vivienda. Al año se producen entre 300 y
 400 muertos por causa del fuego.
“Y aunque es verdad que se pone mucho foco en la prevención, no hay una herramienta facilitadora sencilla de instalar”, recuerda Roberto García. Así fue como empezaron a darle vueltas a un prototipo junto
a Pedro Sanz, el cuarto socio que trabajaba en una multinacional. El DTM “es un detector de humos tan sencillo que se puede colgar en las puertas de forma casi tan fácil como si pusieses una percha y mucho más preciso y fiable que los detectores de techo tradicionales”. Al principio no buscaban ser empresarios, pero, luego “decidimos patentar y empezar a fabricar con nuestros ahorros. Somos conscientes de que ahora mismo hemos desarrollado un 40% de la innovación, nuestro siguiente objetivo es desarrollar el 60% de la tecnología restante para crear todo un pasillo doméstico de evacuación. Hemos empezado a fabricar en Fuenlabrada con un primer pedido de 1.000 unidades”.

La clave:

El papel de las ferias. Falta mucho apoyo a estas iniciativas, por eso las ferias se convierten
en imprescindibles: “Nosotros arrancamos a nivel nacional en Sicur y fuera de España fuimos a la Feria de las Vegas, de la mano de Promoingenio”.

Eco Flushing System. Cisternas ecológicas

Siguiendo con la línea ecológica, destaca otro invento que ha merecido el premio Gota de Agua 2016 que concede la asociación Aespe: Eco Flushing System. Se trata de un sistema de descarga y limpieza simultánea de inodoros, mediante agua a presión que se activa con cada descarga. “El sistema funciona de forma paralela y complementaria a la descarga 
por gravedad y, gracias a su ubicación, llega a cada lugar del inodoro. La duración de la descarga es de 10 segundos, lo que baja considerablemente el uso de agua, permitiendo, por ejemplo, que una familia de cuatro personas ahorre 100 litros de agua al día o que una ciudad de 15.000 hogares ahorre 1.500.000 litros de agua al día. Si se convierte en un estándar global, permitiría ahorros descomunales”, explica su inventor, Domingo Panea. “Hemos acudido a la feria Iwater 2016 (Barcelona) con un resultado muy interesante”.

La clave:

Mejorar lo establecido. Detrás de la creación de Eco Flushing
y de los otros proyectos que ha desarrollado, se encuentra “un gran sentido crítico de los sistemas a los que vea alguna imperfección o posibilidad de mejora. Eso me impulsa a intentar reconfigurarlos o implementarle nuevas funciones, una vez encuentro socios inversores que acometan los proyectos. Cuando los inversores aceptan el proyecto, se inicia la búsqueda de una empresa
 de prototipado (en este caso
fue Coveless-Badajoz) donde se pulen, poco a poco, los problemas derivados de la ejecución material”, explica Panea.

Envafin. Reducir los envases al máximo

Envafin es una patente de
la empresa Instalaciones Electrodoméstica SL. “Se trata de un compactador que surge como una respuesta al manejo de los diversos envases que se producen en el hogar. En los restaurantes y servicios profesionales, el problema generado por los envases es exponencial.
 En muchos restaurantes, de
hecho, ocupan el 80% del espacio destinado a desechos”, explica 
Anna Belen Reed, business agent
 de la compañía. El invento ofrece una combinación de compresión 
por calor y presión que reduce de forma permanente hasta el 90% del volumen de los envases. “Nuestro producto es único en el mundo y su patente está vigente.” El principal reto que han tenido que afrontar
es “el propio desafío de hacer un electrodoméstico novedoso 100% fabricado en España, por ello hemos iniciado la búsqueda de alianzas
con fabricantes especializados que puedan continuar esta parte del proceso o licenciar nuestra patente”.

La clave:

Certificación y distribución. “Hemos terminado la primera etapa de desarrollo de
producto, tenemos unidades
 de compactadora funcionales para el hogar. Estas unidades están pasando el proceso de certificación CE y paralelamente estamos participando en ferias en diferentes países. Hemos presentado el producto en ferias en Alemania y recientemente en las Vegas. Allí logramos el interés de las cadenas de distribución. En España también tenemos varias que han mostrado interés”, recuerda Reed.

Vasoplato. Disfrutar de las tapas

¿Quién no ha ido más de una vez a un cóctel en el que no ha sabido que hacer con el vaso cuando le ofrecen un canapé? Guillermo Alonso pensó lo mismo y decidió desarrollar un vasoplato como proyecto de fin
de carrera de Ingeniero Industrial: “Desde muy pequeño tenía una libreta donde apuntaba posibles inventos. Cada vez que veía una necesidad, pensaba en la manera de encontrarle remedio y anotaba soluciones. En este caso, coincidió con las fiestas de Burgos. Allí veía que siempre había más gente que barra y que, por un lado, los clientes tenían que elegir entre comer una tapa o beber una caña, y, por otro, los hosteleros veían cómo los clientes servidos se atrincheraban en la barra y no dejaban espacio para los nuevos”. La idea se fraguó en 2013 y en la actualidad ya se está comercializando.

La clave:

Aprovechar sinergias. “Cuando empecé con el
 vasoplato vi que había muchos aspectos técnicos que se me escapaban: patentes, prototipos, financiación... Así se me ocurrió la idea de crear La Fábrica de Inventos y aglutinar todos los servicios para ahorrar trámites y gestiones. Cuando formas equipo con personas especializadas, todo fluye más rápido. Todo el proceso del primer invento llevó dos años; el segundo, un año, y el siguiente en dos meses está preparado para lanzarse. Ahora en la Fábrica de Inventos somos 15 personas. A la hora de inventar, las sinergias son fundamentales”.

Frozencut. El más laureado del año

Premio Eureka 2016, Premio al Mejor Inventor de Europa 2016 y ganador de la medalla de oro Innova 2016, son algunas de las distinciones que ha merecido el Frozencut. Su inventor, Javier Esteban, recuerda cómo surgió la idea: “Viajando 
a Alemania, nos sirvieron en el desayuno una mantequilla fría 
que nadie podía untar. A partir de ahí empecé a darle vueltas a la opción de desarrollar un cuchillo que tuviese temperatura en el
 filo”. Tras comprobar que no había ningún producto similar, se lanzó
 a crearlo. Tiene dos temperaturas (100º y 200º) y permite cortar hasta congelados. A nivel industrial, además, sirve para cortar plásticos y PVC, y en 60 segundos se autoesteriliza. “Primero solicité la patente nacional y después mundial, y me la concedieron. En agosto de 2016 constituimos Jaesgo Innova para gestionar y desarrollar tanto Frozencut como cualquier otra herramienta en la que podamos aplicar esta tecnología. En 2017 ya lanzamos tres productos y para el 2018 esperamos alcanzar cinco más”. Lo mejor es que “el producto es tan bueno que hemos podido venderlo antes de fabricarlo, de manera que se ha autofinanciado”.

La clave:

Divide y protegerás. “Ahora estoy fabricando en tres factorías chinas: en la primera hacemos el acero; en la segunda, el mango; y en la tercera, el ensamblaje. De esta manera se dificulta la copia. Estamos seis desarrolladores, 50 empleos directos en las fábricas 
y 180 indirectos, que llegarán a 300. Ya tenemos pedidos en EE UU, Canadá, Europa, Japón y Tailandia”.

Indoor clean. Aire casero más limpio

Distinguido como el mejor invento del 2016 por la Asociación Club de Inventores Españoles, Indoor Clean “es un pavimento de interiores basado en átomos de oro puro que es capaz de degradar y convertir cadenas de formaldehído y acetaldehído en CO2 y agua como si de un árbol natural se tratara. No necesita luz para activarse, sólo requiere oxígeno molecular, el que hay en la atmósfera”, explica su inventor, Ángel Moracho. “El invento es capaz de absorber los COVS, considerados carcinógenos y responsables de graves daños al hígado, los riñones o al sistema nervioso central, y transformarlos dejando el aire limpio y saludable”, explican desde la Asociación. Moracho ya ha desarrollado nada menos que siete patentes, entre las que destaca EcoGranic, un pavimento de exteriores capaz de degradar por fotocatálisis hasta el 80% del óxido nítrico de los automóviles y material natural de combustión y que ya está presente en muchas ciudades españolas y europeas, o el EcoBack, pavimento de interiores y exteriores, capaz de matar toda clase de bacterias y hongos en 24 horas.

La clave:

Canalizar el I+D. “Al margen
 de los inventos y la innovación en diferentes campos, acabo de crear una empresa para vender I+D real a las empresas. Se denomina Cadein (Canal de Desarrollo & Innovación). El objetivo es asegurar un
proyecto nuevo al año bien sobre
 el producto de la empresa o bien sobre su sistema productivo. Es el círculo completo de la I+D: dar la capacidad a las pymes de innovar a un precio módico”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo