Ideas de negocio que nadie diría que son rentables y sin embargo...

Fabricantes de islas, restaurantes y bares pop-up inspirados en el universo de Tim Burton...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Restaurantes y bares pop-up inspirados en el universo de Tim Burton

http://www.beetlehousenyc.com/

Si has asistido a Julliard, te has graduado en la Harvard Business School, has visto El Exorcista, por lo menos, 167 veces y crees que es la mejor comedia que se ha filmado hasta el momento o si, rizando el rizo, sobreviviste a la peste bubónica en el siglo XIV y sigues vivo en el XXI lo más probable es que Beetle House sea el tipo de restaurante y bar de copas que más encaje con tu forma de ser.

Zach Neil, la cabeza pensante detrás del proyecto, es un emprendedor atípico. Atípico en el sentido de que es un emprendedor sin prisa. Tiene una idea de negocio para animar a un amigo que está de bajón: montar un bar. Le da un poquito más de forma a la idea y ésta pasa de ‘un bar’ a ‘abrir restaurantes y bares temáticos pop-up durante 45 días en un punto emblemático, llevando la decoración de un punto a otro’. Resulta que su primer local en Nueva York (en el East Village) tiene tanta repercusión mediática que el local supera los 45 días (lleva un año y medio). Es lo que pasa cuando pones a un camarero que se parece poderosamente a Beetlejuice a poner copas y a un señor que, vaya, se parece como el demonio a Jack Skellington como maitre.

Al principio a la productora Warner Bros no le hizo mucha gracia, pero es un local inspirado en, no una copia de los decorados: las velas vintage, los candelabros décimononos y el material quirúrgico de la Guerra Civil estadounidense no tienen derechos de autor. Como tampoco los trajes granates de pana. El local no sólo se ha salido con la suya en Nueva York, sino que acaba de abrir ahora en Los Ángeles, primero como concepto pop-up... y, luego, a ver qué pasa. 

Ahora, en serio: ¿por qué nos ha llamado la atención? Cuando una idea de negocio tiene una fecha de caducidad de 45 días, como es el caso de este negocio, pero luego resulta que sigue funcionando un año después y además empieza a abrir en nuevas ubicaciones hay algo que rascar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Islas por encargo

http://www.migaloo-submarines.com/

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener su propia isla? Uno de los principales problemas de tener una isla privada es que, al final, si está muy lejos, terminas por usarla de Pascuas a Ramos, y mientras tanto el servicio ahí, muerto de risa y aburrimiento a partes iguales, manteniéndola en perfectas condiciones hasta que te dignes a ir, porque lo mismo este año no vas. Si le pasa a la isla de Skorpios (Grecia), propiedad de los descendientes de Aristóteles Onassis –es la isla donde se casó con Jacqueline Kennedy, por cierto–, que está metafóricamente llena de saramagos (las pelusas redondas que dan vueltas en el Oeste antes de un tiroteo), ¡¿cómo no te va a pasar a ti?!

Si tienes más de 2.300 millones de euros ociosos y tienes ganas de gastar –mira, otro problema que necesita ser resuelto–, déjate de construirte yates de 536 pies de eslora, olvídate de dejarte el dinero en un submarino de 115 metros de largo con piscina propia de 3 metros –por cierto, ¿para que quieres una piscina en un submarino? Es casi igual que querer un submarino para una piscina...– piensa en construirte tu propia isla. La principal ventaja es que esta isla, a diferencia de una masa terrestre estable rodeada de agua es que se puede mover. Y si se puede mover es más fácil que la uses. De hecho puedes viajar no en barco, ni en avión, sino en isla, un nuevo modo de transporte.

La empresa que las construye es Migaloo y es austríaca. Y hasta ahora se especializaba en yates sumergibles, pero el negocio se les había quedado pequeño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El wearable que susurraba a los estresados

https://www.getsensate.com/

Lo habitual es que el estrés se vaya apoderando de ti como las cosas esas viscosas de las pelis de miedo: de forma sibilina. Para cuando te das cuenta, ya es demasiado tarde.

El mercado de los wereables quiere encontrar una alternativa que sea más eficiente que el Lexatin para el estrés. Sensate es el primer dispositivo del mercado con nombre de marca de preservativos capaz de rastrear marcadores de estrés biométricos y reducir los niveles de estrés sobre el terreno. Es un pequeño dispositivo que tiene forma de piedra pomez que se coloca cómodamente en el pecho y recoge datos biométricos sobre marcadores de estrés (ritmo cardíaco, respiración, postura, temperatura y estado de ánimo). Un algoritmo decide qué medidas tomar y hace que el dispositivo emita ondas sonoras sub-audibles que se sienten a través del pecho y que tienen un efecto calmante sobre el sistema nervioso autónomo y el nervio vago.

Y, sí, son audibles por los perros del barrio.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo