3 buenas ideas extranjeras para inspirarte

El grifo de ducha en el que ha invertido Tim Cook, un club-hotel social más que exclusivo y un buscador de mentores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El grifo de ducha en el que han metido pasta los CEOs de Apple y Google

https://nebia.com

Probablemente no sepas quién es Bernard Herrmann. Normal. Es el compositor de bandas sonoras como Ciudadano Kane, Psicosis, Vértigo, Taxi Driver, Con la muerte en los talones, El cabo del miedo o Farenhait 451, entre otras. ¿Recuerdas el chillido del violín de la escena de la ducha de Psicosis, ese que tantas veces has representado en tu cuarto de baño? Sí, has acertado, una composición de Herrmann.

Alfred Hitchcock quiso en un principio que la secuencia de la ducha fuese completamente silenciosa, pero Herrmann le hizo cambiar de opinión cuando al ver el metraje el grito espeluznaba hasta al más pintado. Si la película se había rodado en blanco y negro para que resultara menos sangrienta, argumentó Herrmann, ¿no habría también que rebajar el grito? 

Al final, Hitchock y él tuvieron una relación fructífera, pero tortuosa cuando Hitchcock, preocupado porque le tacharan de clásico le pidió a Herrmann que metiera más jazz en la banda sonora de Cortina Rasgada y Herrmann se negara.

En lo que no opinaron ni Hitchcock y Herrmann fue en el cabezal de ducha. Más concretamente en el gasto de agua. Pero claro, ellos tenían visión cinematográfica y no visión empresarial.

¿Sabes qué le habría suavizado también la escena?

Visión que sí tienen los emprendedores que están detrás de Nebia, que es un cabezal de ducha de altura regulable y una varilla que puede acoplarse en la pared de la ducha o sostenerse en la mano que asegura que utiliza un 70% menos de agua. El producto, por si estás poniendo caras raras, se ha desarrollado con el mismo software que se usa para estudiar los motores a reacción. El cabezal de ducha, según sus diseñadores, “atomiza el agua en millones de gotas, cada una con más área de superficie que una gota regular de agua de ducha”.

De acuerdo con los fabricantes, ese aumento en el área de la superficie significa que más agua entra en contacto con su cuerpo, por lo que se limpia mientras usa un 70 por ciento menos de agua. Una ducha promedio usa 75 litros de agua, pero Nebia solo necesita 22. Nebia promete, además, pagarse en un hogar típico en solo dos años (cuesta, al cambio, 340 euros aproximadamente), porque reduce el consumo de agua y también requiere menos energía para calentar el agua. Están tan seguros de su argumento de ventas que ofrecen una calculadora en su sitio web para ver exactamente cuánto ahorrarías por año.

El proyecto se lanzó en la plataforma de crowdfunding Kickstarter un lunes por la noche, con un objetivo de 100.000 euros y en menos de un día recaudó más de 301.000 euros. Desde entonces ha conseguido una inversión de 3 millones de euros de inversores privados, entre ellos del CEO de Apple, Tim Cook, y del CEO de Google Eric Smichdt.

Estuvieron 5 años desarrollando el producto, haciendo pruebas –toma visión comercial– en los gimnasios de Apple, Google y la Universidad de Stanford.

Lo que más llama la atención (hay muchos emprendedores intentando lo mismo que esta startup) es su canal de distribución: además de la venta online (obvia, pero residual de momento), se distribuye a través de una red física de retail especializada únicamente en nuevos productos tech (https://b8ta.com/), que tiene un público muy muy concreto (y repetir lo de muy no es baladí), y cuenta con un show(er) room propio.

La lección No vale sólo con tener un buen producto, además hay que saber cuál es el canal donde mejor encaja y saber con quién vas a competir. Si vas a alta gama no te puedes meter, al menos al principio, en el gran retail y mucho menos en el canal do it yourself. ¿No crees? Más adelante, quizá, pero sacando gama de producto más bajita.

Un club–hotel social exclusivo

https://www.thebatterysf.com

Hay negocios tradicionales que siguen funcionando. Ahora bien, no se pueden montar de cualquier manera.

Atención pregunta: ¿Qué harías tú después de venderle tu primera startup a un gigante por 850 millones de dólares?

-

Aprender matemáticas, porque siempre te ha llamado la atención.


-

Llamar a tu madre para contárselo.


-

Montar una panadería.


-

Reinventar la toalla.


-

Dejar Londres e irte a San Francisco para abrir un club social más british que si lo hubieras abierto en plena City.


La opción por la que optaron Michael Birch y Xochi Torres después de vender en 2008 la plataforma de social media Bebo a AOL (que sí, que lo de gigante ahora no está tan claro... de hecho puede que estés leyendo esto en el futuro y no sepas ni qué es AOL) es la 5. La cuatro os la contamos otro día. La 1 y la 3 no tienen mucho sentido. Y la 2 es lo que haríamos nosotros.

Volviendo a Birch y Torres (quienes por cierto recompraron Bebo por 1 millón hace dos años), concretamente han montado The Battery, un club de cinco plantas y 5.300 metros cuadrados en 717 Battery St con un restaurante de alta gama, cuatro bares, una bodega, una biblioteca, salas de reuniones, un gimnasio y spa, un jardín al aire libre y 14 habitaciones de hotel, incluyendo una suite en el ático con vistas a la Transamerica Pyramid y al Bay Bridge, un ascensor de cristal que quita el sentío y barandilla de vidrio en una imponente escalera de acero con un toquecillo steampunk. 

Todo ello en un almacén de caramelos de 1907.

¿Modelo de negocio? La cuota anual es de 2.400 euros al año –ellos aseguran que es lo que cuesta apuntarse a un gimnasio elegante en San Francisco un año– y los miembros deben ser nominados por un miembro y ser aprobados por un comité elegido por los 1.200 socios. Una noche en el hotel –la única forma de entrar sin socio– sale a unos 400 euros la noche. Además del restauran y los baros y de los servicios vinculados a sus gimnasios, organizan también exposiciones de arte exclusivas para sus clientes, en las que se llevan comisión.

Cumplen ahora cuatro años en el mercado y han conseguido esquivar –gracias al concepto de exclusividad– todos los problemas consustanciales a un negocio híbrido:

1) Si un negocio va mal puede contagiar al otro. Dependerá del peso de los distintos negocios, pero tienes que tener presente que si cometes errores en uno o desatiendes el servicio y tus consumidores se dan cuenta, la mala imagen de una de tus patas se extenderá a toda la empresa. Por este motivo se insiste en no olvidar cuál es tu negocio principal, pero tampoco desatender tus otros negocios. Los controles de calidad resultan fundamentales. El hotel no le ha restado exclusividad al club social.

2) Canibalización de la clientela. Si son productos complementarios, en principio no debería ocurrir, pero dependiendo del segmento del mercado al que te dirijas, si su capacidad de gasto no es elevada, si tu público no tiene dinero para consumir los dos productos, sólo se lo va a gastar en uno. En este caso no aplica dado que está dirigido en ambos casos a un público de alto poder adquisitivo.

3) Necesidad de utilización de más recursos de los normales. En algunos casos te encontrarás con que no toda la plantilla podrá trabajar en todos los negocios, bien porque no son expertos en todas las áreas, bien porque no tienen tiempo para ocuparse de cualquier otra cosa que no sea su especialidad. Si empleas a toda la plantilla para todo, terminarás ‘quemándola’. Este negocio no ha tenido problemas de liquidez para poder montar la plantilla que necesitaba el club y el hotel.

4) La imitación reduce la diferenciación. A un negocio híbrido le caracteriza ser, precisamente, híbrido, más allá de su marca. Tienes que tener presente que en el momento que alguien imite tu modelo de negocio, la diferenciación en tu sector se va a ver mucho más dañada que si sólo competierais con un único negocio, producto o servicio. En Nueva York ha surgido también el SoHo Club, pero ahí la distancia es el olvido.

5) Dispersión de los esfuerzos. Cuando pongas en marcha la empresa ten claro y pon sobre papel desde el principio qué necesidades van a tener cada una de tus patas, qué peso van a tener dentro de la empresa en su conjunto, qué esfuerzos van a requerir y, sobre todo, qué esfuerzos estás dispuesto a comprometer para cada una de ellas en función de su peso.

6) Pérdida de identidad. Es un riesgo no excesivamente elevado. Se produce si hay más de una marca comercial. Si llega a aceptarse uno de los productos, cuando se piense en uno de ellos se estará pensando en el otro. Mantener una marca común lo soluciona.

Mentor digital para empleados

http://www.nextplay.ai

¿Una startup que se dedica a montar programas online de mentores dentro de las empresas utilizando –aquí viene la gracia del negocio– los recursos que ya tienen? Eso es lo que propone Next Play. La empresa utiliza un software basado en inteligencia artificial para unir a los empleados y a sus mentores –a las personas que mejor encajan, que muchas veces no son en las que se piensa en un principio–, elabora estadísticas y ofrece una aplicación personalizada para cada empresa que crea recordatorios y ayuda a organizar las reuniones.

¿Por qué nos ha llamado la atención? Porque, para variar, no ponen ellos al mentor, sino que los buscan en las empresas, que tiene más sentido.

“¿Sabías que el 71 por ciento de los jóvenes de la generación millennial se sienten desconectados de sus trabajos? Cuando se sienten estancados en su función y no conocen el camino para ser promovidos internamente o cambiar a un rol diferente internamente, buscan una solución externa”, explica Charu Sharma, la fundadora de este negocio, curtida en Linkedin.

De la misma manera se puede aplicar para canalizar a los intraemprendedores, ¿no crees?

¿El problema de la idea? Es un producto que sólo tiene aplicación en empresas de gran tamaño.

Si el cliente de tu producto o de tu servicio es una gran empresa (ya sabes: más de 500 empleados, más de 100 millones de euros de facturación), te vas a encontrar con lo que los expertos en marketing denominan como la tormenta perfecta. A la hora de vender a una gran empresa, para empezar, te resultará difícil saber dónde se toman las decisiones y quién las toma. Aquí damos algunas pistas si te decantas por un negocio como este para un público así. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo