Estos negocios cumplen al pie de la letra la ley de la singularidad de Al Ries y Jack Trout

Crowdfunding de bodegas, una herramienta para darte de baja de cualquier servicio y casas inteligentes de muñecas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Crowdfunding de bodegueros

Acostumbrados a la inverosimilitud y carácter utópico–quimérico de la mayoría de las propuestas de negocios basados en crowdfunding, a punto estuvimos de pasar de largo de Naked Wines que propone financiar a bodegueros independientes con una cuota mensual. Es un club de vinos que tiene ya 140.000 ‘visnos angels’, esto, business angels y tiene a 6.086 personas en lista de espera. La idea es que pagas una cuota mensual de 20 libras y tienes derecho a descuentos de entre el 25% y el 50%. La diferencia con otros clubes está en el carácter independiente de los bodegueros. Vamos, que te vas a encontrar un rosadito Villasilos 2013 y no un tinto Mauro de 2009, que ese ya tiene quien le venda.

Usted no me entiende: ¡quiero darme de baja de este servicio!

Hoy en día no hay nada más universal que un ser humano tratando de darse de baja de una operadora de telefonía móvil, un proveedor de Internet, o del gas, o del seguro (ese que se queda impertérrito, como buen germano, cuando los vecinos del tercero te empapan el techo de la habitación de la peque y te dicen que eso no lo pagan) o de la eléctrica de turno... sin conseguirlo. Que si te intentan liar para que no te vayas (no todo el mundo amaga para que le hagan un descuento), que si parece que sí que te hacen caso, pero no te dan de baja, que si te dan de baja, pero te siguen cobrando. En fin, ya sabes. Una startup alemana, Aboalarm, ha pensado que si es un problema universal, habrá que ofrecer una solución universal. Aboalarm.de ofrece 3.000 plantillas de documentos legales que comprometen, eso, legalmente, a un proveedor a darte de baja del servicio o se les cae el pelo. Literalmente, digo, legalmente. Tienen un catálogo de cartas de renuncia, de esas que el enésimo teleoperador –obligado, eso sí, no le eches a él la culpa– te dice que le mandes por fax (sí, en 2018, por fax) y que hasta ahora tú redactabas con la única inspiración de La Musa. En caliente, le íbamos a haber dado la portada de la revista a este servicio. Luego, ya en frío, pensamos que mejor nos esperábamos a que alguien lo montara en nuestro país.

 

Casas de muñecas para niñas modernas

Ya iba siendo hora de que alguien reinventara las casitas de muñecas. Y por lo de niñas modernas, no nos referimos a niñas góticas, ni a casitas-castillo llenas de personajes Emo. No. Nos referimos a unos emprendedores que han pensado en casitas con luces, de verdad, con interruptores, de verdad. Y lo mejor todo es que han pensado que en lugar de ensamblarlo todo en China por cuatro duros, que por qué no son las niñas las que montan la mini-instalación eléctrica de su casita de muñecas. Se llaman Roominatetoy.com y es una idea de negocio que le compraríamos a nuestra sobrina de dos añitos cuando sea un poquito mayor... o quizá antes para poder ir practicando nosotros. Esto sí que es Do it yourself y lo demás son...

Publicidad - Sigue leyendo debajo