Nuevos modelos que pueden ser muy rentables

Paquetes de atención legal online a inmigrantes, la empresa que habría montado Cyrano de Bergerac y otro intento de hincarle el diente a las reservas en grupo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ayudar a los inmigrantes a resolver sus papeles online

https://www.boundless.co/

Nikola Tesla no lo habría tenido hoy tan fácil para entrar en Estados Unidos, y mira que tuvo problemas antes de llegar. El croata se subió, a la tierna edad de 28 años, a un barco con el dinero que le facilitaron sus tíos Petar y Pajo, unos cuantos libros y algo de ropa, con destino a Ellis Island. A Ellis Island llegó unas semanas después solo con los libros (de poemas, por cierto) y con el susto metido en el cuerpo porque primero le robaron y luego, a medio camino, se desató un motín en el barco y a punto estuvieron de tirarle por la borda. Afortunadamente, el 6 de junio de 1884 entraba Estados Unidos, y, al día siguiente, el 7 de junio, le daba la mano a Thomas Edison, que le contrató sin pensárselo dos veces.

Lo que pasó durante el camino podría pasarle perfectamente hoy en día, ahora lo de entrar tan rápido en Estados Unidos...

Boundless es una plataforma online de abogados que ayuda a inmigrantes recién llegados a Estados Unidos a rellenar todos los formularios necesarios para renovar visados y tramitar ciudadanías. Una vez cumplimentada toda la información necesaria online, envía a domicilio toda la documentación física (todos los formularios oficiales de nombres y códigos extravagantes) necesaria ya rellenada correctamente, lista para firmar, metidita en un sobre y con la dirección correcta a la que se tiene que remitir. Además ofrece asesoramiento online y telefónico durante todo el proceso.

Van enviando a sus clientes alertas sobre cómo va evolucionando la solicitud en las Administraciones públicas.

Todo ello lo ofrece en un paquete a un precio fijo. Propone un asesoramiento básico, pero da la opción de ampliar la asesoría legal/fiscal, cobrando, claro.

La idea es de Xiao Wang, un emprendedor curtido en Amazon, donde ayudó a lanzar la tienda de conveniencia Amazon Go. Antes de poner en marcha Boundless, elaboró un concienzudo estudio de mercado basado en entrevistas a fondo a 100 familias de inmigrantes para encontrar puntos comunes por los que estuvieran dispuestos a pagar: los inmigrantes, descubrió, querían, sobre todo, ayuda para completar los formularios y para entender el complejo lenguaje de la administración.

Recientemente hemos escrito sobre la guía que ha elaborado IDEO en la que propone cómo plantear las preguntas a los clientes potenciales para empatizar con ellos y averiguar cómo atender mejor sus necesidades antes de salir al mercado. ¿Su primer consejo? Pregunta por qué. "Incluso cuando creas que sabes la respuesta, pregúntale a la gente porqué hace o dice algo. En ocasiones las respuestas te sorprenderán. La conversación que parte de una pregunta debería prolongarse el tiempo que fuera necesario", sugieren estos expertos en innovación. (Si te interesa aprender a entrevistar a tus clientes potenciales para hacer tu estudio de mercado, lee esto.) 

¿Hay hueco para un Boundless fuera de EE UU? Existen páginas web de información en muchos países, incluido España, sobre trámites y direcciones; hay muchos abogados independientes que prestan servicios de asesoría y acompañamiento a inmigrantes, pero no hay una marca que aglutine todo (y que ofrezca garantías a los clientes), que ofrezca una solución online y que se haya preocupado por hacer marketing.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Crowdsourcing de respuestas a mensajes

http://nattr.com/

¿Quién le iba a decir al bueno de Denis Diderot en 1773 que inspiraría una aplicación que resolvería uno de los problemas que más le atormentaban? Que sí, que habría que explicarle primero qué es la telefonía; cómo es posible, además, la telefonía móvil; cómo funciona un móvil; qué es un app; cómo demonios se gana alguien la vida alguien con un negocio de apps cuando perfectamente podría hacerlo con una panadería, o escribiendo obras de teatro o siendo mosquetero; y por qué tanta gente está pendiente más de doscientos años después de una pequeña pantalla en la palma de sus manos. Pero esa es otra historia.

Diderot y su enciclopedia de 72.000 artículos –sólo 6.000 escritos por él– no necesitan mucha presentación. Lo que sí que necesita presentación es uno de los términos que acuñó en su obra La paradoja del cómico: el espíritu de la escalera (l'sprit de l'escalier). Se trata de una expresión que hace referencia a todas esas cosas que queremos responder en un momento delicado, pero que solo se nos ocurren a destiempo, cuando ya ha pasado el momento de responder.

Pero, ¿qué ocurriría si en lugar de tener que depender de nuestras dotes de improvisación para dar con la frase acertada que nos daría la razón o que nos haría parecer ingeniosos, recurrimos al ingenio de docenas de personas? Nattr propone externalizar tus respuestas vía app para decir la palabra adecuada en el momento adecuado.

Y no externalizas en cualquiera: externalizas en periodistas de medios virales (Buzzfeed, Vice, MTV...), guionistas de cine y televisión, cómicos... Y, sí, puedes externalizar también las respuestas entre tus amigos, pero eso como que tiene menos gracia.

Vale, ¿y todo esto es negocio? Nosotros, como te podrás imaginar, somos reticentes (muy, muy reticentes). Te lo contamos porque es sorprendente (cumplimos con el título), y porque nos sirve para recordarte que al igual que como en cualquier otro negocio, cuando lanzas una app tienes que pensar en si existe un mercado que no esté satisfecho, un consumidor al que le guste lo que has preparado para él/ella, que, además, esté dispuesto a pagar por ello, y que tú tengas el dinero suficiente para desarrollar el proyecto, que consigas ingresar más de lo que gastas.

En este caso nos hemos decidido a escribir sobre Nattr porque cobra por su uso (muchas startups siguen sin tener muy claro eso del modelo freemium). Es cierto que la opción de recurrir a tus amigos para responder es gratuita, pero la de utilizar a expertos escribanos –que es lo que tiene una mínima gracia– cuesta dinero: se compran concretamente paquetes de respuestas. Desde 0,99 euros hasta 11,99. Para que te hagas una idea, por 3,99 euros tienes dos respuestas de escritores profesionales (por cierto, millennials para más señas). Y cuentan con una suscripción por 13,99 euros. Bueno, por eso y porque cerraron al poco de lanzar (con sólo 70.0000 usuarios) una ronda de crowdfunding de la bastante respetable cifra de 100.000 libras y conseguieron en tiempo record 110.419 libras.

También nos hemos decidido a escribir sobre ellos porque son una empresa que desarrolla aplicaciones. Ahora están trabajando en una aplicación que aplica este concepto a la moda.

La app está ahora mismo en un momento de reflexión. En su lanzamiento se dirigían tanto a adolescentes como a singles. Ahora quieren centrar el foco.

¿Y si tú quieres hacer algo parecido? [Parecido, ya te decimos que no lo hagas... ] tienes que empezar navegando por las stores para ver si encuentras aplicaciones parecidas, que hagan algo parecido a lo que quieres hacer tú. Tienes que investigarlo. Que existan no es necesariamente malo y no tiene por qué disuadirte. Lo que tienes que ver es cómo son: si son mejores de lo que habías pensado y si tú puedes aportar algo a lo que ya están haciendo.

Luego tienes que analizar si tienen muchas descargas, si tienen pocas, ver las críticas de los usuarios... todos estos datos te van a indicar si es un mercado grande o si es un mercado pequeño. Si ves que tienen 2.000 descargas o cinco críticas, esto quiere decir que mucha gente no lo usa. Hay que ver qué aplicaciones funcionan y qué volumen de descargas tienen, si están asentadas, si tienen un mantenimiento continúo, si hace lo que tú quieres ofrecer. Si tu diferencial ya existe y no está funcionando tienes que ir pensando en descartarlo también para ti. Y si, por el contrario, funciona, tienes que ver si puedes aportar algo nuevo.

Nosotros no lo vemos, pero ¿y aplicado a la educación? ¿Un Rincón del Vago vía app para respuestas rápidas?

Ah, y no nos mires así, que podíamos haber escrito sobre Wakie, una comunidad de extraños que se llaman por teléfono para despertarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Reservas de restaurantes en grupo estilo Tinder

http://www.ktchup.com/

A veces se ponen de moda modelos de negocio (que si Airbnb, que si Uber, que si Birch, que si Tinder...). Otras veces lo consiguen términos, expresiones: que si aterrizar una idea, que si guasapear, que si pivotar. En otros casos, lo que se pone de moda son gestos físicos. Y estos son más difíciles de introducir en el imaginario colectivo. Por ejemplo, es gesto decidido de desdén de salón versaillesco que es deslizar nuestro dedo sobre la pantalla de un móvil para rechazar, borrar, guardar, demostrar que nos gusta, que se ha bautizado con el término anglosajón swipe (pasar la tarjeta, literalmente).

Es un gesto universal. Como juntar el índice y el pulgar y trazar un círculo en un restaurante con la esperanza de que el camarero te esté mirando o alzar el meñique y el índice simultáneamente en un concierto de rock dudando de si los dedos encogidos deben mirar hacia ti o hacia el público. Lo mejor es que se ha convertido en hábito. ¿A que te ha ocurrido que estás hablando con alguien y el índice o el pulgar (dependiendo de tu edad, siendo el índice indicativo de los mayores de 40 años y el pulgar de los menores de esa provecta edad) tratan de borrar a esa persona o de distraernos consultando un móvil imaginario? ¿No? ¿Qué raro?

Pues bien, Ktchup quiere aplicar el concepto de Tinder para organizar salidas a restaurantes entre amigos. ¿Cómo? Tenemos una larga lista de recomendadores de restaurantes, plataformas para reservar online restaurantes, con promociones, sin promociones, con app, sin app, con software CRM para la gestión de restaurantes detrás, sin software detrás, pensando en los foodies, sin pensar en ellos... Ktchup se centra en proponer restaurantes (bien elegidos por la app a partir de recomendaciones de expertos locales, bien recomendados por tus amigos) y en reservar en grupo, sin tener que andar mirando restaurante en una aplicación y tratando por todos los medios de quedar con esos amigos tuyos tan esquivos –sobre todo esa pareja en la que tú y yo estamos pensando– para ver en qué restaurante y a qué hora. La novedad de esta opción es elegir y reservar en grupo a golpe de dedo (que te gusta, deslizar a la derecha; que no, a la izquierda). Todo ello con mucha foto, poco texto y más hashtags que un hashtagfari.

Si es cierto que las reservas vía app están creciendo a un ritmo del 50% anual y que las reservas online (más maduras) lo hacen a un ritmo del 30%, el mismo crecimiento que han experimentado las reservas en grupo, al menos no yerra demasiado en su oferta. Han empezado con Londres y Lisboa.

Quieren enfocarse también a las comidas de trabajo (un enfoque que nos ha sorprendido, de hecho es lo que más nos ha sorprendido, ya que a diario asistimos a las cuitas de uno de nuestros jefes para quedar con contactos comerciales a la hora de la pitanza).

Otra cosa es el modelo de negocio: la app es gratuita, así que la monetización (por utilizar uno de esos términos que se han puesto de moda) tiene que ir por el lado de los restaurantes y de pagar por espacios privilegiados en las sugerencias... Y eso ya ni es novedoso, ni creemos que se vaya a poner de moda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo