Ideas de negocio originales

Oportunidades innovadoras que aspiran a ser rentables en el mercado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Otra forma de viajar en autobús

https://v2.sn-ap.com/

El medio de transporte por antonomasia del siglo XXI no es el avión (y mira que están surgiendo todo tipo de startups de charters de lo más pintón), ni el monopatín de Marty McFly (qué pena), ni el globo (en esta era de resurección del steampunk), sino el autobús. Si hacemos caso a los estudios que se publican (y no tenemos otra los periodistas), el 74% de los millennial prefieren viajar en autobús y tienen dinero para hacerlo.

En los últimos años hemos asistido al nacimiento de una larga lista de empresas de reservas online de autobuses de línea regular (como GoEuro o como CheckMyBus), pero no habíamos visto ningún negocio que compartiera autobuses como quien comparte coche. No pienses en Blablacar. Piensa más en alquilar entre varias personas un coche.

Sn-ap propone un curioso modelo de alquiler de autobuses privados. Tú quieres ir de un punto A a un punto B. Si resulta que hay más gente que quiere hacer ese mismo trayecto, esta empresa se pone en contacto con todas las empresas privadas de transporte en autobús (piensa en empresas pequeñitas). Si el número de personas lo hace rentable, adelante. Puede que entre el punto A y el B se requiera más de una empresa de transporte (trabajan con empresas locales), pero el usuario no se tiene que preocupar por eso, que para esto han montado la empresa.

La verdad es que es un modelo de negocio muy curioso que sin duda supone una nueva vía de ingresos para las empresas de transporte que no están en las grandes ligas. La idea, por cierto, es británica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Un supermercado dentro de la oficina? ¡Venga ya!

https://www.bodega.ai/

Hay muchos tipos de peregrinaciones. En unos casos se trata de viajes a lugares sagrados por motivos religiosos. En otros se trata de viajes al supermercado más cercano a tu oficina para:

a) Coger algo de comer (por lo general, snacks que sabes que lo único que van a hacer va a ser meterte carbohidratos innecesarios en el cuerpo a deshoras.

b) Comprar esas cosas que se te olvidaron cuando bajaste el sábado y eso que llevabas la lista escrita en una servilleta.

c) Comprar esas cosas que te ha pedido tu pareja que compres cuando te ha llamado antes por teléfono y que tú, sinceramente, no sabías que había que comprar.

d) Para estirar las piernas.

Si no tienes al lado de tu empresa un hiper y tu puesto de trabajo no está al lado de una ventana en la planta baja no entenderás, lo sabemos, lo de la comparación con el peregrinaje. En caso contrario, nos darás la razón.

El caso es que nos hemos encontrado con Bodega que es un modelo de negocio que propone cortar por lo sano con el pergrinaje, satisfacer a los empleados e incrementar su productividad. Se trata de máquinas de vending (de estilo modernete) que se abastecen del tipo de productos que consumen habitualmente. Que alguien compra todos los días dos barras de pan con semillas de sésamo, pues dos barras que se meten todos los días en la máquina... ¿Te haces una idea, verdad? Funciona con una aplicación, que se encarga de analizar la demanda de productos (con esa cosa que llaman inteligencia artificial), y las máquinas están vigiladas por cámaras y sensores que determinan cuándo se acaban los productos:

Resumiendo: máquinas de vending en las que son los empleados los que deciden su contenido, en lugar de unos señores que se parecen sospechosamente a los propietarios del banco de Mary Poppins y que no tienen en cuenta tus gustos. ¡No más sándwiches de cangrejo con mayonesa, por favor, que el trabajo no es una boda con capea!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un club de vino que cuela un sommelier muy particular en tu casa

https://www.kuvee.com/

Si es cierto lo que dice la ciencia, que apreciamos más un vino en el que nos hemos gastado 60 euros que uno en el que hayamos invertido 7 euros (aunque este segundo esté mil veces más bueno), y que esa percepción aumenta a medida que más conocimientos tenemos, ¿qué pasa cuando en una misma botella podemos tener todos los vinos de primera línea que queramos?

Porque eso es lo que pretende Kuvée, un particular club de vinos que quiere llegar a ese atractivo grupo de consumidores que se gastan sin que se resienta su bolsillo entre 15 y 50 euros por una botella, pero que todavía no son capaces de distinguir un Rioja de un Ribera del Duero.

Si quieres vender un producto premium y un estilo de vida está claro que no puedes meter el vino en un cartón. Y si no va en botella, lo vas a tener difícil para entrar en la gama alta. De la misma manera, tampoco va a ser fácil que lo consigas con mini-botellas de mini-bar, como están intentando algunos nuevos clubes de vino. En un mercado así no puedes mini-aspirar, tienes que ir a por todas. No sólo vendes el vino, vendes ese estilo de vida: tú quieres convertirte en un aficionado y para eso necesitas al menos cuatro botellas abiertas para aprender, y además te va la tecnología... ¿Vas cogiendo la idea, no?

El problema para abordar este mercado está en que una vez abres una botella de vino tienes que darte prisa porque se echa a perder enseguida, así que lo de probar muchos vinos al mismo tiempo lo tienes un poco difícil. O, por lo menos, lo tenías más difícil.

Kuvée ha dado con una sorprendente solución: han diseñado una botella de quita y pon de dos piezas que es capaz de conservar las propiedades de un vino durante 30 días una vez abierto. El sistema tiene una válvula de seguridad que permite introducir una botella en un cuello especial sin introducir oxígeno extra en ella. Cuando quieres cambiar de vino, extraes la botella del cuello e introduces otra.

El cuello común se conecta por wifi a una aplicación para poder controlar qué vino bebes y a través de una pequeña pantalla táctil te da trucos para su decantación y consejos para su maridaje. Esos sensores, además, determinan la frecuencia con la que se consume un vino y puede automáticamente reponerlo si así lo desea el cliente.

No se han quedado sólo en el gadget. Han creado un club. Llegan a acuerdos con bodegas premium, embotellan en sus botellas especiales (de 750ml) y ofrecen packs de 4, 8 y 16 botellas por suscripción mensual.

Es una idea arriesgada, pero mucho más innovadora que una suscripción mensual de botellas de miniatura, ¿no crees?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mecánicos a domicilio para arreglarte el coche

https://www.fiix.io/

Resulta que aproximadamente el 80% de las reparaciones de automóviles se pueden hacer en la puerta de tu casa, sin necesidad de pasar por un taller. Otra cosa es que luego dejes la acera de entrada a tu comunidad como un ecce hommo restaurado sin criterio. 

Lo primero no lo decimos nosotros, lo dice Fiix, una startup canadiense que ofrece servicios de reparación, mantenimiento y diagnóstico en la comodidad del hogar o de la oficina. No es que se pasen a recoger tu coche para arreglarlo en un taller, es que te lo arreglan in situ. Aseguran que son entre un 30% y un 50% más baratos que cualquier taller de reparación: aprovechan economías de escala para negociar piezas con proveedores y no tienen que hacer frente a los gastos fijos de locales. Trabajan con una red de mecánicos autónomos a los que les exigen diez años mínimos de experiencia.

Resulta que se podían hacer más cosas a domicilio que cambiar las ruedas...

Curiosamente, la idea es de tres ingenieros informáticos de 24 años, Khallil Mangalji, Zain Manji y Arif Bhanji, llevan dos años en el mercado, han atendido a 4.000 clientes y cuentan con 15 mecácnicos registrados en su plataforma.

Ahorrarte 85 euros a la hora de cambiar las pastillas de freno no está nada mal como propuesta de valor para un negocio de este tipo (no nos lo hemos inventado: en Madrid, viene a rondar los 225 euros, de media, el cambio de las pastillas de las cuatro ruedas), pero lo que de verdad tiene valor es no tener que madrugar más de la cuenta para llevar el coche al taller, ni tener que hacer equilibrismos para poder salir antes del trabajo para recoger tu vehículo particular en el taller antes de que cierren. Depende de cómo seas, pesa más una cosa u otra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alquiler de muebles para los que se mudan con mucha frecuencia

https://rentfeather.com

Antes de poner esa cara que estás poniendo debes tener dos cosas en cuenta.

La primera es que Feather es un negocio que ha nacido en Estados Unidos, más concretamente en Nueva York, un país, una sociedad y una ciudad donde el alquiler es una opción habitual y donde mudarse con frecuencia (mucha frecuencia) es más habitual todavía. Fuera de Estados Unidos hablar de realquiler ya es ciencia ficción.

La segunda cosa que tienes que tener en cuenta es que cubre también a un mercado mucho más amplio: el de propietarios que tienen necesidades puntuales de muebles. Piensa en esa habitación que tienes condenada con un sofá gigante u horrendo o, el buen gusto no lo quiera, las camas que compartiáis tú y tu hermano en casa de tus padres. A la hora de la verdad, ¿cuántas veces la usas? ¿Cero? ¿En Navidades? ¿Te has planteado alquilar muebles sólo para esa semana en que vienen los familiares a pasar las fiestas a la gran ciudad? ¿O en ponerle una cama a esa pareja que viene de visita una vez cada dos años?

Rent Feather es una empresa de alquiler de muebles de diseño a precios asequibles. No es de ese tipo de negocios de prueba y luego compra (que conocerás por el término anglosajón de rent-to-buy): sólo alquilan muebles. 

Se paga una cuota mensual que depende del mueble o del paquete de muebles. Para que te hagas una idea, un dormitorio normalito con su cama, su colchón, un sinfonier, una mesilla y una lamparita ronda los 99 dólares al mes. Cubre el seguro. El mínimo son 3 meses. Y no te cobran por llevártelo, aunque sí por recogerlo: 199 dólares.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Club de suscripción de vinilos

http://vnyl.org/

El reciente bestseller La venganza de los analógicos del periodista David Sax, nos ha puesto últimamente sobre la pista de los nuevos negocios analógicos.

Estábamos tratando de averiguar el precio de los discos de vinilo más preciados ahora mismo (resulta que son God Save the Queen de los Sex Pistols, de 1977, del que únicamente quedan sólo 9 ejemplares con funda de A&M de la primera edición de 25.000, y la primera impresión de Parlophone del Please, Please Me de los Beatles, de 1963, que asciende a 8.323 dólares el vinilo). El caso es que os queríamos plantear como negocio convertiros en detectives-compradores-dealers de este tipo de discos, cuando nos hemos encontrado con un modelo de negocio más sencillo: suscripción mensual de vinilos.

Seguro que no sabías que en diciembre de 2016, según la Entertainment Retailers Association, los discos de vinilo, sí de vinilo, de 12 pulgadas superaron por primera vez en la historia en ventas a las descargas digitales en el Reino Unido, un mercado de referencia dentro de la música. Tras tres décadas en las que el CD y la música digital (de pago e ilegal) se preparaban para dar la puntilla a este formato, las ventas de vinilos comenzaron a registrar en 2010 un crecimiento que todavía hoy continúa.

En España, por tomar un mercado pequeño, se vendieron en 2016, según Promusicae, 433.000 vinilos, 71.000 más que en 2015. A ver, que puede parecer poco, pero si lo multiplicas por 18,99 euros de media por un vinilo (y sin pensar en los 39,99 euros de los lanzamientos de artistas más mediáticos)... y si tienes en cuenta que el coste para una tirada pequeña es de 2,70 euros la unidad (mucho más bajo para largas tiradas y sellos con poder de negociación)... salen las cuentas.

Teniendo esto en cuenta, tiene todo el sentido Vnyl, un modelo de suscripción de 3 discos mensuales en función de tus gustos (vamos, que no le envían lo mismo a todo el mundo). La suscripción cuesta 39,99 dólares. Teniendo en cuenta que según un reciente estudio de Deloitte un audiófilo está dispuesto a pagar entre 16 y 20 euros por un disco... salen la cuentas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Campamentos para niños espías

https://paliadventures.com/specialties/

Sí, es cierto. Puede que hayas acabado hasta la coronilla este verano de las alecadas aventuras de Emma, Ravi y Zuri en el habitualmente tranquilo (y sabemos de lo que hablamos) estado de Maine, en Estados Unidos, y del fantabuloso Campamento Kikivawa, pero sabemos que en tu corazoncito emprendedor sabías que podías hacer algo con todo eso...

Nos hemos encontrado con una empresa en Los Ángeles (EE UU), Pali Adventures, que propone campamentos de ocio infantiles diferentes: para aprender a ser especialista de cine; para tener nociones de espionaje; para aprender magia; para transformarse en estrella de rock; para convertirse en experto en moda o maquillaje... Salvo lo del espionaje, que no lo vemos, el resto es como para pensárselo, ¿no crees?

Por supuesto, ofrecen paquetes más tradicionales, pero los tienen relegados a un segundo plano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Te ayudan a pagar la entrada del piso si vais a medias con Airbnb

https://www.loftium.com/

Antes si te querías comprar un piso tenías tres opciones:

1. Ahorrabas como un jabato haciendo malabares entre varios trabajos (y eso que a ti eso de trabajar como contable de una empresa de quesos no te emocionaba después de salir de tu trabajo de 9 a 6) para conseguir suficiente dinero para la entrada.

2. Ahorrabas como un jabato y abordabas a tus padres para que te echaran una mano como quien no quiere la cosa, con un estilo desprendido muy Jack Sparrow, pero no sin cierta desesperación en los ojirris.

3. Te volvías loco, te metías en una hipoteca en yenes (por poner una divisa simpática) y que sea lo que Dios quiera. Aquí el jabato no eras tú, sino lo que embestía años después a los que seleccionaban esta opción.

Pues bien. Ahora resulta que la generación millennial tiene otra opción. Ni padres, ni ahorro. Hay empresas, como Loftium, que están dispuestas a echarte una mano con la entrada siempre que cuando seáis los flamantes propietarios de un fantabuloso piso, estéis dispuestos a dejar una habitación reservada para alquilar en Airbnb y compartáis religiosamente los ingresos que genere con esa empresa tan maja que os presta el dinero.

Vamos ahora con la letra pequeña: la ayuda con la entrada tiene un límite: 50.000 dólares; el compromiso de compartir habitación en Airbnb dura entre uno y tres años (lo de compartir es un decir, porque básica y lógicamente el dinero va a Loftium), y está claro que no todas las casas aplican. Hay pisos en las afueras que en Airbnb por muy buenas fotos que pongas...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo