Estos negocios triunfan en el extranjero. ¿Te atreves a montar alguno de ellos?

Te presentamos nuevos modelos de negocio en sectores tradicionales para inspirarte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trov: Contratar seguros individuales a medida a través del móvil

Supongamos que este año te ha dado por escalar El Capitán, en Yosemite, California, Estados Unidos, porque tú eres así de aventurero, porque quieres emular a Warren Harding siguiendo la ruta de la nariz, con un par de amigos y unas cuantas botellas de bourbon. Supongamos también que te llevas el portátil (porque tienes que subirlo a tu blog en cuanto se te pase la castaña; bueno, tú eres así y nosotros no te juzgamos). Supongamos que quieres asegurarlo por si se escurre, se cae y no te acompaña en la cima. Supongamos que tuvieras una aplicación móvil para contratar un seguro de aplicación en Estados Unidos que dure dos días; el día que tardas en escalar y el día que tardas en bajarte de El Capitán.

O que no hay a vacaciones y te quedas en casa y quieres asegurar tu bicicleta durante unas horas en la Sierra. O sólo la Gorro Hero Black Edition que te ha costado una pasta y llevas pegada con cinta americana al casco de la bici que te está demasiado pequeño (la bici no te importa tanto porque te la ha prestado tu cuñado y en ese caso no te interesa asegurarla). O el ukele que llevas escondido en la mochila y con el que tienes previsto pedirle matrimonio a tu chico/a con un poquito de bluegrass desafinado. Bueno, vemos que te haces una idea.

El sector del insurtech, un nicho dentro del fintech, está sacando al mercado productos como Trov. Eliges el producto que quieres asegurar. Eliges el tiempo durante el que quieres asegurarlo. La aplicación te muestra los seguros y los precios por día y por mes… y eliges. En el caso de que el objeto/producto asegurado sufra algún daño, lo pierdas o te lo roben sólo tienes que volver a la aplicación (suponiendo, claro, que el robo se limite a ese objeto y no a tu móvil) y un ser humano te atiende en tiempo real a través de un chat.

De momento sólo cubren aparatos electrónicos (móviles, ordenadores, tabletas, consolas, cámaras fotográficas…) y eléctricos, productos de gama marrón, equipos deportivos e instrumentos musicales. Vamos, que te puedes llevar el ukele.

Otra cosa es la inspección de los partes, tanto si la tienen que hacer ellos (lo que supone una estructura que imaginamos que todavía no tienen) como si la tiene que hacer la empresa aseguradora con la que su usuario termine contratando… 

De momento llevan protegidos 940.000 productos, por un valor total de 8.500 millones de dólares, en Australia (de donde es la idea) y Estados Unidos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Law Trades: Representantes online de abogados delicatessen

Hasta ahora la adaptación de los servicios legales a Internet se reducía a directorios online de profesionales especializados en algún área concreta del derecho penal (sobre todo vinculados a disputas familiares –herencias, divorcios…-), algo de laboral y poco más. Law Trades ha encontrado un nicho de mercado en un ‘recomendador’ de carne y hueso de profesionales legales, una especie de representante online de bufetes de primera línea para pequeños casos (y grandes, también, si se dieran). En lugar de un directorio, un ser humano habla contigo, le cuentas lo que necesitas, cuánto estás dispuesto a pagar. Cuando contratas los servicios de un abogado/a puedes hablar con él/ella a través de la plataforma online de LawTrades y utilizarla para enviar y recibir con seguridad todos los documentos relevantes del caso, al tiempo que sirve como almacén en la nube de todo el caso legal (casos que se pueden ir almacenando en un repositorio al que, si fuera necesario, podría tener acceso toda la empresa). Un gestor de Law Trades actúa todo el tiempo como intermediario garantizando que se cumple la calidad y los plazos del trabajo contratado.

¿A qué se refieren con lo de abogados de calidad? Sólo trabajan con abogados que lleven, como mínimo, diez años en el mercado, entrevistan a los bufetes interesados en formar parte de su marketplace. Hasta ahora, aseguran, sólo han pasado el corte el 5% 2013política comercial agresiva: si no quedas satisfecho, te devuelven el dinero. No se paga al bufete hasta que no das el visto bueno al trabajo. Otra cosa es la letra pequeña que tenga esto.

Eso sí, el modelo de negocio es el mismo que el de los directorios: se cobra un fee por cada proyecto/cliente que llega a buen término. Eso sí, las garantías no tienen nada que ver. Tampoco la estructura de costes, pero es un modelo muy interesante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Splitty: Cuando viajes, divide y vencerás

Los nuevos negocios (que no modelos de negocio, que es siempre el mismo: una comisión por llevar a clientes; lo que cambia es la oportunidad que tienes de sobrevivir a la competencia, de tener una tecnología atractiva para los grandes o la suerte de dar con un nicho que tú puedes hacer crecer sin que venga a comprarte nadie porque has sido capaz de inventarte una nueva categoría) en los motores de búsqueda para viajes hasta ahora tenían que ver o con el cuándo (negocios como Tingo, adquirido por Tripadvisor, que proponían garantizar el precio mínimo si después de tu reserva el hotel bajaba el precio) o con el qué (reservas y descuentos, por ejemplo, en resorts de ski en todo el mundo. Ahora le ha tocado el turno al cómo.

Splitty es una plataforma de reservas online de viajes que ha diseñado un motor de búsqueda que garantiza a los usuarios descuentos más que interesantes siempre que estén dispuestos a dividir sus reservas en dos y a cambiar de habitación en algún momento durante su estancia. Si resulta que tú, mañana, te quieres ir a pasar seis días a Roma y te has encaprichado con el hotel The Strand, tienes dos opciones: o pagas 755 euros por cinco noches, impuestos incluidos, haciendo una reserva del 29 al 3, o abonas 370 euros haciendo una reserva sólo para el 29 y otra del 30 hasta el 3. ¿Sencillo, verdad? Y con los 385 euros te vas a otro sitio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo