4 ideas de negocio que aportan un punto ‘chachi’ a lo establecido

Libretas hechas a partir de papel de piedra o un controlador midi para que puedas practicar con tu saxo cuando y donde quieras son ideas que, además de valor, aportan color a lo ya establecido

Journify

Journify. La tecnología que conecta a conductores con pasajeros para que compartan coche a diario 

Esta idea de desarrollo de soluciones de movilidad sostenible para empresas, municipios y particulares surgió a través de una hackaton organizada por Google, cuyo objetivo era el desarrollo de un primer producto mínimo viable para validar el modelo de negocio. “En ella, nos juntamos Arturo Grau, José Sempere, José Luis Mellado y yo, puesto que todos teníamos el mismo problema diario de movilidad. Más tarde, se unieron al proyecto como cofundadores Fran Ceacero y Borja Alonso”, recuerda Ignacio Zaballos, de Journify

Tras la finalización de la hackaton, realizaron más de 3.000 entrevistas a pie de calle a todo tipo de personas para así validar el problema que había en el mercado. «Descubrimos quiénes eran nuestros buyer persona”.

Desplazamientos interurbanos. “Las empresas de movilidad están centradas en solventar los problemas de movilidad dentro de las áreas urbanas, con soluciones como motosharing, carsharing, bikesharing y patinete eléctrico. Hablamos de trayectos de menos de 10 kilómetros. Pero, ¿qué ocurre con aquellos desplazamientos diarios interurbanos? Los de más de 10 kilómetros. Estas soluciones no pueden operar, puesto que la dispersión de su flota pone obstáculos a su rentabilidad. Por lo que los usuarios se ven obligados a coger su propio vehículo o desplazarse en transporte público (en caso de existir en la zona), con las consecuentes pérdidas de tiempo causadas de la rigidez en este tipo de trayectos. Por ello, desde Journify ponemos a disposición del usuario tecnología que permite conectar a conductores con pasajeros para que compartan coche a diario. Con sistemas de recompensas y fidelización con las empresas que trabajamos que amplía el impacto, tanto social como medioambiental, generado”, asegura Zaballos.

Los problemas iniciales a los que se enfrentaron estaban ligados directamente a la ampliación del equipo tecnológico para desarrollar la primera versión del producto y al capital suficiente para hacer llegar su solución a muchos usuarios de golpe para así aumentar las posibilidades de encaje. “El primero lo resolvimos dando una pequeña participación de la empresa a Fran y a Borja, que, a día de hoy, lideran el área de backend y frontend. En cuanto al segundo, combinamos una estrategia de cierre de acuerdos con universidades y empresas, para así eliminar condiciones de contorno para facilitar los encajes y reducir nuestros costes de captación”.

El modelo de negocio de Journify, que ya ha recibido interés de potenciales clientes en México, Argentina, Ecuador y Portugal, está en el cobro de una mensualidad a la organización o municipio que contrata sus servicios. “Esta tarifa varía en función del número de centros en los que el cliente quiere implantar la solución y empleados respectivos en cada centro y en el caso de ayuntamientos, en base al número de habitantes censados”, detalla Zaballos.

Journify, que cuenta con el apoyo de B4Motion Venture Lab, EIT Climate-KIC, EIT Urban Mobility, Enisa y el business angel, David Cantolla, tiene clientes como Amazon, Unibail-Rodamco-Westfield, Grupo Thales, Valeo Group y el Ayuntamiento de Valdemorillo (Comunidad de Madrid).


Ramón Mañas.

Travel Sax (Odisei Music). La reinvención del saxo electrónico 

Se define como un friki de la música. Empezó a tocar el piano a los 4 años y después, la batería y el saxofón. En 2015, Ramón Mañas se fue a Berlín a estudiar música y se llevó el saxo de un familiar. “Vivía en un piso pequeño y no podía practicar las horas que me hubiera gustado. Me iba a la universidad, donde tenía la suerte de que había salas de ensayo, pero eso implicaba salir de casa, coger el tren, cargar con el saxo, que hubiera disponibilidad de salas libres, pagar, etc., era un poco pesado y yo quería practicar mucho más. Disponía de un instrumento, pero no podía tocar a cualquier hora para no molestar a los vecinos”, recuerda.

Mañas, que había estudiado ingeniería en diseño industrial, pensó en fabricarse algo con lo que poder practicar cuando quisiera sin molestar a nadie. “Y para eso, tendría que ser pequeño y que me permitiera utilizarlo con auriculares. Travel Sax surgió como una necesidad”. 

Prototipos hasta el PMV. Analizó lo que había en el mercado en ese momento y eran instrumentos muy grandes. “Buscaba algo que se pareciera a la digitación del saxo y el modelo de Roland, el Aerophone, me parecía muy grande y las llaves estaban ubicadas en una posición similar, pero no eran llaves como las del saxo estándar. El concepto no me gustaba. Era parecido a un saxo soprano. Yo quería algo más ligero y pequeño, que tuviera la misma digitación de un saxo tradicional. Y ahí empezó todo”, recuerda Mañas.

Dejó los estudios de música y volvió a Barcelona en 2016. Empezó a trabajar para HP en el departamento de impresión 3D. Tras dos años aprendiendo esa tecnología, y junto a Guillem Magdaleno, actual CTO de la compañía, “empecé a hacer los primeros prototipos, y hasta llegar al actual Travel Sax, de 22 centímetros y 300 gramos de peso, diseñamos una treintena de prototipos”. También entraron en el equipo Jaume Batllori, que se encargó de la logística, y Arnau Marzábal, que lleva la parte de programación de la aplicación móvil.

Travel Sax mide 22 centímetros y pesa 300 gramos.

Cuando tuvieron un producto mínimo viable (PMV), empezaron a enseñarlo a saxofonistas profesionales y amateurs para que lo probaran. “Recabamos feedback para mejorar el producto. Así, hasta que llegamos a una versión muy mejorada y que ya vendemos a través de nuestra página web”, recuerda Mañas. Hace unas semanas incorporaron a su canal de ventas una tienda física de Barcelona, Sax On, “porque nos ayudaron y vieron crecer todo el proyecto, pero es una excepción, porque nuestro objetivo es venderlo nosotros a través de nuestra tienda”.

Mañas, que ha conseguido que su proyecto entre en la aceleradora Lanzadera, subraya que Travel Sax es un controlador MIDI, que, por su tamaño y peso, se puede utilizar en cualquier lugar y momento y “que no pretende sustituir al saxofón tradicional, sino complementarlo como herramienta de estudio”. 

Su tecnología permite utilizarlo con un smartphone a través de bluetooth y auriculares, gracias a la aplicación que ellos mismos han desarrollado. Además se puede utilizar con otras como Logic, Ableton, Protools, Live o GarageBand. “Hemos conseguido que la embocadura, la posición de las llaves y la presión necesaria para hacerlo sonar sean idénticas a la de un saxo convencional. Además, incluye un adaptador, para que se pueda utilizar con las boquillas de soprano, alto, tenor y barítono”. 

En 2018, fueron los ganadores del programa Explorer UAB y en 2019, lanzaron una campaña de crowdfunding en Kickstarter para buscar financiación. Captaron cerca de 100.000 euros. “Ya estamos vendiendo. Tenemos unos 800 clientes por todo el mundo: Europa, EEUU y Japón. Tenemos una masa interesante de clientes y la idea es expandirnos y vender más. La entrada en Lanzadera nos ayudará a escalar la compañía para que podamos llegar a más clientes”, confiesa Mañas, que también recuerda cuando estuvieron incubados en 3D Factory Incubator: “Nos ayudaron mucho cuando empezamos con la producción”.

Mañas subraya que tienen capacidad para producir unos 100 instrumentos al mes, incluso, más, llegado el caso. “Toda la electrónica la fabricamos en China; el hardware, en España, y el ensamblado lo hacemos nosotros aquí”.

La compañía bajo la que se sustenta Travel Sax, Odisei Music, se ha planteado trasladar sus desarrollos a otros instrumentos de viendo madera y viento metal, pero en estos últimos es más complejo, “porque influye mucho la embocadura y las variaciones de escalas. Estamos trabajando, porque somos una empresa de I+D continuo, aunque, de momento, no hay nada en firme”.


Giulia Palma.

Aedra: Libretas sostenibles e impermeables 

“Nuestras libretas no son libretas normales y corrientes, son impermeables y sostenibles: hechas a partir de papel de piedra, que no proviene de árboles ni necesita agua para su fabricación. ¿Sabías que para tan solo un kilo de papel se consumen 2.000 litros de agua? ¿Y que un único árbol solo produce 66 kilos de papel? Con Aedra no necesitamos talar más árboles”, subraya Giulia Palma, que dirige este proyecto junto a María Cozar, que es la responsable de innovación. 

Aedra nace a finales de 2017 en Madrid, bajo el grado universitario de LEINN (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación). “El equipo emprendedor ha ido variando. En los inicios destacó la labor de Sara Peláez. Aedra ha tenido un recorrido interesante y variado. Gracias a la promoción del proyecto en Televisión Española en 2018, la gente empezó a conocerlo y a confiar en nosotros. Desde los inicios hemos recibido muy buen feedback sobre el producto y nuestra mayor fuente de conversión siempre ha sido por recomendación de clientes”, asegura Palma.

A diferencia de otros productos, “ofrecemos unas libretas con un diseño muy cuidado y hecho por jóvenes artistas emergentes comprometidos con el medio ambiente. Además, ofrecemos la posibilidad de personalizar el diseño de la libreta. Ya contamos con una comunidad de más de 2.000 personas y una cartera de más de 500 clientes”. 


Marta Recasens.

vadeCity. Soluciones inteligentes de movilidad urbana para aparcamientos

Quién le iba a decir a Marta Recasens, profesora en la UPC de Barcelona, que el robo de su bicicleta, mientras daba clase, iba a ser la chispa que detonara su espíritu emprendedor con el desarrollo del servicio vadeBike: un aparcamiento seguro para bicis (y ahora también para patinetes), que se convirtió, en parte, en el ejemplo de su tesis doctoral. Poco después, dejó su trabajo como arquitecta para convertir esa idea en un negocio.

vadeCity pretende transformar las ciudades, promoviendo cambios en la movilidad, a la vez que fomenta la sostenibilidad, la salud y el progreso. 

“Bajo el lema Smart Cities. Smart Solutions, desarrollamos soluciones inteligentes que dan respuesta a las necesidades de ciudadanos, organizaciones y municipios en cuestiones de movilidad. Nuestros desarrollos incorporan sensores IoT conectados al cloud en los aparcamientos que abastecen de datos para múltiples utilidades. Nuestra innovación reside en establecer un sistema en red conectado que une varios elementos en un mismo servicio: un elemento urbano capaz de ordenar y gestionar la micromovilidad, de forma inteligente y segura, a la vez que permite la recarga eléctrica de vehículos. Por primera vez, con nuestro servicio, se puede disponer de la trazabilidad completa a tiempo real de usuario, vehículo y estacionamiento. Además, complementamos al transporte público, fomentando la intermodalidad”, explica Recasens.

Con clientes como Hewlett Packard o Catalana Occidente, entre otros, tienen acuerdos con SABA, EMPARK y varias universidades. “Estamos cerrando acuerdos con centros comerciales de Barcelona, inmobiliarias, hoteles, hospitales, etc.”, afirma esta emprendedora.

Gestionar Cookies