Ideas ingeniosas para gente lista que quiere reinventar su negocio

En tiempos revueltos, mejor reaccionar en situación de incertidumbre que esperar a que las cosas vuelvan a ser como antes. Aquí se recogen algunas ideas, algunas de ellas sugeridas por emprendedores como Tom Horsey (CEO de StartupLabs Spain) o Taig MacCarthy (uno de los creadores del vino azul) que podrían ayudarte a reinventar tu negocio con una pequeña vuelta de tuerca. Si te atreves, claro.

Mini invernaderos en el restaurante

Para cumplir con las nuevas normas de distanciamiento social un restaurante en Ámsterdam (Holanda) ha creado una especie de mini-invernaderos que permiten acomodar a los distintos grupos de comensales reduciendo el riesgo de contagio. Se trata de Mediamatic Eten, que cuenta con un establecimiento a la orilla de un canal. Ellos lo denominan chambres séparées y los recomiendan solo para personas que ya viven juntas. Sus invernaderos protegen del exterior y del resto de los comensales. Se trata de una empresa muy innovadora que no para de lanzar proyectos originales.

Ocio en torno a las electrolineras

Vale que todavía dominan el parque automovilístico los coches de gasolina o gasóil, pero la tendencia en la movilidad urbana apunta a una demanda cada vez mayor de vehículos eléctricos. La recarga de estos funciona de manera diferente. Mientras que para recargar un coche de gasolina basta con acercarse a una estación de servicio, desenganchar la manguera del surtidor y verter el combustible en cuestión de pocos minutos, cargar un coche eléctrico en carretera exige dirigirse a un punto de carga y esperar a que pasen al menos los 15-20 minutos necesarios para una carga rápida o las más de 5 horas para una carga lenta. Muchos centros comerciales y de ocio ya han aprovechado esta circunstancia para instalar en sus parkings puntos de recarga semi rápida pero, según Horsey, también podría crearse un concepto nuevo donde la electrolinera fuese el reclamo principal y  dotar al espacio de otros servicios adicionales como puede ser un centro de masajes, un pequeño espacio de coworking para que el cliente pueda seguir con sus tareas profesionales, una pequeña biblioteca, un gimnasio o cualquier otra cosa relacionada que se te ocurra.

Autocine para bodas

Los autocines parecen haberse convertido en el espacio ideal del momento y no solo para impulsar la industria cinematográfica, sino también la musical y otras artes escénicas. Ahora también, se utilizan como escenario para las bodas. Es la idea que tuvieron en Dusseldorf, Alemania, donde tres parejas decidieron contraer matrimonio y celebrar la boda en un autocine, mientras sus invitados los acompañaban desde sus automóviles. Los únicos que tienen el privilegio de mantenerse en el exterior son los novios, eso sí, guardando las medidas de seguridad. A esta tendencia se ha sumado ya Autocine Madrid RACE que cuenta con un maestro de ceremonia ataviado a lo Elvis Presley.

Turismo creativo

Si ya en verano las casas rurales y los espacios en plena naturaleza han atraído a más turistas que nunca, tampoco en invierno es necesario que decaiga esta actividad. Organizar rutas de senderismo con encanto y que proporcionen experiencias nuevas a los usuarios, puede ser una alternativa al sector. Las hay ya de muchos tipos, desde temáticas hasta aventureras, pero las opciones no acaban ahí.

Otra alternativa la encontramos en lo que se conoce como el turismo creativo en busca de nuevos destinos y que permite a los viajeros descubrir y entender la cultura local participando en actividades artísticas y creativas con los residentes (co-creación de experiencias). Es un turismo desestacional que apuesta, generalmente, por grupos reducidos y por desplazamientos no muy largos. Bajo este concepto entra de todo, desde organizar visitas de grupos que aprenden a hacer queso en una granja ecológica, hasta invitar a una inmersión en la cultura del flamenco de la mano de los mejores guitarristas, como ofrecen en la localidad cordobesa de Lucena.

Diseño de comunidades

Es una tendencia surgida ya hace unos años y que la Covid podría acelerar. Se trata de crear comunidades tipo ecoaldeas en las que un grupo de personas se ponen de acuerdo para vivir lejos el bullicio de las ciudades en un entorno natural, pero provisto de todos los servicios que prestan las ciudades y desarrollar un life style mucho más saludable y sostenible.

El mérito no es solo de la Covid y del contexto económico, sino también de la crisis ecológica o la dependencia energética que hipoteca las generaciones futuras y contra la que muchos quieren poner freno. Podría representar, pues, una oportunidad para los promotores del sector inmobiliario especializados en diseñar comunidades que ofrezcan calidad de vida y seguridad. Es lo que hace, por ejemplo, la empresa mexicana Vinte, que proyecta comunidades integradas en el espacio público y privado donde, además de las viviendas, incluye todas las infraestructuras necesarias, tales como parques, zonas deportivas, áreas comerciales, centros educativos, sanidad…garantizando la cobertura de todos los servicios necesarios y promoviendo la peatonalización de las calles o la micromovilidad.

Un ejemplo más cercano lo encontramos en Valencia, en el Barrio de La Pinada, donde un equipo multidisciplinar de emprendedores y profesionales están co-creando un eco-barrio «donde formar parte de una comunidad dinámica. Un lugar en el que las pequeñas cosas que hacen la vida especial cobran protagonismo. Un lugar que estamos diseñando juntos», afirman.

Soluciones para la prevención de riesgos en el teletrabajo

Una vez que se ha extendido la práctica, puede que muchos estén encantados con el teletrabajo, pero conviene recordar que también este tiene sus riesgos laborales, tanto físicos como mentales. Una recomendación en la que insisten los expertos es en establecer una clara separación entre el espacio en el que se trabaja del resto de la casa, especialmente del dormitorio dado que no de los principales riesgos que implica es el trastorno del sueño. Por otro lado, a los espacios poco acondicionados hay que añadir el hecho de que cada vez son más los equipos deslocalizados donde cada empleado o profesional elige el lugar desde el que quiere trabajar. Si se mueven en un mismo huso horario, todavía es fácil coordinar las horas de las reuniones y los encuentros, aunque sean virtuales, pero el problema se agrava cuando los equipos en remoto se dispersan por países. En este caso, poner una hora para una videoconferencia puede ser una locura además de alterar el ritmo circadiano de los participantes. Aquí es donde pueden darse nuevas oportunidades de negocio. Dentro de la arquitectura saludable, podría crearse una vertiente que afrontara este problema con soluciones de insonorización, de ventilación y buenas fuentes de iluminación que amortigüen el efecto del desajuste de horarios dentro del equipo en remoto.

Más coworkings

Aunque también los espacios compartidos de trabajo han sufrido un parón importante durante el confinamiento, no es motivo para que los propietarios de estos negocios desesperen porque las expectativas son halagüeñas. Si se adopta el teletrabajo de forma masiva en las empresas, lo normal será que estas terminen por deshacerse de los inmuebles que ahora utilizan como oficinas. No obstante, seguirá siendo necesario contar con un punto de encuentro donde recibir a los clientes, celebrar reuniones con los equipos o algún evento corporativo, funciones, todas ellas, que se pueden realizar perfectamente en un coworking pagando por el uso puntual del espacio.

Kits de cocina a domicilio

Aunque hace tiempo que triunfan en el mercado anglosajón, más todavía con la cuarentena, aquí todavía no ha llegado a generalizarse su uso. Se les conoce como meal kits y consiste en la venta online de un paquete en el que se incluyen distintas recetas de comida con los ingredientes necesarios para preparar un plato como si fuera comida casera. No se trata, pues, de la venta de platos preparados ni precocinados, sino de productos frescos, en una idea que está más cerca de la personalización de la industria alimentaria. El negocio suele funcionar bajo un modelo de suscripción. Un caso de éxito lo representa la empresa alemana HelloFresh que empezó operando en Europa y ahora es el mealkit más popular en Estados Unidos. La empresa registraba por primera vez un EBITDA de cerca de 45 millones de euros en 2019. Actualmente cotiza en bolsa y sus acciones no paran de crecer.

El auge de cocinas fantasma

Empezaron a extenderse con la moda del delivery y, ahora que el virus ha impulsado el reparto de comida a domicilio, también las que se conocen como cocinas fantasma disfrutan de un momento dulce. Se trata de establecimientos sin servicio de atención directa al público donde la única misión es cocinar y preparar los pedidos para las empresas del delivery. Un ejemplo: la hamburguesería IT Burger, en Ciudad de México, que se hizo famosa sin que nadie supiese dónde se encontraba. Ahora ya no es una cocina fantasma pero lo fue desde su nacimiento, en 2018, hasta hace unos meses.

Fitness en el hogar

Esta es una propuesta aportada por el joven donostierra Taig MacCarthy. La idea va orientada a gimnasios o centros deportivos, donde identifica una gran oportunidad dentro del fitness en el hogar, especialmente cuando se acompaña de tecnologías como la realidad virtual. En esta línea, señala la existencia de una startup bastante nueva llamada Vifit.training donde “se encargan de montar rutinas de ejercicios con realidad virtual, para integrarla en gimnasios que tienen poco espacio. De esta manera, un gimnasio pequeño puede ofrecer infinidad de salas virtuales en las que hacer distintos ejercicios, que ocupan realmente 2x2metros. Y con esto de coronavirus, han posibilitado que la gente alquile las gafas de realidad virtual en el gimnasio y ejercite en casa”.

Hoteles que ya no solo reciben turistas, y a la inversa

Como la temporada turística no se ha presentado muy rumbosa para los hoteleros, algunos establecimientos han optado por dar un pequeño giro al negocio, en espera de tiempos mejores. Un ejemplo lo encontramos en el hotel San Lorenzo, emplazado en la Poza de Bar (Santiago de Compostela), que ha decidido reconvertirse este año en residencia universitaria. En realidad, más que tratarse de una reinvención, hay que hablar de una vuelta a sus orígenes dado que entre 1982 y 1999 San Lorenzo funcionó ya como una residencia de estudiantes. En ese año, los propietarios optaron por hacer obras y convertir la residencia en hotel. Ahora, y después de un verano lamentable y unas perspectivas a corto plazo similares, los dueños de este establecimiento, los hermanos Carlos y Montse Regueiro, deciden recuperar la actividad original y solucionar el problema de más de 1.000 estudiantes que no encontraban plaza para alojarse. Ahora, y según afirmaban en un medio local, el teléfono no para de sonar.

Claro que no todas las ciudades cuentan con un campus universitario para replicar al  hotel San Lorenzo, pero hay más opciones. También hay hoteles que han decidido convertir sus habitaciones en pequeñas oficinas y orientarlas a los nómadas digitales o a otros profesionales itinerantes.

También hay quien lo hace a la inversa. Aprovechar instalaciones originales que ya existen para convertirlas en hoteles exclusivos. Un ejemplo: en Almería acaba de abrir un pequeño hotel con capacidad solo para cuatro personas que ha aprovechado el Mirador Torre de La Garrofa, una antigua fortificación militar levantada en su momento con el propósito de vigilar la costa ante la presencia frecuente de los piratas que pululaban por el Mediterráneo en el Siglo XVI.

Arquitectos que revenden proyectos

También esta idea corresponde a MacCarthy, después de montar, junto al arquitecto Aitor Arteta, Stoor.pro. Se trata de una plataforma para que arquitectos y constructoras se encuentren, especialmente útil en el mundo de la arquitectura BIM (Building Information Modeling), una metodología que permite crear simulaciones digitales de diseño, manejando coordinadamente toda la información que conlleva un proyecto de arquitectura. Reconoce MacCarthy,que con el coronavirus han notado “un bajón de actividad en la plataforma, pero las constructoras ya están empezando a arrancar así que volverá a la normalidad en breves”.

El móvil en la telemedicina

Nos guste o no, el coronavirus ha impulsado la telemedicina como alternativa útil para atender a los pacientes en momentos de colapso del sistema sanitario. Sin embargo, una vez que los facultativos se han familiarizado con ella, la estimación es que llega para quedarse y en todas sus variantes. La industria de la telemedicina debía crecer en los próximos cinco años un promedio del 27% sólo en Estados Unidos, según las previsiones que barajaba la consultora norteamericana Research and Markets, antes que estallara la crisis del actual coronavirus. Ahora, con la pandemia y la llegada del 5G las estimaciones se disparan. No sólo servicios de psiquiatría y  psicología se han disparado sino también otros que, en principio, parecen ajenos a estas dinámicas, como los internistas, patólogos, cardiólogos o dermatólogos. En esta última especialidad pone el foco la española Legit Health se unen para convertir al móvil en una de las herramientas principales de la telemedicina y la detección precoz de hasta 95 patología de la piel. La empresa, con sede en la Universidad del País Vasco, ha suscrito un acuerdo con la marca de telefonía Xiaomi para impulsar la tecnología de la firma vasca que se está desarrollando en los hospitales de Basurto y Cruces, que, actualmente, están trabajando en el diagnóstico del melanoma. Legit Health ha sido también una de las organizaciones que participa en el programa Corporate de Lanzadera.

Gestionar Cookies