Negocios que no deberías montar, a no ser que…

Todo emprendedor que se precie debe hacer un buen análisis de mercado antes de crear un proyecto porque un error de cálculo en las expectativas, un cambio de hábitos, de tendencia o de regulación o una nueva tecnología pueden dar al traste con el mejor business plan.

Negocios

No queremos ser aguafiestas, pero desengáñate: no es oro todo lo que reluce ni un camino de rosas todo el emprendimiento. Más bien al contrario. La vida de un negocio es compleja y llena de obstáculos. Por eso es importante que partamos de un arranque lo más positivo posible. Y, para ello, es necesario asegurarse de que hemos despejado todos los nubarrones que pueden acechar su estabilidad. Entiéndase por ellos, cambios inminentes de hábitos, tendencias que inician la curva descendente, regulaciones cambiantes, tecnologías que pueden ser una competencia o timing equivocado, por citar solo algunos. Y de eso, de qué negocios no deberías montar ahora mismo porque se pueden ver afectados por cualquiera de estas variables es de lo que va este artículo.

De eso y también de ese “a no ser que”, que corresponde a la segunda parte. Y es que, como nos gusta ver siempre el lado positivo de las cosas, queremos suavizar el mal sabor de boca aplicando un poco de innovación y creatividad a estos modelos obsoletos para ver qué se puede sacar de ellos. No en vano, como recuerda Xavier Ferrás, profesor de Operaciones, Innovación y Data Science de ESADE , “en cualquier sector, en general, siguen existiendo oportunidades siempre que: se apalanque el modelo de negocio con tecnología y/o digitalización, se incida en el valor de “extremos de la cadena” (I+D, creatividad y relación con el cliente), y se enfoque en la excelencia en la experiencia de consumidor”. O dicho en cristiano, siempre que apuestes por la tecnología, pongas al cliente en el centro y te animes a “salir de la caja”. 

La clave pasa, pues, por “analizar muy bien la propuesta de valor y la diferenciación sobre todo en los mercados muy saturados por la crisis”, recuerda Cristóbal Álvarez, profesor del máster de Marketing Digital de ESIC . Al final, todo se resume en las palabras de Juan Pastor Bustamante, profesor de Creatividad en EOI: “todo aquel negocio que no aporte nada diferencial, que no cuide la parte tecnológica y la parte de llegar al cliente de forma personalizada y que no aplica creatividad está abocado al fracaso”.

Nosotros hemos querido hacer una selección de algunos modelos de negocio que nos parecen ahora mismo más peligrosos de montar, con sus respectivos “salvo que”. 

Alquiler de películas y DVD

A priori es un negocio obsoleto, complicado, que ha vivido un cambio brutal con la transformación del acceso digital a la información, al ocio y el entretenimiento.

A no ser que… “Ofrezcas productos de nicho: películas viejas, clásicos en blanco y negro. Puedes jugar con la nostalgia, en Reino Unido han creado un Marketplace de películas de VHS que factura 6 millones de euros”, recuerda Álvarez. La clave para Rocío Álvarez-Ossorio, directora de EAE Emprende, pasa por “analizar muy bien el sector (proveedores, tendencias, partners) y ver qué necesidad está desabastecida y comercializar esos productos”. Una opción es convertirte en un agregador de plataformas, al modo de cine por horas. Es decir, dentro de las posibilidades que te permita la regulación, desarrolla la tecnología para ofrecer a los clientes suscripciones puntuales a determinadas películas o durante determinados días, bien desde tus propios fondos bien contratando con las plataformas.

Tiendas de discos

Es un poco lo mismo que les ha pasado a los videoclubes. En los años 70, 80 y 90 las tiendas de discos y las zonas de música de los grandes almacenes estaban atestadas de público de todas las edades. Con el paso del vinilo al CD sufrieron una crisis importante, pero el aterrizaje de las plataformas de música online y el mundo de las descargas les asestó el golpe de gracia definitivo. 

A no ser que… de nuevo juegues con la nostalgia, especializándote en versiones en vinilo o en ediciones limitadas de determinados álbumes. Una diversificación clara en este tipo de establecimientos se dirige hacia la venta de instrumentos musicales, algo que ya hacían muchas de ellas, o hacia las sesiones musicales in situ. Prueba a especializarte en algún tipo de nicho (por ejemplo, instrumentos de percusión o de viento o de cuerda; o música por países…), puedes ofrecer también clases físicas o tutoriales. No olvides en cualquier caso combinar lo online con lo offline.

Distribución online de contenidos

Es la antítesis de las anteriores. Si en los casos precedentes, la amenaza principal deriva del cambio de hábitos de consumo y de la obsolescencia provocada por la irrupción tecnológica, en este el problema está provocado por el timing del mercado. “Hoy en día a casi nadie se le ocurriría entrar en este segmento porque la competencia de un HBO, de un Netflix o de un Spotify son brutales”, recuerda Cristóbal Álvarez. 

A no ser que… busques tu nicho: “en España tenemos más talento del que pensamos y somos capaces de darle la vuelta a un modelo aparentemente condenado, como hizo Filmin, que ha encontrado el hueco en el cine de autor y el cine de calidad, con una forma de comunicar muy peculiar y una base de clientes muy sólida”, explica Álvarez.

Kiosco

Ahora mismo toda la prensa está digitalizada con lo cual es un tipo de negocio que tiene los días contados. Muchos de ellos han apostado por la diversificación hacia todo tipo de productos y no es raro encontrar aquellos que venden desde souvenirs hasta banderas, pasando por bebidas frías o chucherías.

A no ser que… Establezcas sinergias. Además de la diversificación de productos, sin perder la esencia propia del kiosco puedes apostar por establecer sinergias con los bares o las terrazas que tengas cerca para apostar por el público fiel al periódico o la revista en papel y así ofrecer una experiencia de producto completa.

Agencias de viaje físicas y online

Hace mucho tiempo que están viviendo la crisis por el cambio de hábito de los consumidores sobre todo en lo que al acceso a la información se refiere. Empezaron sufriéndola las agencias a pie de calle, pero cada vez empiezan a sufrirla más las agencias online. Ahora el consumidor puede acceder a cualquier hotel en cualquier rincón del mundo y gestionarse sus propias estancias, además de poder reservas sus propios vuelos sin tener que pagar comisiones. 

A no ser que… Conviertas el espacio físico de tu agencia de viajes en una experiencia en sí, al estilo de lo que han hecho por ejemplo desde Pangea, donde el propio hecho de acudir a la tienda física te garantiza un rato inolvidable y un asesoramiento especial y personalizado. En el caso de las agencias de viaje online, la mejor manera de encontrar tu nicho es ofreciendo un asesoramiento especializado y personalizado al máximo que te permita añadir un valor extra a tu propuesta.

Viajes de negocios

Lo hemos diferenciado del genérico porque con la pandemia es uno de los que más se ha visto afectado con el cambio de hábitos. “En cuanto vuelva un poco la normalidad, vamos a vivir un boom de los viajes por turismo y por ocio porque la gente está deseando salir, pero los viajes de negocio bajarán porque se ha visto que muchos de ellos son prescindibles y pueden sustituirse por videoconferencias”, explica Santiago Román, director del máster de Emprendimiento e Innovación de OBS.

A no ser que… Enriquezcas la experiencia del viaje en sí: además de garantizar la seguridad y la higiene, completa la oferta con algún tipo de extra que pueda hacer más completo el viaje de negocio (masajes, spa, fitness, almuerzo, cena, espacio para el networking con todas las medidas de seguridad, ruta turística…)

Gestionar Cookies