Cómo abrir un negocio de uñas con éxito

Abrir un negocio de uñas puede ser una idea interesante y rentable, aunque conviene tener en cuenta ciertos factores antes de emprender en este sector.

Cómo abrir un negocio de uñas con éxito

Montar un negocio de uñas puede ser una idea más que rentable en pleno 2022. Esta industria ha experimentado un verdadero boom en los últimos años, y sus perspectivas de crecimiento son aún más impactantes, gracias en parte a la moda que han creado algunas estrellas de la música, como Rosalía o Nathy Peluso, entre otras.

Según los datos de Statista, los ingresos anuales de este sector alcanzaban los 5.000 millones de dólares solo en Estados Unidos durante 2019. Además, otros estudios revelan que la industria podría superar los 14.000 millones de facturación para 2024, lo que muestra la gran proyección de un negocio de uñas.

En España, los datos no son muy diferentes, y los establecimientos dedicados a este sector se multiplican en todas las zonas, con precios que oscilan entre los 7 y los 25 euros, aproximadamente. Además, un negocio de uñas suele contar con una gran variedad de clientes, por lo que las posibilidades de rentabilizarlo se multiplican.

Consideraciones previas antes de abrir un negocio de uñas

¿En casa, a domicilio o en un local?

Antes de abrir un negocio de uñas, es necesario que pienses dónde atenderás a tus clientes. La primera opción es en tu propia casa, aunque existen algunos condicionantes que no hacen demasiado recomendable elegir esta opción: el espacio, las instalaciones, la comodidad… En general, los negocios de uñas que triunfan optan por alguna de las dos opciones restantes.

También podrías optar por montar tu negocio de uñas a domicilio. Este tipo de servicios está creciendo de manera considerable a raíz de la pandemia, y podría ser una alternativa interesante si no quieres gastar dinero en un local durante las fases iniciales. En esta modalidad, sería interesante avisar a tus clientes del espacio que necesitarás para trabajar en sus domicilios, como una mesa con sillas, buena iluminación, etc.

Por último, elegir ubicar tu negocio de uñas en un local sigue siendo la opción que más triunfa. Esta fórmula requiere de más inversión, pero también ofrece más posibilidades, como la oferta de servicios alternativos, o la posibilidad de que clientes no tan recurrentes entren al negocio al pasar por delante. Además, el modelo de local permite complementarse con un servicio a domicilio.

El material y las instalaciones

Para montar un negocio de uñas es necesario que cuentes con un equipo mínimo imprescindible. Este sector tan especializado requiere de ciertas herramientas preparadas para el servicio que darás, como luces, espejos, esmaltes y pinturas, uñas postizas, secadores de uñas, tijeras, limas…

Además de las herramientas de trabajo, deberás amueblar tu local de una manera específica. La iluminación es una parte muy importante, pero también las sillas y las mesas, que deben colocarse de forma que el trabajo sea lo más cómodo posible, tanto para el cliente como para ti y tus empleados.

El equipo humano

Para triunfar con un negocio de uñas, contratar a uno o más empleados que te ayuden es casi imprescindible. En este sentido, deberás tener en cuenta varios factores a la hora de contratar, aunque el más importante es la especialización. Buscar profesionales que conozcan técnicas que tú no podrías hacer es una opción interesante para abrir nuevas vías de negocio y escalar al siguiente nivel.

¿Cuánto cuesta abrir un negocio de uñas?

Dependiendo del local, la ubicación y el tipo de servicios que ofrezcas, los costes iniciales de un negocio de uñas varían de manera considerable. Sin embargo, este sector es una oportunidad interesante para emprender bajo el modelo de franquicia, por lo que nos podemos hacer una idea aproximada de cuánto cuesta abrir una tienda dedicada a las uñas.

Según los datos recogidos en la Guía de Franquicias 2022, que Emprendedores publica en su número de enero, abrir un negocio de uñas bajo el modelo de franquicia oscila entre los 25.000 y los 37.000 euros, dependiendo de la enseña y el modelo de negocio que ofrezcan.