Cinco ideas de negocio que mejoran la calidad de vida de las personas y del planeta

A estos cinco proyectos de impacto les caracteriza el uso de la biotecnología para mejorar la calidad de vida de las personas, la sostenibilidad del planeta, el desarrollo económico y la generación de empleo de alto valor añadido.

Vicente Salinas, PlusVitech

PlusVitech: el sueño personal un médico empeñado en curar el cáncer

PlusVitech es una empresa de biotecnología fundada por Vicente Salinas Martín, doctor en Medicina por la Universidad de Sevilla, Master en oncología molecular (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y European School of Oncology) y especialista en Medicina Familiar y en Anatomía Patológica. 

Tras 20 años de experiencia como médico en el Servicio Andaluz de Salud, Salinas Martín decide abandonar su confortable puesto en la Sanidad pública para dedicarse a lo que realmente venía siendo su sueño desde pequeño: “ser médico e investigador del cáncer para poder cambiar un poco este mundo, para mejor”.

Le atraía la especialidad de Anatomía Patológica porque“estudia la frontera entre la salud y la enfermedad desde lo más grande que es el cuerpo, como conjunto de órganos y sistemas y su relación con el ambiente, hasta los confines moleculares de lo extraordinariamente pequeño”.

En el caso del cáncer, se refiere a él como “una enfermedad compleja, multifactorial y que presenta una gran variabilidad. Existen cientos de tipos diferentes de cáncer, en cada tipo de cáncer hay diferentes grupos de células que a su vez son diferentes entre sí, cada tipo de cáncer es diferente en cada persona y además, cada tipo de cáncer en una misma persona varía a lo largo del tiempo”, explica.

Dicha variabilidad “es la causa principal de que el cáncer se haga resistente a los tratamientos, por eso los tratamientos han de ser personalizados para cada paciente”. Con vistas a solucionar este problema, decide Salinas lanzarse al mundo del emprendimiento pasados ya los 50 años y montar PlusVitech. 

“Nuestra misión en PlusVitech es encontrar tratamientos efectivos, seguros y equitativos para las enfermedades de alto impacto como el cáncer o el COVID. Sé que esto suena quizá muy pretencioso, pero ya disponemos de un tratamiento del cáncer con estas características denominado PVT-REMOVE. Los resultados obtenidos con él hasta ahora demuestran remisiones completas en los principales tipos de cáncer como pulmón, mama o linfoma, incluso en casos en que son resistentes a los tratamientos actualmente disponibles. Además este tratamiento lo podemos adaptar a cada caso a través de un kit de diagnóstico (PVT-DIAGNOS), gestionado por una herramienta de medicina de precisión (AMARA) que incluye sistemas de aprendizaje automático (“machine learning”) para la mejora continua de nuestros tratamientos.

Por otra parte, basándonos en nuestras investigaciones sobre el cáncer de pulmón, iniciamos un nuevo proyecto para el tratamiento del COVID, denominado PVT-COVID, el cual comparte características con el tratamiento anterior y reduce la inflamación pulmonar, que es la verdadera causante de las muertes. Los resultados obtenidos hasta ahora son muypositivos reduciendo en un 76% la inflamación en los pacientes, respecto al mejor tratamiento disponible actualmente. Por tanto, PVT-COVID podría convertirse en un tratamiento estándar para pacientes hospitalizados por COVID en poco tiempo. También estamos desarrollando un producto diagnóstico (PVT-COVID-DX) para predecir la gravedad y evolución de la enfermedad lo que permitirá aplicar los tratamientos con una precisión aún mayor en cada persona”, explica el doctor Salinas.

La empresa, constituida en Sevilla en 2013 por familiares y amigos, ha conseguido despertar el interés de muchos pequeños inversores, pero también cuentan con el apoyo de business angels como Vice-ILP o Fran Guillén. Recientemente se han incorporado como inversores personas muy reconocidas a nivel empresarial en diferentes campos como Santiago Munné y José Horcajadas (Overture Life), David Cotán (Pronacera), Hector García (Geographica), Sebastián Urban (Asterion), Raúl Ortiz (DmDima) y Fernando Constantino (CleverPPC).

Actualmente, la compañía ha abierto una ronda de inversión de 3 millones de euros para realizar los ensayos clínicos necesarios. “Tenemos previsión de empezar a generar ingresos a finales de este año, lo que nos permitirá seguir con la aprobación de un mayor número de nuestros tratamientos en un mayor número de países”.

Y aunque reconoce el doctor Salinas que el camino emprendedor y de desarrollo de proyectos “no es fácil, y a veces hay momentos complicados que te hacen dudar”, asegura también no haberse arrepentido de adentrarse en el mundo del emprendimiento porque si antes, “como médico, solo podía ayudar a los pacientes de uno en uno. Ahora como emprendedor en PlusVitech tengo la posibilidad de ayudarlos de mil en mil”.

Venvirotech: transformación de los residuos orgánicos en bioplásticos

Fundada por Patricia Aymà, junto a Noelia Márquez y Jordi Margarit, Venvirotech, https://www.venvirotech.com/ es una startup biotecnologica especializada en la producción de bioplásticos biodegradables a partir de residuos orgánicos usando bacterias. 

“Las bacterias están entrenadas para alimentarse del residuo y producir el bioplástico de forma continua que para ellas se trata de una reserva energética. VEnvirotech selecciona las mejores bacterias para producir bioplástico y trabajar en continuo eliminando residuos orgánicos. Con las bacterias productoras de bioplástico VEnvirotech ofrece un servicio de gestión de residuos orgánicos para empresas productoras de ese tipo de residuos, como empresas agroalimentarias. VEnvirotech monetiza mediante la gestión de residuos orgánicos, cobrando por tonelada de residuo entrado al sistema de producción, y también ingresa a través de la venta del bioplástico, que se vende entre 4-20€/kg”, explica Aymà.

VEnvirotech Biotechnology, nace en el Explorer Space de Terrassa en 2017. Su objetivo a largo plazo pasa por el diseño de plantas de producción estandarizadas, automatizadas, simples y adaptadas al cliente, trabajando con su método de obtención de Polihidroxialcanoatos (poliésteres producidos en la naturaleza por la acción de las bacterias por fermentación del azúcar o lípidos). “VEnvirotech Biotechnology se encargaría de la modelización y supervisión del proceso, del estudio de la aplicación del bioplástico y de poner en contacto a productores y compradores”.

El proyecto no sólo se caracteriza por su valor ecológico, sino también por aportar a los productores un modelo rentable: supone un ahorro del 50% respecto a sus competidores, posicionándolos como una de las mejores opciones del mercado. “Nuestra misión es crear una red de productores al servicio de la biotecnología y del medio ambiente”, afirma la fundadora.

Después de una primera financiación de 250.000€ en 2018 de diferentes inversores, VEnvirotech acaba de cerrar una ronda de 2.000.000€ que tiene previsto destinar a la construcción de un centro de producción de bioplasticos de una superficie de más 3.000 m2. Ahora están negociando una tercera ronda de financiación de 5 M para aumentar la capacidad y atender a la demanda y para agilizar el I+D+i , donde están ya consiguiendo importantes avances.

En cuanto a monetización de esta startup proviene del servicio de gestión de residuos a empresas y de la venta del plástico que producen. La compañía confía en ser rentable de aquí a tres años.

Joan Bertran

Cebiotex: un proyecto personal de impacto global

Joan Bertran, MBA, es presidente y consejero Cebiotex una startup biotecnológica innovadora surgida como spin-off del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña. 

El proyecto de Cebiotex surge a raíz de una vivencia personal traumática de Joan Bertran y su mujer, tras la muerte de Sara, una niña de 6 años de edad que había pasado 4 años luchando contra el cáncer. Procedente de la industrial textil como ingeniero, Bertran decide investigar nuevos fármacos, basados en biomembranas, que aporten soluciones médicas y concretamente soluciones al cáncer Infantil”.

La biomembrana antitumoral CEB-01, empezó experimentándose en animales y se aplicó por primera vez en personas a finales del año pasado. Esta, fabricada a partir de nanofibras biocompatibles y bioabsorbibles, se implantó en el lecho quirúrgico después de la extracción de un tumor. De esta forma se permite continuar con un tratamiento local intensivo durante el período que va desde la intervención quirúrgica hasta que se puede administrar otra terapia, hasta cuatro semanas después de la cirugía, mitigando así el riesgo de metástasis.

El desarrollo del proyecto empresarial ha contado con apoyo financiero procedente de campañas de equity crowdfunding, de la Fundación Ship2B, Inveready, family offices, el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y el Ministerio de Industria, entre otros. La última inyección de capital, de 750.000 euros, la obtuvieron en una ronda a través de Capital Cell. 

Equipo de Mowoot

Mowoot: la solución no farmacológica al estreñimiento crónico

Mowoot es una solución no farmacológica ni invasiva que combate el estreñimiento crónico, un problema que afecta a más del 20% de la población. 

Se trata de un dispositivo wearable que reproduce en el abdomen del paciente el mismo masaje terapéutico que reciben enfermos con alguna lesión cerebral o medular en el centro hospitalario. Ellos fueron el objeto de estudio inicial y la diana actual en el mercado. Se trata de un cinturón masajeador ajustable de menos de 300 gramos de peso y una consola para controlar su funcionamiento.

Lo contaba Markus Wilhelms, doctor en microbiología y CEO de Mowoot, en otro artículo de esta web . “Hicimos la investigación en el Instituto de Neurorehabilitación Guttmann , en Barcelona, donde atienden a personas con algún daño cerebral adquirido y con lesión medular. Detectamos muchos problemas, pero el principal era el de estreñimiento crónico que acaban desarrollando el 80% de este tipo de pacientes y que, con el tiempo, deriva en incontinencia fecal. Mientras están ingresados, las personas con estas patologías reciben un masaje terapéutico profesional para estimular la actividad. El problema lo tenían al regresar al domicilio, dado que ni saben ni pueden darse el masaje, por falta de movilidad o de recursos para contratar los servicios de un terapeuta”. Tras varios meses de investigación en el Instituto lo que consiguió este equipo fue reproducir ese tratamiento manual para ir al baño desarrollando un algoritmo con los movimientos que luego trasladaron al dispositivo.

Con una puesta diaria durante 10-15 minutos, el paciente obtiene idénticos resultados que con el masaje. Se trata de un cinturón masajeador ajustable de menos de 300 gramos de peso y una consola para controlar su funcionamiento. Antes de lanzarlo al mercado, testaron el producto con 500 pacientes con cuya opinión han ido implementando el producto, como agrandar los botones del dispositivo para personas mayores o con parkinson.

El dispositivo médico de MOWOOT ha sido desarrollado y testado por la empresa usMIMA, fundada junto a Markus Wilhelms por Immaculada Herrero, Marc Benet y Ángel Calzada. Para desarrollar el dispositivo han contado con la colaboración del centro de neuro-rehabilitación Institut Guttmann, 

La compañía, nacida en Barcelona tiene ahora en el gérmanico su principal mercado, donde entraron de la mano de 4M Medical, una distribuidora de dispositivos médicos.

Isabel Portero Sánchez

Biohope: para evitar el rechazo de los trasplantes

Biohope es una empresa fundada por Isabel Portero Sánchez (CEO y CTO) que se mueve dentro de la biotecnología sanitaria y que desarrolla herramientas diagnósticas para la personalización del tratamiento en pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas. Existen numerosas enfermedades, como la artritis reumatoide o el rechazo a los trasplantes, que se caracterizan por un funcionamiento inadecuado del sistema inmunitario, y su tratamiento está basado en el uso de unos medicamentos que regulan este funcionamiento (inmunosupresores), y que consiguen inhibir la inflamación, evitando daños potencialmente graves en el órgano trasplantado, las articulaciones, etc.

“Aproximadamente un 50% de los pacientes con un transplante renal lo pierde en un promedio de 10 años debido al rechazo. Esto se debe en parte a la inflamación crónica que afecta a muchas personas, entre otras a aquellas que sufren artiritis reumatoide, un 1% de la población” explicaba Portero Sánchez en un evento para emprendedores resumiendo así que el problema que quiere resolver esta organización es el de la inflamación asociada a la artritis reumatoide y al rechazo a los trasplantes. 

La propuesta de Biohope, IMMUNOBIOGRAM®, permite probar in vitro la respuesta de cada paciente a los diferentes inmunosupresores que existen en el mercado, permitiendo así diseñar una terapia personalizada para cada uno de ellos. “Más de 22 millones de pacientes en todo el mundo pueden beneficiarse de esta tecnología única”, afirman.

“Fundada en 2015, la empresa ha recibido 3,8 millones de euros de financiación a través del programa H2020 de la Comisión Europea y  2,8 millones de euros a  través de financiación privada. Emplea a 19 profesionales en I + D, TI, Asuntos médicos, Financiero, Legal, Regulatorio, Control de calidad y BD&L”, declaran en la web.

Biohope Scientific, reconocida con numerosos premios, aspira a ser “una referencia mundial en la medicina personalizada porque brindamos soluciones prácticas innovadoras y de primera clase que mejoran significativamente los resultados clínicos en afecciones autoinmunes con necesidades insatisfechas, beneficiando a pacientes, médicos y sistemas de atención médica”.

Gestionar Cookies