Advertisement

Presidentex: los cuatro ‘sabios’ de la publicidad que resuelven los problemas de tu empresa en un pispás 

En Presidentex han creado una especie de consultoría exprés donde cuatro expertos en publicidad comparten su opinión con ejecutivos de distintas corporaciones con cualquier tipo de problema. Ni tienen intención de fidelizarlos ni de ganar mucho dinero.

Presidentex

A medio camino entre el personaje de Sr Lobo de Tarantino, especialista en resolver problemas en cuestión de minutos gracias a la experiencia adquirida a base de “comerse marrones” ajenos, y un gabinete de ‘sabios’ en Presidentex han creado un Think Tank estratégico donde cuatro expertos de la publicidad nacional reflexionan sobre los problemas que les presentan las empresas en busca de una solución rápida y eficaz.

Comparten los cuatro fundadores de Presidentex que todos tienen ya una edad entrada en la madurez, que cuentan una una trayectoria brillante en el entorno de la publicidad y que cada uno de ellos ha ocupado, en un momento de su carrera profesional algún cargo institucional. Así, Agustín Medina es expresidente de la Asociación Española de Agencias de Publicidad, el mismo cargo que desempeñó Francisco José González, mientras que Fernando Herrero es expresidente de la Academia de la Publicidad y Juan Ramón Plana es exdirector general de la Asociación Española de Anunciantes.  Miguel Ángel Furones fue otro de los socios fundadores, fallecido el año pasado a causa del Covid.

Entre los cuatro suman más de 200 años de experiencia acumulada en la gestión, estrategia, decisión y resolución de acciones para clientes y empresas de todo tipo. Y ese es el caudal que quieren poner en valor en este espacio de reflexión puesto al servicio de las empresas que lo requieran.

Para ello han creado una especie de consultoría atípica a la que ellos se refieren como consultoría exprés. Según la dinámica establecida, los cuatro integrantes de Presidentex se sientan durante 2 o 3 horas con los ejecutivos de empresas con algún problema que requiera su opinión, y ellos, acostumbrados a “hacer películas de 20 segundos durante toda su vida”, como señala Agustín Medina, se ahorran palabrería hueca y van al grano con un mensaje claro y orientado a resultados.

El precio habitual por cada sesión de Think Tank es de 3.000 euros, pero se diferencias de otras propuestas de consultoría en que ellos no pretenden fidelizar a los clientes ni persiguen la recurrencia puesto que no se encargan de hacer un seguimiento de la evolución de la empresa tras recibir su consejo que tanto puede ser económico, como de marca, de recursos humanos, proveedores o de cualquier otro tema que el directivo quiera poner sobre la mesa. 

Tampoco la opinión de los cuatro fundadores sobre un mismo tema ha de estar siempre consensuada porque de lo que se trata es de que cada uno emita su opinión cualificada como lo haría en un diálogo normal. El objetivo de estas reuniones no es llegar a conclusiones, sino expandir las posibilidades en terrenos poco explorados. 

Ni las certezas del pasado ni la ingenua idea de que el mundo empieza hoy

La empresa, fundada hace poco más de año y medio ha contado ya con clientes de la talla de Viena Capellanes o Flamenco Real. Asimismo, en el transcurso de las conversaciones les han ido surgiendo nuevos proyectos, uno en colaboración con la Cadena Ser, para participar en el evento denominado ‘Branded Day’ con lo que han recorrido media España ofreciendo conferencias, o una colaboración con otra agencia de publicidad de la generación zeta, Mazinn https://www.mazinn.es/, con quienes quieren desarrollar un proyecto intergeneracional para que la gente entienda que la generación boomer tiene mucho que ver con la zeta y que pueden ayudarse mutuamente. 

Como dice Agustín Medina, “El futuro inmediato, que se asoma ya con prisas, no puede ser abordado con las certezas del pasado, pero tampoco desde la ingenua pretensión de que el mundo comienza hoy. Solo combinando pasado y presente, y afrontando su comprensión desde la inteligencia colectiva, podremos abrir nuevas rutas con imaginación realista. Una combinación siempre compleja, pero también imprescindible si queremos que este futuro no nos pille por sorpresa”.