Productos para una alimentación antienvejecimiento

Esta empresa de Barcelona empezó distribuyendo y comerciando complementos alimenticios hasta que lanzaron su propia línea de productos.

Gloria Sabater trabajaba en el laboratorio de análisis clínicos perteneciente a su familia. Doctora especialista en antienvejecimiento, asesoraba a los médicos sobre la alimentación o suplementos alimenticios que recomendar a los pacientes basándose en los resultados de sus analíticas. En 2008 surgió la oportunidad junto con su hermana Cristina -también trabajadora en la empresa familiar- de alquilar un local para vender los productos que solían recomendar a los pacientes de la clínica.

«Como consumidoras de los productos que recomendábamos a los pacientes de la clínica, sabíamos lo que nos convenía vender y lo que podía interesar mása nuestros clientes», explican las hermanas Sabater. Mientras buscaban suplementos y productos alimenticios para vender en su tienda, les ofrecieron la distribución de varias líneas de productos. La apertura de esta segunda vía de negocio dio paso a una tercera, y en 2013 crearon Active i Foods, una línea de propia de alimentos en polvo.

Empezaron cuidadosamente y se sorprendieron quedándose sin stock al poco tiempo de empezar debido a la enorme aceptación. «Ofrecemos formación en las farmacias y parafarmacias donde se venden tanto los productos que distribuimos como los propios para que sepan cómo tienen que indicarlos y para que estén al día de los últimos avances científicos», afirman.

Junto con la tienda y la distribución de productos facturaron en 2012 más de un millón de euros. Eso les dio el impulso necesario para crear Active i Foods en 2013 y para franquiciar su tienda en Palma de Mallorca y en Granollers. «Esperamos contar con unas 20 en toda España en los próximos cinco años».

salengei.com