El senior cohousing: una alternativa al modelo residencial

La pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de buscar alternativas al modelo residencial para personas mayores. El cohousing, como una forma de vida en comunidad, se erige actualmente como una solución ganadora.

La pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de buscar alternativas al modelo residencial para personas mayores. El senior cohousing, como una forma de vida en comunidad, se erige actualmente como una solución ganadora.

Personas que han vivido el confinamiento en la soledad de sus hogares, en una vivienda no siempre saludable y sin asistencia de ningún tipo son circunstancias a las que se han visto abocados muchos mayores durante el confinamiento. Tampoco la rigidez de las residencias en ambientes cerrados se han destacado como el sistema idóneo para atender a las personas mayores en situaciones de aislamiento. En este escenario puesto de relieve por la pandemia, se alza como alternativa y aires de ganadora el cohousing.

El cohousing es vivir en una comunidad que se diseña en base a las necesidades, valores e intereses de sus integrantes, en el entorno en el que se desea vivir, donde cada persona o unidad de convivencia tiene su vivienda privada y su independencia económica, pero se comparten espacios, actividades, servicios comunes y también gastos. El diseño está orientado al encuentro humano, y se fomenta la participación de sus miembros. 

Aplicado a personas mayores, surge la variante del senior cohousing articuladas, en muchas ocasiones, en forma de cooperativas donde los componentes de la comunidad gobiernan su funcionamiento, y también pueden ser promotores y gestores. Tanto caben en el modelo personas en la mediana edad dispuestas a ejercitar un envejecimiento activo, como otras con mayores necesidades asistenciales, además de familias, personas jóvenes y cualquier tipo de colectivo alineado en los mismos intereses.

Emulando a los países nórdicos, este modelo de vivienda colaborativa ya cuenta con casos de éxito en España, la mayoría a título particular. Al objeto de contribuir, desde un enfoque holístico, humanista, transversal e integrador, al crecimiento, desarrollo, popularización y consolidación de una diversidad de iniciativas Cohousing en España, nace Cohousing Spain, un proyecto de emprendimiento social impulsado por Cristina Cuesta Lerín, experta en dirección, gestión y calidad de Centros y Servicios Asistenciales para colectivos de personas mayores y discapacidad. Tras ser incubado en programas como Bridge for Billions, Mujer Emprende, o el Coliving Municipal de Pamplona, Cristina ya tenía la Plataforma web lanzada y la validación del proyecto gracias a la monetización mediante los servicios de la plataforma y la firma de algunos contratos. Decidió entonces dar el paso a constituirse como empresaria, con objeto de arrancar y consolidar ya un modelo que llevaba gestando años atrás. 

Los tiempos de pandemia han tenido su impacto en los planes, pero no ha perdido el tiempo, y entre otras cosas, ha participado en el programa de Aceleración Mentor Day, con el objetivo de acelerar el proyecto, resultando ganadora entre los emprendimientos participantes. Enamorada del cohousing desde que lo descubrió en sus viajes por Europa, ella solo le ve ventajas a esta nueva forma residencial, más ahora y con los tiempos que se avecinan. “Es una forma de evitar el aislamiento y la soledad como el que han experimentado estos meses muchas personas; es una solución a la despoblación de las zonas rurales; es una manera de economizar gastos en unos tiempos que no se prometen muy boyantes; es una forma de vida más humana, saludable y sostenible en todas las variantes y, sobre todo, es una solución que pone a los interesados en el centro porque son ellos quienes eligen a su comunidad y la forma en la que quieren vivir procurándole la independencia que las soluciones actuales no proporcionan en muchos casos».

Para impulsar la expansión del modelo de cohousing es para lo que Cuesta arranca su emprendimiento con la vista puesta tanto en clientes particulares como en asociaciones, promotoras, empresas proveedoras de servicios o administraciones. Para ello ha articulado un modelo de negocio que se estructura en dos capítulos principales. Está, por un lado, la plataforma web como tal en la que ponen a disposición de los usuarios distintas herramientas de ayuda como un mapa que refleja el ecosistema cohousing en nuestro país, conecta a los interesados así como de las organizaciones y servicios relacionados, fortaleciendo este ecosistema en red para aportar soluciones y valor al movimiento de vivienda colaborativa. La plataforma también ofrece información, noticias y eventos relacionados. La idea de monetizar con el tiempo esta pata del negocio es a través de un sistema de membresías con sus cuotas, y de ingresos provenientes de los servicios profesionales y las organizaciones.

La otra parte del negocio es la de ofrecer servicios profesionales a los grupos y entidades impulsoras de proyectos cohousing, como consultoría y asesoramiento técnico integral, acompañamiento en el desarrollo de los proyectos, divulgación, formación y promoción. 

Aunque Cristina Cuesta lleva años investigando y divulgando las bondades del cohousing, piensa que ahora es el momento ideal para su florecimiento definitivo, ya que se adapta a las necesidades de cada colectivo y aporta soluciones a muchos desafíos de la actualidad. Por ahora, la iniciativa se mantiene sin ánimo de lucro, en la que Cristina ha puesto sus ahorros y su dedicación personal para conseguir tener el Producto Mínimo Viable testado y validado. Los siguientes pasos van hacia terminar de desarrollar la plataforma e integrarse en el mundo corporativo con valores y de triple balance. Por ahora, cuenta con 700 personas registradas con una inversión de cero euros en marketing y comunicación e incluyen ya a 3.000 perfiles de todo tipo en su base de datos.

Cohousing Spain acumula ya algunos reconocimientos. Así, además de alzarse con un premio en Mentor Day acaba de ser incluida dentro de la organización de @Bridge4Billions dentro de las diez principales tendencias de emprendimiento con propósito.