Estas 5 tecnologías han ganado visibilidad en 2021

Algunas llegaron impulsadas por la pandemia. Otras ya estaban en funcionamiento, pero su puesta en práctica se ha acelerado hasta convertirse en tecnologías predominantes.

La tecnologia del ARN

El ARNm y su poder para revolucionar la salud

Algunas de las nuevas vacunas contra la COVID-19 se basan en una tecnología nunca antes utilizada como herramienta terapéutica y que ahora, sin embargo, podría transformar la medicina.

Hasta ahora, las vacunas tradicionales utilizaban virus vivos, muertos o fragmentos de sus envoltorios para entrenar el sistema inmunológico. En lugar de eso, estas nuevas versiones utilizan ARN mensajero, la molécula intermediaria de corta duración que, en nuestras células, transmite copias de genes que pueden provocar la producción de proteínas. En un comienzo a este tipo de vacunas se les atribuyó cerca de un 95% de efectividad. Los primeros prototipos con este enfoque se crearon y probaron en menos de un año, gracias a los avances de distintos investigadores.

El mensaje que la vacuna de ARNm envía a las células humanas procede del propio coronavirus. En concreto, se trata de las instrucciones para la proteína con forma de corona que el virus utiliza para entrar en las células. Esta proteína por sí sola no puede enfermar a una persona, pero sí tiene capacidad de provocar una fuerte respuesta inmunológica.

El avance de este tipo de vacunas, además de la posibilidad de poner fin o, al menos, frenar la pandemia, enseñó cómo el ARN mensajero podría ofrecer un nuevo enfoque para fabricar medicamentos. Los científicos responsables de la tecnología de ARN creen que podría adaptarse a un coste muy bajo para corregir fallos genéticos capaces de curar algunos tipos de cáncer, la anemia de células falciformes y quizás incluso el VIH.

La IA que escribe por ti, tanto textos como líneas de código

La última inteligencia artificial de lenguaje de OpenAI https://openai.com/ resulta impresionante. La compañía, fundada, entre otros, por Elon Musk, tiene como misión investigar la Inteligencia Artificial (IA) sin ánimo de lucro con el único propósito de   promover y desarrollar IA amigable que beneficie a la humanidad en su conjunto. 

Suyo es el GPT-3 del que ya hemos hablado en esta web . Se trata de un “gran modelo de lenguaje”, un algoritmo que utiliza el aprendizaje profundo para escribir textos coherentes y complejos a veces indistinguibles de la creación humana. Las últimas noticias apuntan a que las soluciones de OpenAi pueden también escribir lineas de código. Así que, no solo las profesiones de escritor, periodista o creador de temas para canciones parecen estar amenazadas por la IA, también la de los desarrolladores y programadores.

Según expertos del MIT,  las máquinas capaces de usar el lenguaje de esta manera son importantes por varias razones. El lenguaje es crucial para dar sentido al mundo cotidiano: los humanos lo usan para comunicarse, compartir ideas y describir conceptos. Una IA que domine el lenguaje adquiriría una mejor comprensión del mundo en el proceso.

Los grandes modelos de lenguaje también tienen muchos usos prácticos. Impulsan mejores chatbots que mantienen conversaciones más fluidas; pueden generar artículos e historias sobre cualquier tema, si se les da una referencia; pueden resumir fragmentos de texto o responder a las consultas sobre ellos.

De momento, el acceso a GPT-3 es solo por invitación, pero, según el MIT, la gente ya lo ha usado para impulsar docenas de apps, desde una herramienta que genera ideas para startups hasta un juego de aventuras guionizado por la y IA ambientado en una mazmorra. GPT-3 no es el único gran modelo de lenguaje que apareció en 2020. Microsoft, Google y Facebook anunciaron el suyo también. 

En contra del uso de este nuevo modelo de IA, su enorme consumo de energía, el coste de entrenamiento, los sesgos de información que recoge y que, a la larga, resulta no ser tan inteligente porque las personas que han analizado largos textos redactados con su algoritmo han detectado contradicciones y tonterías.

Fideicomisos de datos para proteger la privacidad en internet

Es imposible que los usuarios de internet, cada vez que desembocamos en un sitio, leamos todas las condiciones de privacidad. Lo habitual es decir Sí a todo para seguir avanzando. Como es prácticamente imposible que cada cual gestione sus propios datos en la Red, cada vez son más las voces que se alzan a favor de que los distintos Gobiernos articulen una regulación en materia de recopilación, protección y uso de nuestros datos. También podrían ir más allá y prohibir los usos más perjudiciales de los datos. Pero, dadas las numerosas estrategias disponibles para recopilar y utilizar los datos, resulta difícil imaginar que una reglamentación más amplia sería suficiente.

La solución que proponen algunos es lo que se conoce como los fideicomisos de datos. Se trata de un concepto relativamente nuevo, pero cuya popularidad ha crecido rápidamente.  En un entorno legal, los fideicomisos son entidades en las que algunas personas (fideicomisarios) se ocupan de un activo en nombre de otras personas (beneficiarios) que lo poseen. En un fideicomiso de datos, los fideicomisarios velarían por los datos o por los derechos sobre los datos de grupos de personas. 

Baterías para democratizar el coche eléctrico

Pese a las altas expectativas en torno a los vehículos eléctricos, por el momento su uso continúa siendo minoritario. Todavía son muchos los consumidores que alegan que son demasiado caros para su limitado alcance, la lentitud de las recargas y las dificultades para cargarlos en carretera.

Todas estas limitaciones están relacionadas con las baterías de iones de litio que alimentan estos vehículos. Son caras, pesadas y se agotan rápidamente. Para que los coches eléctricos sean más competitivos frente a los que funcionan con gasolina necesitan una revolucionaria batería capaz de superar esas deficiencias. Con el foco puesto en esta búsqueda han surgido ya bastantes empresas. En el caso concreto de España podemos hablar de la startup Millor Battery, donde diseñan y producen baterías de altas prestaciones que luego ofrecen, como socios tecnológicos, a fabricantes de vehículos híbridos y eléctricos, o el consorcio impulsado por EIT Innoenergy industrial Battchain con el que se pretende crear las baterías de los coches eléctricos íntegramente en España.

Posicionamiento ultrapreciso que protege al mundo

Esta es otra de las tendencias de las tecnologías emergentes que, según el MIT, está ganando posiciones, sobre todo después de que China pusiera en órbita su sistema satelital Beidou-3 para, según algunos, no depender del GPS estadounidense.

Los sensores de localización impulsados por el sistema global de navegación chino BeiDou (‘la Osa Mayor’),y sus estaciones terrestres son capaces de detectar cambios mínimos en la superficie del terreno en las regiones propensas a desprendimiento de tierra en China. Así, el movimiento de unos pocos metros se puede detectar en tiempo real, mientras que la precisión del posprocesamiento puede alcanzar el nivel milimétrico.

Según el MIT, eso significa que un cambio en el terreno del tamaño de la punta de un lápiz afilado se puede ver desde más de 21.000 kilómetros de altura y avisar de inminentes catástrofes naturales. El Sistema de Navegación por Satélite Beidou se compone de una constelación de satelitales que ha sido lanzada en tres fases distintas, en diversos momentos de lo que va de siglo.La agricultura de precisión, el funcionamiento de los drones, la logística, el transporte o los viajes aéreos dependen, en gran medida, de la detección de posición ultraprecisa desde el espacio de aquí el futuro de esta tecnología.

Gestionar Cookies