Las habilidades que marcan la diferencia en el talento

En un entorno de transición como el que atravesamos ahora, no serán los títulos universitarios los que marquen la diferencia entre un talento y otro, sino las habilidades blandas. Al menos eso es lo que sostiene Tania Grande, CEO de Tuup.

En un entorno de transición como el que atravesamos ahora, no serán los títulos universitarios los que marquen la diferencia entre un talento y otro, sino las habilidades blandas. Al menos eso es lo que sostiene Tania Grande, CEO de Tuup.

Capacidad de adaptación al cambio, flexibilidad, iniciativa, compromiso…son algunas de las soft skills que marcan ya la diferencia entre un candidato y otro en los procesos de selección de talento de las empresas. Esto es así porque un título universitario lo pueden compartir muchos pero no sucede lo mismo cuando bajamos al terreno personal, donde cada uno dispone de unas fortalezas y habilidades únicas. Estos son sus principales activos, el intangible no transferible que añade valor a la formación y la experiencia profesional.

Y si estas habilidades, que apuntan al comportamiento y a la actitud más que al conocimiento técnico siempre han sido importantes, en la era de la tecnología y la digitalización lo son aún más. En el mercado laboral anglosajón ya lo saben y aquí, “aunque algo tarde, también llegarán y su crecimiento será exponencial”, es el vaticinio a un futuro inmediato de Tania Grande, psicóloga y experta en Recursos Humanos.

Para anticiparse a esos tiempos, Grande, socia directora de Ayanet RR.HH y presidenta de la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas (AEDIPE) en Aragón, ha creado junto a Nodriza Tech y otros socios, la empresa Tuup , una plataforma en la nube de professional recruiting basada en el análisis de competencias.

La idea surge de una brecha que Grande observa a lo largo de su dilatada experiencia en el área de recursos humanos, primero, y de gestión, después. “Veía que muchas empresas, en sus procesos de selección de talento, se interesaban por las soft skills de los candidatos, pero luego no sabían medirlas bien de manera que culminaban el proceso recurriendo recurriendo a un tercero especializado para que las valorase. Así que lo que nosotros nos propusimos fue lanzar la herramienta completa”.

En este servicio B2B, la plataforma de Tuup es capaz de identificar hasta 52 competencias blandas, desde las que llaman core, como pueden ser la adaptación al cambio, habilidades emocionales, iniciativa, productividad, compromiso, habilidad linguística, razonamiento lógico…, hasta otras más específicas conforme a los puestos que se desean cubrir. Los algoritmos de Tuup calculan el nivel de matching de la empresa con el nivel de competencias que tiene cada candidato de forma que te recomienda automáticamente al adecuado. También permite realizar entrevistas en remoto a través de su herramienta de videoentrevista.

Pero Tuup incorpora también un servicio B2C a través del cual se ayuda a los candidatos a conocer cuáles son sus verdaderas fortalezas y, en función de ellas, encarrilar la carrera profesional, desde la formación que conviene hasta los desempeños a los que deben aspirar. Para ello, una vez hecho el análisis, la plataforma te deriva a distintas opciones de formación de terceros, que tanto pueden ser cursos como mentorías o coaching, que el usuario puede elegir o descartar conforme a las valoraciones disponibles. Este servicio de autoevaluación está ahora disponible en la web de forma gratuita, en espera de cumplir determinados hitos para empezar a monetizarlo a partir del próximo septiembre u octubre. No pasa lo mismo con el B2B en el que las empresas pagan en un modelo de suscripción donde la cuota se va incrementado conforme a la complejidad de las funcionalidades y servicios demandados.

El momento adecuado

Desde que la solución saliera al mercado el pasado mes de abril, han conseguido reunir a 10 empresas clientes y más de 15.000 usuarios. Otro hito logrado en medio de la pandemia ha sido el cierre de una ronda de inversión de 150.000 euros, con una valoración de la empresa de 1,5M. En esta primera ronda, el objetivo era más abrir la empresa a la entrada de socios que aportasen valor que a inversores propiamente dichos. Para éstos se reservan a una segunda ronda de nivel muy superior.

El momento adecuado

Aunque el proyecto de Tuup lleva meses de gestación, entiende Tania Grande que ahora es el momento oportuno para su herramienta. Se basa, por ejemplo, en la oportunidad que ha ofrecido el confinamiento a las empresas para demostrar que el teletrabajo, “cuando se ha hecho bien, funciona”. En este sentido, es de la opinión de que en muchas empresas, las que están totalmente interconectadas,  ha llegado para quedarse y es en estos entornos de equipos en remoto, de comunicación digital, de incertidumbre o de máquinas cada vez más capaces de sustituir la mano del hombre, donde las habilidades blandas triunfan con todo su lustre. En definitiva, un nuevo paradigma del mercado laboral donde la clave está en las competencias y donde tanto las empresas como los trabajadores van a tener que ejercitarse.