VLPbio, biotecnología punta para la salud animal

Aunque es un camino largo y “costoso” en sus primeros años, la tecnología aplicada a la salud puede dar lugar a muy buenos resultados, como es el caso de VLPbio, empresa que cuenta con una innovadora patente en vacunas para animales. Pablo Gutiérrez, CEO de la compañía, nos habla de su difícil, pero exitosa trayectoria.

Cuando la innovación se focaliza en salud animal surgen iniciativas como la de VLPbio, empresa subsidiaria de BDi Group, creada para desarrollar nuevas vacunas e inmunoterapias frente a las enfermedades no resueltas de mayor impacto en el sector veterinario. 

Para ello, emplea una innovadora tecnología patentada basada en partículas quiméricas similares a virus (Ch-VLPs) que actúan como una plataforma de presentación de antígenos para generar respuestas inmunes específicas.  

La biotecnología está en auge y no solo porque en momentos como el actual, la salud esté más en boga que nunca, sino porque “cada vez más, forma parte de nuestro día a día. Y no solo nos referimos a vacunas, también a la alimentación, la cosmética, etc.”, explica Pablo Gutiérrez, CEO de la compañía. 

Para el experto, “invertir en el sector de la investigación siempre ha sido un reto, ya que hay que tener una visión a largo plazo. Y en nuestro caso, el mayor obstáculo al que nos hemos enfrentado ha sido el de la financiación, ya que este tipo de startups requiere de inversiones significativas. A esto hay que añadir que la inversión no se recupera hasta que se llega al mercado y esto requiere de varios años, por lo que buscar apoyo económico es aún más difícil en comparación con otros sectores que se rentabilizan rápidamente”. 

El apoyo esencial para crecer

VLPbio nació en 2013, con la adquisición de las patentes de Bionostra y Chimera y de la cesión por parte del CSIC de todos los derechos de explotación de la patente “Partículas víricas vacías quiméricas derivadas del virus de la enfermedad infecciosa de la burbuja (IBDV), proceso para su producción y aplicaciones”. En un principio, lo hicieron con financiación propia y después, fondos de inversión capital/riesgo como Inveready o Dyadic, apostaron por ellos.

“Durante todo nuestro camino hemos tenido, además, apoyo de instituciones públicas regionales, europeas y nacionales. Enisa, por ejemplo, nos ayudó con un préstamo enfocado al desarrollo de candidatos derivados de nuestra plataforma tecnológica en el segmento porcino, para llegar hasta un estadio de prueba de concepto “in vivo”, explica Gutiérrez, quien afirma que para 2021 y “dado que no hemos aprovechado todas las herramientas que Enisa nos facilita, tenemos pensado incorporar sus herramientas de marketing a las nuestras”, añade el CEO de VLPbio. 

Según Gutiérrez, “todas estas ayudas han significado un apoyo fundamental para poder llegar donde hemos llegado hoy y, por supuesto, para poder seguir pensando en el futuro”.

Un mercado global y grandes posibilidades 

Hasta el momento, VLPbio ya ha licenciado dos productos (PRRSV y BVDV), tras una prueba de concepto a dos empresas veterinarias diferentes que están invirtiendo en las fases de regulación y registro de los productos. En su portafolio cuentan con productos contra las enfermedades más críticas en el campo veterinario, dirigidos a un mercado global de más de 1.500 millones de euros. Con los otros cuatro productos de la cartera, la empresa planea equilibrar su negocio entre la concesión de licencias de productos después de la prueba de concepto y llevar a cabo el desarrollo del producto a través de las etapas clínicas hasta su registro.

VLPbio ha sido reconocida como una de las empresas más innovadoras en varios eventos a nivel mundial y diversas publicaciones especializadas en el campo de la salud animal.

“Nuestro éxito es nuestra potente tecnología, un sólido plan estratégico y por supuesto, nuestro ampliamente capacitado equipo”, asegura el CEO de la empresa: “A ello hay que sumar que nos distinguimos de la competencia en nuestra tecnología patentada (Ch-VLPs)”, añade Gutiérrez. 

El experto reflexiona sobre el gran potencial de la ciencia y la investigación, que la pandemia ha puesto aún más de relieve, aunque “ya desde hace un tiempo, la biotecnología da respuesta a grandes retos que tenemos en la sociedad, como nuevas políticas industriales o crear transiciones más responsables que ayuden a las empresas a conseguir los objetivos de desarrollo sostenibles marcados para la agenda 2030”, concluye. 

Gestionar Cookies