Esta es la empresa que fabrica las carteras de los ministros

Parecía que iba a ser más tranquilo que otras veces porque muchos de los presentes en el primer Ejecutivo encabezado por Pedro Sánchez repetían en el nuevo de Coalición. Pero no fue así y el taller Del Barrio Estudio, responsable de hacer las carteras ministeriales, se las vio y se las deseó para llegar a tiempo.

image

Dicen que la que más guerra dio fue la de la vicepresidente Carmen Calvo y eso que una de las modificaciones incorporadas a las nuevas carteras ministeriales ha sido equiparar el tamaño a la de los hombres dado que, hasta ahora, el maletín de los ministros era dos centímetros mayor que el de las ministras. Ahora las medidas para todos son de 43 centímetros de largo y 34 centímetros de ancho. Pero aún así resultó difícil encajar en la solapa el cargo de Vicepresidenta Primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática que ostenta Carmen Calvo en el nuevo Gobierno.

Junto a la de la vicepresidenta primera, otras de las carteras ministeriales han salido este mes del taller Del Barrio Estudio, emplazado en pleno centro de Madrid y uno de los proveedores de los maletines. También la firma de marroquinería Tarín ha trabajado en numerosas ocasiones para surtir de carteras ministeriales a los distintos Gobiernos de la democracia. De hecho a esta empresa se le atribuye el mérito de haber entregado la primera cartera en la historia de nuestra democracia a Pío Cabanillas, como ministro de Cultura con Adolfo Suárez.

Las del nuevo Gobierno se atribuyen en su mayoría a Del Barrio Estudio que, además de la unificación de medidas, incorpora como novedad un nuevo modelo de cerradura, ahora redondeado en lugar de rectangular. Las carteras, made in Spain, se elaboran a mano con piel de vaca tipo ‘calf’ y requieren un tiempo aproximado de 16 horas de trabajo. El color es negro y en la solapa aparece el cargo de la persona que ostenta el maletín con letras tipo cambria en mayúscula y estampado en oro. El precio, aunque ninguno de los fabricantes lo revele, se calcula entre los 900 y los 1.000 euros. Lo normal es que, una vez abandonado el cargo, el adjudicatario conserve el maletín de recuerdo.

Y aunque no sea un producto en el que se introduzcan grandes innovaciones, tampoco cabe hablarse de estandarización. Primero porque, como ya se ha dicho, se hace a mano y segundo, porque siempre surge algún imprevisto. Es lo que sucedió, por ejemplo, con el nombramiento de Carme Chacón como primera mujer Ministra de Defensa en España que, como contaban en Tarín, hubo que incorporar una ‘a’ al rotulo de ‘ministra’.

También el actual Gobierno de Coalición ha supuesto más cambios de los habituales, tanto por el mayor número de nombramientos como por las nuevas denominaciones del organigrama, más acorde con los tiempos. Valga como ejemplo el antiguo Ministerio de Fomento, ahora llamado Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. También han cambiado de denominación los anteriores ministerios de Trabajo (Seguridad Social se suman a Inclusión y Migraciones en un nuevo departamento); Sanidad, que se ha independizado de Consumo, con Ministerio propio, Ciencia e Innovación, que pierde las competencias en Universidades, también con Ministerio propio, o el Ministerio de Transición Ecológica que ahora asume como nueva competencia el reto demográfico. Con tanto cambio y tanta prisa, normal que el taller artesano viva como una locura los días previos a la constitución del Gobierno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Información