Los 10 términos nuevos que debes controlar para entenderte con alguien del real estate

A la par que evolucionan las industrias, lo hace también el lenguaje que gira en torno a ellas para comunicar nuevos conceptos y modelos de negocio. El sector del Real Estate es uno de los que se han visto afectados por esa transformación trayendo consigo una serie de neologismos que es preciso conocer para comprender de lo que te hablan.

Real Estate

Estos son 10 de los términos que más se utilizan ahora en el Real Estate y que, tal vez, desconoces:

1.-Patito feo

Es la expresión utilizada para aquellas viviendas cuya venta en el mercado puede resultar muy difícil debido a que sus características no las hacen atractivas para el público general. 

Un ejemplo serían las casas con techos bajos, con poca luz, con una mala distribución en la que los largos pasillos ocupan todos los metros cuadrados, o con una ubicación lejos de las redes de transporte.

2.-Proptech

Neologismo que surge de la suma las palabras inglesas ‘property’ y ‘technology’. El término que hace referencia a todas las empresas que utilizan la tecnología y las herramientas digitales aplicadas al sector inmobiliario. 

Pero no solo se utiliza para nombrar a las empresas involucradas en este proceso, sino también para definir los cambios digitales que experimenta día a día el mercado inmobiliario. La domótica, el uso de tecnologías de realidad virtual para enseñar viviendas o las herramientas de Big Data para la gestión de datos son solo algunos de los numerosos conceptos que engloba el Proptech.

3.-Home staging’

 El objetivo es captar más clientes potenciales y también lograr una revalorización de la casa. El home staging es la técnica por la que se hace más atractiva una vivienda a los ojos de los posibles clientes. Existen distintas estrategias para conseguirlo, desde publica fotos atractivas y de calidad en los portales inmobiliarios hasta la redecoración, una mejor disposición de los muebles, o incluso a través de una recreación en realidad virtual de cómo podría ser una vivienda de obra nueva o tras una reforma.

4.-ITE

Son las siglas que corresponden a la Inspección Técnica de Edificios, un sistema de control de carácter obligatorio para asegurar la rehabilitación y conservación de los edificios, así como para controlar el nivel de seguridad del inmueble y de sus habitantes. 

Se debe realizar con la supervisión de un técnico especializado, como arquitectos, ingenieros o aparejadores, en la que se revisará el estado de los elementos comunes (fachadas, azoteas, redes generales de fontanería y saneamiento) y la correcta accesibilidad. En el caso de los edificios a partir de 50 años de antigüedad deben superar con éxito la ITE al menos cada 10 años.

5.-Nuda propiedad

Un término jurídico que se refiere a que el propietario mantiene la propiedad del inmueble, pero renuncia al uso y disfrute del mismo, como es el caso de las operaciones de alquiler. 

Si una vivienda está a la venta bajo este concepto debe entenderse que el propietario podría residir en la misma hasta su fallecimiento, pero la propiedad reside en el futuro comprador. 

6.-‘Realtor’ 

Término que algunos utilizan en sustitución del antiguo agente inmobiliario o vendedor de propiedades de terceros aunque, técnicamente, no significa exactamente lo mismo.

Concretamente, un Realtor es un agente inmobiliario miembro de la NAR (National Associaton of Realtors) que se rige por un estricto código de ética en el cumplimiento de sus funciones. Además, debe tener experiencia contrastada en elsector, así como formación sobre el mercado inmobiliario y las legislaciones por las que se rige.

7.-Venta por susurro

Se trata de una tendencia por la que las agencias inmobiliarias cierran con el comprador una compraventa de vivienda de segunda mano antes de que la oferta llegue a publicarse en los escaparates, webs o portales. 

Una tendencia al alza ya que, según los datos de Comprarcasa , (creadores de este mini diccionario) este sistema representó en 2021 el 20% del total de las operaciones de compraventa, un 10% más que el año anterior.

En la venta por susurro, el comprador contrata a su agente inmobiliario como su representante ante el mercado. Detalla muy bien las características y necesidades de la vivienda que está buscando con el objetivo de que le contacten en cuanto tengan disponible un inmueble de estas condiciones. De esta forma, sabiendo de antemano los requisitos que quiere el comprador, es mucho más sencillo ofrecerle una vivienda que se amolde a sus preferencias, contribuyendo a reducir la tasa de clientes insatisfechos entre un 13 y un 15%.

8.-Cédula de habitabilidad

Hace referencia a un documento administrativo que acredita que una vivienda tiene los requisitos técnicos, higiénicos y sanitarios mínimos para ser habitada. Es imprescindible contar con este certificado para realizar cualquier trámite de compraventa o de alquiler, así como para dar de alta servicios como el agua, luz o gas.

Los requisitos y la vigencia de las cédulas de habitabilidad varían dependiendo de la comunidad autónoma, aunque en general suelen tener una vigencia de 15 años y han de estar firmadas y supervisadas por un arquitecto o aparejador. Para su validación se tienen en cuenta principalmente la salubridad y la superficie útil de la vivienda, la distribución del espacio y la altura de las habitaciones.

9.-Certificado o etiqueta de eficiencia energética

Es otro de los documentos imprescindibles si se quiere alquilar o vender una vivienda, ya que refleja su consumo energético teniendo en cuenta aspectos como los sistemas de ventilación, iluminación, calefacción y refrigeración o agua caliente. Todos los datos analizados se recogen en una escala de calificación que va desde el nivel A (el más eficiente) hasta el nivel G (el menos eficiente).

Para obtener la etiqueta de eficiencia energética el propietario debe contactar con una empresa, ingeniero, arquitecto o técnico autorizado. Se trata de un servicio que no está regulado por las instituciones, por lo que cada empresa puede cobrar una tarifa distinta. Tras la elección, el técnico encargado deberá recopilar toda la información del consumo energético de la vivienda (materiales de las paredes y ventanas, orientación y dimensión de la vivienda, eficiencia del aire acondicionado, instalaciones eléctricas y calefacción…) para la emisión de la etiqueta. Tras ello, el último paso es registrar el documento ante el organismo competente de la comunidad autónoma o región para certificar su validez.

10.-Escritura y título de propiedad

Aunque en el sector inmobiliario se tiende a usar estos dos términos de forma indistinta, lo cierto es que son dos aspectos relacionados, pero diferentes. El título de propiedad es tan solo un concepto que representa la propiedad legal de la vivienda, así como los derechos que se transmiten del vendedor al comprador. 

Por otra parte, la escritura de propiedad es el documento físico y legal que transmite el título de propietario al comprador.