Los grandes CEOs comienzan a dejar sus sillones

Tras la salida de Jeff Bezos de Amazon, Jack Dorsey es el último CEO de Silicon Valley en dejar el cargo, una tendencia que se repite en Silicon Valley.

Los grandes CEO de Silicon Valley comienzan a dejar sus sillones

El fundador y hasta ahora CEO de Twitter, Jack Dorsey, ha anunciado su salida de la compañía. Después de 15 años de trayectoria al frente de la compañía, el hasta ahora director de tecnología, Parag Agrawal, tomará las riendas de una de las redes sociales más utilizadas del mundo, con más de 322 millones de usuarios en todo el mundo.

Entre las causas, la principal es el interés de Dorsey en sus nuevos proyectos, como Square, una empresa dedicada al sector financiero de la que también es fundador y CEO. Se trata de una empresa especializada en pagos digitales, una de las grandes tendencias en el sector fintech. Prueba de ello es que la compañía de Dorsey ya alcanza los 100.000 millones de dólares de capitalización.

Según el diario estadounidense The New York Times, el hasta ahora CEO de Twitter “dedicaba demasiado tiempo a Square y a otros proyectos”, lo que provocó serias dudas sobre su liderazgo entre los empleados de la compañía y los inversores. Además, los políticos republicanos llevaban tiempo quejándose de la censura a sus opiniones en la red social, algo que podría haber ayudado a su salida.

Un CEO de lo más extravagante

Jack Dorsey es uno de los CEO más extravagantes de Silicon Valley. Aunque su fortuna está cifrada en 11.500 millones de dólares, el fundador de Twitter sigue un estilo de vida espartano. Siempre ha estado alejado del foco mediático, a diferencia de otros grandes emprendedores de Silicon Valley, y en los últimos años ha sufrido un gran cambio físico motivado por sus extrañas costumbres.

Por ejemplo, el CEO de Square solo come cinco días a la semana, a la hora de la cena de lunes a viernes. Así, además de un ayuno de 24 horas diarias, practica uno más largo, de 48 horas, durante el sábado y el domingo. Además, Dorsey practica la meditación Vipassana, que consiste en no articular palabra durante diez días para encontrarse a uno mismo.

Por otro lado, Jack Dorsey es un firme defensor de las criptomonedas, sobre todo de bitcoin. “Mi esperanza es que el bitcoin cree la paz mundial o ayude a crearla», ha afirmado en alguna ocasión. En este sentido, el CEO de Square ha decidido centrarse más en el proyecto de la compañía, en el cual las divisas digitales tendrán un peso importante.

Elon Musk fue CEO de Paypal durante sus primeros años, una experiencia que le ayudó a fundar Tesla y SpaceX poco tiempo después.

Los grandes emprendedores que abandonaron sus proyectos

El caso de un CEO que abandona un proyecto de éxito para dedicarse a otra cosa no es único en Silicon Valley y el ecosistema estadounidense. En el caso de Jack Dorsey, el fundador de Twitter ha afirmado que su decisión se debe a que “la compañía está lista para dejar atrás a sus fundadores”, una etapa que otros grandes emprendedores también supieron identificar a tiempo.

Jeff Bezos. Antes de Dorsey, el último CEO en abandonar su imperio ha sido Jeff Bezos. El fundador de Amazon dio el relevo a Andy Jassy al frente del gigante del comercio electrónico hace unos meses para dedicarse a desarrollar otras ideas y proyectos, entre los que destaca Blue Origin, la compañía con la que ha conseguido viajar el espacio, un sector de lujo por cuyo dominio compite con Richard Branson o Elon Musk.

Elon Musk. Aunque de momento sigue siendo el CEO de Tesla y SpaceX, la trayectoria de Elon Musk también ha estado caracterizada por saber retirarse a tiempo de sus empresas. El emprendedor fue uno de los fundadores de Paypal, y CEO durante sus primeros pasos hasta que le destituyeron en favor de Peter Thiel. Poco después, Musk aceptó una oferta de compra de la compañía que le generó unos ingresos de 180 millones de dólares, con los que montó sus actuales negocios.

 Bill Gates. Después de 25 años al frente de Microsoft, Bill Gates decidió dejar el cargo de CEO en el año 2000. Aunque en su momento afirmó que la causa era dedicar más tiempo a su fundación, las últimas informaciones apuntan a que las relaciones que mantuvo con una empleada podrían haber sido el detonante para salir del máximo cargo de la compañía.