Quiénes son los emprendedores jóvenes con más futuro

Actualizamos la lista con algunos de los jóvenes emprendedores que en este momento parecen contar con mayor proyección.

Fundadoras de BiziPoz

Eider Etxebarria y Beatriz Santamaría, BiziPoz

BiziPoz  es una cooperativa que fomenta el empoderamiento de las personas mayores a través del diseño y desarrollo de programas de envejecimiento activo que responden a la realidad actual: la esperanza de vida aumenta y las personas quieren vivir bien y ser parte activa de la sociedad. Eider Etxebarria Bergaretxe, cofundadora junto a Beatriz Santamaría, figuraba el año pasado en la lista de las Top 100 mujeres que lideran España, en la categoría de revelación y emprendedoras. Eider, tiene actualmente 26 años, uno menos que su socia. Tras empezar con el proyecto mientras cursaban el Grado LEINN en Mondragón, lanzaron definitivamente el proyecto al mercado en 2017. A día de hoy, habrán impactado en cerca de 1000 personas, trabajando a nivel municipal, en colaboración con los Ayuntamientos, ofreciendo programas de formación o encuentros intergeneracionales entre otras actividades. Apuntar también, como dato curioso, que BiziPoz se traduce del euskera al castellano como ‘vivir alegre’.

Taig Mac Carthy

Taig Mac Carthy, Gik Live, Legit.Health y más

Taig Mac Carthy tiene una trayectoria emprendedora curiosa. Primero se hizo popular por su participación en el proyecto del Vino azul, Gik Live, una empresa de la que luego se desvinculó, pero que sigue activa, con sede en Bilbao. No obstante, no fue esta la primera startup ni la última que montaría este bilbaíno de nacimiento merecedor de figurar como el único caso español que se recoge en el libro ‘La estrategia del océano azul’ de los profesores W. Chan Kim y Renée Mauborgne.

Entre sus dos últimos emprendimiento figuran el proyecto denominado Stoor, una solución que pone en contacto a promotores y constructores con arquitectos que se valen de la novedosa metodología BIM y en el que participan ya 928 arquitectos, y Legit.Health, en el área de la Salud y donde Mac Carthy tiene puesto el foco en este momento. Se trata de una herramienta basada en el uso de la Inteligencia Artificial que ayuda a los dermatólogos en el diagnóstico de 7 patologías de la piel y a hacer un seguimiento detallado de la evolución de los pacientes.  El proyecto forma parte del último programa Corporate de Lanzadera y la startup ha suscrito un acuerdo con la compañía  Xiaomi al objeto de “convertir al móvil en una de las herramientas principales de la telemedicina y la detección precoz de enfermedades”.

Ismael Villalobos

Ismael Villaobos, La casa de las carcasas

No sabemos como le va en este momento, pero cuando desde esta web conseguimos hablar con Ismael Villalobos, CEO y fundador de La Casa de Las Carcasas, en septiembre de 2019, la empresa no le podía ir mejor. Tras fundar La Casa de las carcasas en el año 2013, ha conseguido reunir a un equipo humano próximo a las 1000 personas, con más de 140 puntos de venta propios por toda España y rondar los 40 millones de facturación al año.

Los planes que anunciaba Villalobos en ese momento marcaban una hoja de ruta para abordar la internacionalización que empezaría por Portugal y seguiría por Italia hasta alcanzar las 330 tiendas en 2024 repartidas por distintos mercados. Posiblemente, la pandemia haya trastocado los planes, pero la capacidad de este joven de 31 años para generar negocio está ya demostrada.

Esther Borao

Esther Borao, emprendedora y directora de Itainnova

Han pasado ya años desde que podíamos ver Esther Borao en el equipo científico de El Hormiguero probando sus robots. La pasión por la tecnología la conserva, pero su vida profesional ha tomado otros derroteros. Primero como emprendedora, con proyectos como ‘The Ifs’ , que fundó junto a Luis Antonio Martín Nuez, para enseñar a programar a niños de a partir de 3 años, y ahora como ilustre directora del Instituto Tecnológico de Aragón, Itainnova, un centro de referencia en investigación e innovación tecnológica. Ingeniera, especializada en automática y robótica, Esther Borao ha sido recientemente nombrada una de las 30 jóvenes más influyentes de Europa y África. Nacida en 1988 Borao fue nombrada directora de Itainnova a finales de 2019. 

Alex Huertas

Alex Huertas y Héctor Rey, fundadores de Northweek

Alex Huertas fundó junto a Héctor Rey NorthWeek cuando no habían alcanzado aún los 20 años de edad. Se trata de una marca de gafas de sol que hoy forma parte del entramado de Hawkers. Ahora, Alex Huertas tiene 27 años y aunque sigue liderando el proyecto de Northweek, no cesa en su actividad emprendedora. Aprovechando como él dice, que “lleva 14 años picando piedra” hace pocos meses puso en marcha De 0 a 1 millón, un programa con el que Huertas, basándose en su propia experiencia, ofrece formación a nuevos emprendedores. Entre otras muchas cosas, en sus cursos explica cómo consiguió ser uno de los primeros españoles en figurar en la lista Forbes Under 30. Ello no quiere decir que no hayan cometido errores en su travesía, muchos de los cuales también comparte con sus alumnos.

Fundadores de Holded

Bernat Ripoll y Javi Fondevila, fundadores de Holded

Javi Fondevila y Bernat Ripoll se hicieron amigos a través de Facebook, pero no se conocían de nada. Les unía la afición por el deporte, pero ahora les une la empresa porque son socios y cofundadores de Holded, una startup que ha desarrollado un software “inteligente de gestión para pymes”. En el 2019 la herramienta contaba ya con mas de 50.000 clientes entre autónomos y pymes Otro  de sus hitos es que en abril de 2019 consiguieron cerrar una ronda de 6 millones de euros para acelerar su expansión internacional.

Eduardo Jorgënsen

Eduardo Jorgënsen, Medicsen

Eduardo Jorgënsen es un joven madrileño que ganó la Cumbre Europea de Startups y fue reconocido por el ‘MIT Technology Review’ como el Innovador del Año en España en 2017. El reconocimiento obedecía al desarrollado un páncreas artificial no invasivo para la diabetes, basado en un algoritmo de aprendizaje, una aplicación de chatbot y un parche inteligente de insulina sin agujas. Para poder comercializar sus dispositivos, Jorgënsen cofundó Medicsen, una empresa de la que el médico, ahora con 28 años, es CEO y que se esfuerza por ofrecer los últimos avances tecnológicos al mundo médico con el objetivo de reducir el dolor y la incertidumbre.

Silvia Fernández

Silvia Fernández, Arte paliativo

Silvia Fernández Cadevall nació en Terrassa en 1992. Después de muchos años viendo cómo su hermana sufría ataques de pánico durante la noche, un día comprobaron que la música podía librarla de ellos. Así es como se dio cuenta de que el arte también podía salvar vidas, se graduó en Educación Social y en 2016 creó Artepaliativo, una entidad social “para acompañar la dimensión emocional de personas que padecen una enfermedad avanzada a través de la expresión artística en sesiones individuales o talleres grupales, en el hospital, centros sociosanitarios o a domicilio”. Actualmente, el equipo se compone ya de 18 profesionales.

Fundadores de Liight

Santiago Jiménez y Carlos Rosety, Liight

Liigth es una aplicación que recompensa a los usuarios por ser sostenibles y realizar ‘ecogestos’, tales como utilizar el transporte público, la bicicleta o reciclar. Aplica estrategias de gamificación mediante el lanzamiento de ‘desafíos eco’ cuyos ganadores obtienen liigths que pueden canjear en descuentos y premios. Verifican las acciones mediante algoritmos de Inteligencia Artificial y en función del GPS, el acelerómetro y otros sensores, cruzando datos con distintas fuentes tanto públicas como privadas. De esta forma es como incorporan hábitos de vida sostenibles.  La aplicación fue creada por dos jóvenes universitarios, Santiago Jiménez, CEO, y Carlos Rosety, habiendo recibido con la aplicación numerosos galardones.

Miwuki

Álvaro de Francisco y Álvaro Serrano, Miwuki

Miwuki es una plataforma digital que permite la gestión y organización de información de protectoras, asociaciones y administraciones públicas y lo pone a disposición de aquellas personas interesadas en adoptar, realizar donaciones, apadrinar animales o participar en campañas de crowdfunding. Presentes ya en diferentes países, han logrado incrementar las adopciones  en un 10% -han gestionado más de 27.000 adopciones a través de las más de 1.100 protectoras con las que trabajan- y disminuir el porcentaje de sacrificio de animales.La startup ha sido galardonada con numerosos premios y reconocimientos. La idea corresponden a Álvaro de Francisco, veterinario de formación, y al ingeniero informático, Álvaro Serrano, quienes lanzaron la empresa en el año 2017. Desde entonces, no han parado de recibir apoyos.

José Alfredo Martín

José Alfredo Martín, Apadrina un olivo

Apadrina un Olivo nace en 2014, para responder a un problema existente en un pequeño pueblo de Teruel, Oliete. Allí yacían cien mil olivos centenarios que estaban abandonados desde hacía muchos años. Pero, mejor dejamos que sea el propio fundador, José Alfredo Martín, quien cuente cómo surgió el proyecto. “Licenciado a los 21 años en Administración y Dirección de Empresas por la Madrileña Universidad Autónoma y dos años de experiencia vital en Reino Unido, regrese a España para iniciar mi carrera laboral en una multinacional del mundo de la Auditoria. Todo era fantástico, tenia una carrera por delante, equipo y ganaba bien, pero tras 4 años y por casualidades de la vida, mi hermano me presenta la idea de un proyecto para salvar un pueblo de la desaparición mediante la puesta en valor de su olivar abandonado en Teruel”.  

“Desde aquel día y movido por los valores que para mi representan nuestras áreas rurales- prosigue- me aventure junto con Adrián , Alberto, Pablo y Sira a desarrollar una solución que generase nuevas perspectivas entre pueblo y la ciudad, bisagras que conectaran la ciudad con lo rural y viceversa que sacaran lo mejor de ambos mundos. Así fue como surge apadrinaunolivo.org”.

Tras 7 años de trabajo han conseguido “lo que muchos medios consideran un milagro en Oliete, que de no haber sido por Apadrinaunolivo.org, actualmente no contaría con 18 jóvenes agricultores locales establecidos en el pueblo trabajando a tiempo completo, la escuela de Oliete habría cerrado por falta de niños. Los comercios y restaurantes de la zona no gozarían de un turismo anual de 3.000. personas. Los 10.000 olivos que hemos recuperado hasta la fecha yacerían abandonados, con las consecuencias devastadoras que eso generaría en el medioambiente y ecosistema. De igual modo, otros tantos olivos podrían ser abandonados, si no fuera porque nuestra almazara empodera a 150 pequeños agricultores locales de la comarca, a quienes ayudamos a hacer sus explotaciones más rentables y ponemos en valor a través de la primera marca de producto que hace pueblo, Mi Olivo”. Los planes para 2020 pasan por la recuperación de un segundo pueblo, Alacón.

Gestionar Cookies