La niña prodigio que tiene el coeficiente intelectual de Bill Gates con solo 2 años

La niña estadounidense Kashe Quest tiene solo dos años, pero ya cuenta con un coeficiente intelectual parecido al de Bill Gates o Albert Einstein.

Kashe Quest, la niña prodigio que tiene el coeficiente intelectual de Bill Gates con solo 2 años

La inteligencia tiene un gran componente genético. Prueba de ello es el caso de la estadounidense Kashe Quest, quien, con tan solo dos años, supera por mucho el coeficiente intelectual de la mayoría de los mortales. Con un índice de 146, está muy cerca de igualar a las grandes mentes del último siglo, como Bill Gates, Albert Einstein o Stephen Hawking, que rondan el 160.

A pesar de su corta edad, Kashe Quest sabe diferenciar entre los poderes legislativo, judicial y ejecutivo si la preguntan, entre otras sorprendentes capacidades. «Empezamos a notar que captaba las cosas muy rápido y que estaba muy interesada en aprender. A los 17 o 18 meses había reconocido el abecedario, los números, los colores y las formas», explica su madre en distintos medios de comunicación internacionales.

Su alto coeficiente intelectual, de 146, ha valido a Kashe Quest para convertirse en el miembro más joven de Mensa, una agrupación de personas superdotadas que promueve la inteligencia en beneficio de la humanidad, impulsando la investigación entre este tipo de personas y proporcionando a sus socios un entorno estimulante.

Además, el alto coeficiente intelectual de la niña ha servido para comparar su inteligencia con la de las grandes mentes del mundo de los negocios, como Bill Gates, o la ciencia, a pesar de que solo tiene dos años. Por eso, la madre de Kashe Quest ha creado una guardería para niños con un coeficiente intelectual muy alto, con la intención de quitar a su hija la presión que la noticia puede conllevar. «En el fondo, todavía tiene dos años y necesita estar con niños de su edad, y no tener esa presión de ser mayor de lo que debe ser», explica.

Kashe Quest podría ser una gran emprendedora, según los expertos

El alto coeficiente intelectual de Kashe Quest podría reportarle grandes éxitos como emprendedora en el futuro, tal y como aseguran los expertos. Las personas más inteligentes suelen tener más éxito en los negocios, aunque, claro está, no es una condición infalible. También es necesario trabajar otras competencias, como la capacidad de liderazgo o la inteligencia emocional.

En este sentido, los emprendedores con mayor coeficiente intelectual, como Bill Gates, deben aprender a controlar sus niveles de estrés y autoexigencia, así como a tratar con las posibles quejas de clientes y empleados. Para ello, criarse en un entorno sin presión y que fomente sus capacidades puede ser un aspecto fundamental en la formación de la persona.

En el caso de Gates, el fundador de Microsoft dijo de su padre hace unos meses que “sabía que su amor y apoyo eran incondicionales, incluso cuando nos enfrentamos en mi adolescencia. Estoy seguro de que esa es una de las razones por las que me sentí cómodo tomando grandes riesgos cuando era joven”.

A pesar de que la historia de Kashe Quest es, cuanto menos, curiosa, su precoz inteligencia no es sinónimo de éxito. La educación que sus padres puedan darle, así como los estímulos que reciba durante su infancia y adolescencia, determinará si estamos o no ante la Bill Gates del siglo XXI.