El millonario legado de la Reina de Inglaterra: 14.300 millones de euros en propiedades

Tras su fallecimiento, la reina de Inglaterra, Isabel II, deja a la casa real británica una auténtica fortuna, que ha ido haciendo crecer gracias a sus inteligentes inversiones.

El millonario legado de la reina de Inglaterra: 14.300 millones de euros en propiedades

El pasado 8 de septiembre, la reina de Inglaterra, Isabel II, falleció en Balmoral (Escocia), después de 70 años de reinado en el país y el resto del imperio británico. A sus 96 años, su legado político y social es reconocido por todo el mundo. También su fortuna, que ha ido creciendo con el paso de los años gracias a multitud de inversiones inteligentes.

La repercusión del fallecimiento de Isabel II no se ha hecho esperar en todo el mundo, sobre todo en Inglaterra, donde miles de personas han acudido a las puertas del Palacio de Buckingham para despedir a todo un símbolo del país, la reina más longeva de la historia. Aunque, en términos económicos, el legado de Elizabeth es perfectamente comparable a su herencia política.

Gran parte de este multimillonario legado tiene que ver con la gran marca en la que la reina Isabel II convirtió a la casa real británica. Según algunas informaciones, su valor registrado se situaría en los 88.000 millones de dólares, solo superada por las grandes compañías del mundo como Facebook, Amazon, Google y Apple.

El patrimonio que deja la reina Isabel II

En términos personales, el patrimonio de la reina Isabel II está valorado en unos 550 millones de dólares, según el diario británico Sunday Times. Esta cifra, ya abultada de por sí, es mucho menor que su patrimonio total, cuya gran parte pertenece a quien ocupe el trono en cada momento. Tras el fallecimiento de Elizabeth, su primer hijo, que será coronado como Carlos III.

Así, el patrimonio de la monarquía británica ascendería a los 14.300 millones de euros, y estaría formado por una exclusiva colección de joyas, propiedades en todo el mundo y cuentas bancarias con un saldo de más de siete cifras. En definitiva, una herencia muy jugosa, que tiene mucho que ver con el acierto en las inversiones de la reina Isabel II durante sus siete décadas en la jefatura del estado británico.

El mejor negocio de la reina Isabel II durante estos años ha sido el ducado de Lancaster. Se trata de una vasta extensión de terreno que alberga varias propiedades inmobiliarias y numerosos recursos naturales que explotar. Pertenece a su familia desde 1399, y en 2020 dejó en las cuentas de Elizabeth un beneficio de 22 millones de euros.

Además del manejo de sus propiedades para obtener beneficios anuales, la reina parece haber destacado como inversora en Bolsa durante su larga vida. Así, algunas informaciones apuntan a que contaba con una cartera de inversión bursátil valorada en 154 millones de euros en el año 2021.

El negocio alrededor de la imagen de la reina Isabel II

Además del enorme patrimonio que Isabel II deja a su familia tras su fallecimiento, la reina de Inglaterra seguirá siendo, con total seguridad, un referente para los emprendedores británicos, que llevan décadas explotando la imagen de Elizabeth y que convirtieron a la reina en un auténtico reclamo para los turistas.

Así, miles de emprendedores británicos han obtenido grandes beneficios fabricando y vendiendo todo tipo de productos con la imagen de la reina: tazas, postales, imanes de nevera, camisetas, banderas, gorras, paraguas… Casi cualquier referencia susceptible de ser vendida ha llevado la fotografía de Isabel II.

Todo ello, sin hablar de su enorme relevancia en el mundo del arte. En este sentido, Andy Warhol utilizó una imagen de Isabel II en 1977 para realizar una de sus series más famosas, Reigning Queens, que fueron adquiridas por la propia corona en 2018. Sin duda, 70 años de legado que seguirán dando mucho que hablar en el futuro.