El turismo espacial abre una nueva guerra en el olimpo de los emprendedores

En medio de la guerra por el control del turismo espacial, Elon Musk ha dicho de Jeff Bezos que “debe pasar menos tiempo en el jacuzzi”.

El turismo espacial abre una nueva guerra en el olimpo de los emprendedores

Nueva guerra en el olimpo emprendedor. Las dos grandes figuras del momento, Elon Musk y Jeff Bezos, han abierto una nueva batalla en forma de declaraciones que demuestra que su relación no pasa por su mejor momento. Todo, en medio de la batalla por el control del turismo espacial.

El fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, se ha referido a Bezos como una persona algo vaga, y ha declarado que “debería pasar más tiempo en Blue Origin y menos en el jacuzzi”, añadiendo que él mismo dedica entre 80 y 90 horas semanales a sus dos grandes compañías.

Para Musk, Jeff Bezos “No parece estar dispuesto a gastar energía mental en los detalles de la ingeniería” de Blue Origin, el proyecto de turismo espacial del fundador de Amazon, aunque es precisamente en esta área donde se encuentra la clave del éxito durante las próximas décadas.

Las declaraciones de Elon Musk se producen después de haber sido nombrado personaje del año por la revista Time, y en medio de algunas dudas sobre los métodos de trabajo que Jeff Bezos ha impuesto en su compañía de turismo espacial, Blue Origin, a la que dio un nuevo impulso después de dejar el cargo de CEO en Amazon durante este año.

En este sentido, algunos de los empleados de la compañía han afirmado que “competir con otros multimillonarios —y ‘progresar para Jeff’— parecía tener prioridad sobre las cuestiones de seguridad que habrían ralentizado el programa” espacial de la compañía.

Los empleados de Blue Origin han mostrado sus dudas sobre los métodos de Jeff Bezos al frente de la compañía
Los empleados de Blue Origin han mostrado sus dudas sobre los métodos de Jeff Bezos al frente de la compañía

La batalla por el turismo espacial entre Elon Musk y Jeff Bezos

La presión excesiva a la que parecen haberse visto sometidos los empleados de Blue Origin tiene que ver con la intensa batalla que se está librando en la cumbre de los emprendedores por el control del turismo espacial. Richard Branson, con Virgin Galactic, Elon Musk, con SpaceX y el propio Jeff Bezos luchan por ser líderes en un segmento dedicado al público más pudiente.

En este sentido, los tres emprendedores llevan alrededor de dos décadas desarrollando sus propios cohetes y naves aeroespaciales, con la intención de transformar el turismo de lujo y que viajar al espacio sin ser astronauta sea una opción para los multimillonarios durante sus vacaciones. El billete para acceder a una de sus aeronaves ha llegado a costar 28 millones de dólares.

Así, aunque Jeff Bezos y Richard Branson ya han realizado sus primeros viajes espaciales, Elon Musk todavía está desarrollando el proyecto de su compañía de turismo espacial, SpaceX, que promete ir un paso más allá y vender billetes para que los turistas puedan visitar la Estación Espacial Internacional, algo que podría retrasarse varios meses.

En este sentido, Elon Musk está desarrollando varios proyectos paralelos que buscan marcar la diferencia con Bezos en el futuro para hacerse con el dominio de un sector reservado para los clientes más multimillonarios del mundo. Uno de ellos es la creación de una ciudad futurista en Texas, bajo el nombre de Starbase.