Evaluar la capacidad de gestión y dirección

Aquellos directivos que se ocupan y preocupan de la gente a la que dirigen, logran equipos más cohesionados, con una mayor claridad organizativa, con un sentimiento de pertenencia más acusado, y esto redunda indefectiblemente en unos mejores resultados”, se afirma en el libro Eficacia Directiva, de Aedipe (Ed. Díaz de Santos).

Pero ¿cómo saber si lo estás haciendo bien? Puedes empezar preguntándote estas cuestiones:

- ¿Cuánto tiempo dedicas semanalmente o mensualmente en pensar en tu equipo?

- ¿Hay talento en tu equipo?¿De qué tipo?

- ¿Quiénes de tu equipo, bajo tu punto de vista, tienen un mayor recorrido o desarrollo profesional dentro de la organización?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

- ¿Qué haces para garantizar que no se hastíen y decidan buscar fuera nuevos retos?

- ¿Los miembros de tu organización saben lo que tú y la organización espera de ellos?

- ¿Analizas periódicamente con cada miembro de tu equipo su contribución para establecer actuaciones correctoras?

- ¿En qué medida te preocupas por su desarrollo profesional?

- ¿Cuál de tus colaboradores podría sustituirte?¿En cuanto tiempo?¿Qué le hace falta
para ello?¿Te da miedo pensar en esto?

Publicidad - Sigue leyendo debajo